Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

martes, 14 de diciembre de 2010

Un “Trípode”a lo Renato Sandoval





Bajo el sello “Tustraeditores” ha salido en Lima Trípode, la unión elegida de tres importantes momentos en la poesía de Renato Sandoval, cuyo magisterio ha inspirado a las más recientes promociones de autores peruanos que ven en su figura un referente inmediato cuanmdo se habla de honestidad y verdadero compromiso con la palabra escrita, así como una puerta siempre abierta.

Trípode está conformado por los libros Nostos, El revés y la fuga y y el más reciente Suzuki blues.

La muestra:

De Nostos

A campo traviesa he dejado atrás las playas
del tedio y la conciencia agotada por la lluvia,
no hay en mí estirpe a la que esta retirada represente,
ni a Ciro, emperador del desierto, ni a Artajerjes,
rey de la mentira;
mi anabasis es la del viento expulsado de la patria
del rencor
cuando el horizonte crujía la tormenta y las naves
del deseo su quilla frotaban contra los lomos de
lúbricas ballenas;
entonces sí que la sangre tenía singladura y los galeotes
adfornaban con petunias sus grilletes entonando
una bravata al sol,
los tritones deslizábanse en el tobogán de los taludes
y en los colmillos de las moras relucía el perfil
de una quimera.
Como para festejarnos con tanto emolumento
cuando en el oficio de la duda nos invade apenas
la desidia
de existir, la molicie de ir perdiendo uno a uno los
cabellos de la mente,
cuando en los ojos se apea la mosca de los sueños
y allí empolla su morada.
Veo ahora el tiempo multiplicado al infinito,
caleidoscopio de la muerte en mis ocelos retratando
su sonrisa,
triángulos de mofa sus labios al borde del perjurio
y melancolía rumiando a solas una estática pasión.
Las ventanas del crepúsculo se extienden a lo largo
de la tarde
y apenas si enmarcan las dunas
con su tiempo de arena rebanándoles la piel. Grano
a grano
deshojo el desierto que poco a poco bajo mis uñas
se concentra,
golpe a golpe talla el viento los anillos de la muerte:
un acerado sol pendulará mañana más temprano
y mi cuello de fruta lo cantará de un solo tajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario