Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

viernes, 18 de abril de 2014

Justicia para Octavio Paz






Por Antonio Limón López

La justicia es el don supremo a que puede aspirar un pueblo y como la misma frase lo sugiere, no todos los pueblos la poseen. Son pocos los que llegan a ser justos, lo normal es esa ceguera producto de las pequeñas pasiones y de los agravios domésticos que nublan la vista. A esta miopía no escapan ni las minorías educadas en la excelencia, ni aquellas que por su posición debieran ser justas y sin embargo, no lo son.

En el caso de nosotros los mexicanos, esas pequeñas pasiones y agravios de poca monta, eclipsan nuestra capacidad para juzgarnos con imparcialidad. Nada tiene de extraño que una personalidad socrática como lo fue en vida y al parecer hasta en muerte como Octavio Paz, haya despertado una ola de rechazo que todavía golpea nuestros acantilados políticos y literarios.

¿Por qué los mexicanos rechazamos tan acremente a una personalidad inteligente, critica, creativa y lúcida? Obviamente el mal no se encuentra en Octavio Paz, sino en nosotros que desde todas las posturas lo rechazamos. Fuimos los últimos en admirarlo, y aún a 16 años de su muerte, no lo comprendemos. Creo que si la academia sueca hubiera dejado la designación del Nobel de la literatura 1990, en manos de los mexicanos, esta decisión seguramente no hubiera recaído en Octavio Paz, sino en algún pandillero intelectual de poca monta.

Sin embargo, al menos 16 años después de que el cuerpo de Octavio Paz descendió a su sepulcro, los mexicanos en general celebramos a un personaje con el que ahora si de plano, no nos identificamos, ahora que los efectos del pensamiento paceano se han diluido totalmente en el remanso de una generación ajena a sus ideas y a sus libros, su nombre es invocado como el de un familiar distante en el tiempo, como el del abuelo al que todos se refieren con veneración y respeto, aunque nadie o casi nadie sepa de él, ni de lo que fue.

Al menos el PRI, representado por su actual propietario Enrique Peña Nieto se esforzó en hacer las paces precisamente con Paz, con quien ese partido tuvo una relación de “amor-odio”. El presidente se permitió decir del poeta y crítico: “Se alzó contra la arbitrariedad y el autoritarismo. Y no temió a la soledad y la marginación. Su pensamiento rico y poderoso, variado, atento, productivo lo convierte en el pensador mexicano más poderoso del siglo veinte".

Por su parte la izquierda mexicana, acicateada por sus profundas diferencias interiores, prefirió mantenerse al margen del centenario del natalicio del escritor y apenas el dirigente del PRD se permitió un tuit: “Hoy, 100 años del natalicio de #OctavioPaz ; sus ensayos y literatura son imprescindibles para entender al México de ayer y de hoy”. Andres Manuel López Obrador también dedicó solo un tuit: “Se discute si era de izquierda o derecha, independiente o gobiernista, liberal o demócrata, pero sin duda Octavio Paz fue un gran escritor”

El PAN, con su desmemoria y nula fibra intelectual, parece que ni siquiera se enteró del fausto aniversario, pues ni Cecilia Romero, actual presidenta del partido, ni Gustavo Madero, ni Ernesto Cordero dedicaron una sola frase o un solo tuit a Octavio Paz, no obstante que en vida, el poeta y el PAN coincidieron sistemáticamente.

En 1968, Octavio Paz renunció a la embajada mexicana en Nueva Delhi, el PAN en esa misma fecha, denunció la masacre de Tlatelolco en la Cámara de Diputados. A partir de entonces, el PAN y Octavio Paz siguieron caminos paralelos en la denuncia del estatismo y de la anti democracia en México. Octavio Paz y el PAN se opusieron a las prácticas del tapadismo, el dedazo, la imposición y el fraude electoral. En 2006 los diputados panistas Adriana González Carrillo y Rodrigo Iván Cortés Jiménez, propusieron que el nombre del Nobel mexicano se inscribiera en letras de oro en el Muro de honor del Palacio de San Lázaro, pero dicha propuesta fue rechazada por priistas y perredistas.   

Ahora es el PRI  quien tiene urgencia por llevar el nombre de Octavio Paz a los máximos honores posibles, aprovechando que el PAN agoniza como movimiento de la inteligencia y la cultura mexicana y es guiado por una jumentocracia que solo tiene interés en el poder y en el Erario nacional. También aprovecha el PRI que la izquierda mexicana sigue siendo dogmática y primitiva, pero que ante la distancia de Octavio Paz, seguramente dejará que el PRI se anote un éxito en solitario, al darle a Paz el perfil priista que ahora se construye desde Los Pinos y CONCULTA.

No hay duda de que Octavio Paz es una pieza clave del México que pudimos llegar a ser, pero que fue ahogado en la cuna, me refiero al México democrático y consciente de sí mismo. Precisamente, porque ese México nunca llegó, Octavio Paz puede ser asimilado por el priismo que todo lo traga sin indigestión alguna, y que todo lo simula ante la carencia de otra postura ética, política, ideológica o cultural que se le oponga, pues está visto que el PAN de hoy es una mutación kafkiana de lo que fue, una caricatura de su dignísimo pasado y que por su actual  miseria, no representa ningún contrapeso.
El priismo ya le había impuesto el nombre de Octavio Paz a un auditorio de la Cámara de Senadores, y ahora el presidente peña Nieto hizo lo mismo con el patio central de la Biblioteca México (¿Antes José Vasconcelos?), y en la de diputados ya están por quitar los “candados” que crearon los mismos priistas para impedir que el nombre de Octavio Paz brillara junto al de Sor Juana Inés de la Cruz y de Netzahualcóyotl, en el Muro de Honor.

El Fondo de Cultura Económica, ya prepara una edición con las obras completas del autor, por el momento ya publicó los primeros dos tomos, de lujo y que serán excelentes para rellenar la biblioteca de políticos y de esnobistas que nunca las leerán. Esas colecciones que abarcan en apretada letra a un gran número de libros, en pasta dura simplemente se hacen como objetos decorativos, son celulosa que se convierte en hojas impresas en un formato que no se puede utilizar para leer, sino solo para decorar y cuando ya se pierde esa función, sin ser leídos se convierten de nuevo en celulosa.  Las ediciones conmemorativas “son celulosa y en celulosa se convertirán”.

Es cierto que la mejor celebración para honrar al poeta, ensayista, crítico y político mexicano Octavio Paz, consiste en leer su obra, pero en un país donde no se lee, donde las bibliotecas escolares están cubiertas por el polvo del olvido, donde la clase política publica en ediciones voluminosas, de letra pequeña y en formatos incómodos, para con ello garantizar que ni la obra de Paz, ni la de Pellicer, ni la de Reyes, ni la de Zaid, ni la de Vasconcelos, ni la de ninguno de los mexicanos esclarecidos sea leída, por mucho que brillen sus nombres en los muros de honor.    

Los mexicanos carecemos de la capacidad de reconocer a nuestros prohombres, por lo que carecemos de la capacidad para honrarlos. Lo que presenciamos este 31 de marzo, a 100 años del natalicio de Octavio Paz,  fueron huecas salvas de honor, simples fuegos de artificio, fuegos fatuos en el cielo de un México que solo admira a los tramposos, a los ignorantes y a los astutos, nunca a los sinceros, ni a los valientes, ni a los generosos, para ellos habrá el ceremonial y el show mediático,  pero nunca, nunca la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario