Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

miércoles, 29 de abril de 2009

A constante mutação da civilização







por Tania Montandon

À medida que a história da civilização avança, as formas de dominação vão se transformando e se adaptando aos interesses e exigências de cada época. Mas o exercício de poder nunca deixou de existir. Desde suas origens, as relações sociais já possuíam contradições e conflitos de interesses.
A modernidade e o futuro próximo são caracterizados pela transição de uma forma de dominação designada disciplinar para a dominação de controle, na qual a diferença básica consiste na expansão do controle exercido sobre a população de sistemas fechados, como as escolas, hospitais, empresas para um controle mais sutil e abrangente exercido sobre a subjetividade, a interioridade de cada cidadção.

Na sociedade disciplinar, há uma supervalorização do trabalho, do esforço fatigante e da superprodução. A filosofia de vida do trabalhador é estar sempre se superando e produzir cada vez mais e melhor. Já a sociedade de controle privilegia a venda e a imagem dos produtos, valoriza a produtividade independente e se foi preciso um grande ou pequeno esforço para tal.
A empresa moderna percebeu que o domínio era mais eficiente a partir do incentivo às pessoas fazerem o que desejam e que também seria interessante para a empresa, pois os indivíduos são naturalmente ambiciosos e desejam ser produtivos, eficientes e, assim, aprovados pelos demais.
A sociedade moderna investe no potencial humano, na inovação, no trabalhador participativo, comunicativo e motivado a tomar iniciativas que lhe beneficiem e também à empresa e à venda de seus produtos.

A subjetividade tornou-se um objeto de estudo, investimento e fonte de novos problemas e doenças na sociedade, conforme os valores - que são subjetivos - e a autoridade - que representa os limites que cada cidadão não deve ultrapassar - tornam-se cada vez menos palpáveis e determinados e tudo começa a ser questionado. As opções de escolha das pessoas aumentam , assim como os conflitos e responsabilidades relativas ao livre-arbítrio.

As relações ficam mais complexas, os sexos quase se igualam quanto a direitos e deveres, não se sabe mais qual papel é de quem e, assim, surgem também as psicopatologias da modernidade, como a neurose da excelência, depressão, ansiedade, transtorno do pânico, bulimia, anorexia…
O corpo humano possui um valor como nunca teve antes. Contraditoriamente, também é objeto de agressão como nunca. A forma de dominação deixa de ser repressora e proibitiva e passa a ser incitadora dos instintos - da ética do dever para a ética do desejo, a mentalidade torna-se libertária, narcisista, competitiva ao extremo.

A importância da mídia é fundamental no exercício de poder contemporâneo. O sujeito é cercado por todos os lados por propagandas, informações que quer e que não quer e fica mais imperceptivelmente à mercê dessa “era da tecnologia”, pois é preciso aderi-la para sobreviver na sociedade capitalista. Difícil é conseguir manter-se sujeito dono de si, com certo controle e consciência de seu tempo, espaço, de sua vida, sem se entregar de corpo e alma a todas as exigências da cultura.

O filme “O show de Truman” - show da vida no qual o diretor produz um show 24 horas, sendo o personagem principal alienado da verdadeira realidade de sua vida e submetido a viver a história que lhe foi imposta sem ter consciência de que sua vida é um palco de divertimento para o resto do mundo - é um bom exemplo desse controle sutil e bastante sedutor dos meios de comunicação. O diretor manipula a curiosidade dos espectadores, argumentando que Truman vive em um paraíso onde qualquer um gostaria de viver. No fim do filme, Truman descobre a farsa e chega à porta que delimita o mundo externo e o que o manteve trancado por todos os anos. É interessante notar que nessa hora o diretor diz que conhece Truman mais do que ele próprio e sabe que Truman está com medo e que não vai sair pela porta porque pertence àquele mundo. É aí que o personagem rompe a relação de controle e mostra que, apesar de sua vida ter sido analisada pelo diretor o tempo todo, ele é um sujeito com pensamento e idéias próprios e capaz de escolher o caminho que deseja seguir.

A sociedade atual vive, portanto, um período de mudanças e instabilidades, marcado por progressos notáveis assim como novos problemas. Cabe a cada sujeito não se deixar encaixar em rotulações ou perspectivas muito pessimistas ou muito otimistas e lutar para construir uma percepção real, porém não sem esperanças, da vida e poder aproveitar as oportunidades de prazer que lhe são oferecidas, sempre considerando a natureza e o contexto em que está inserido.

martes, 28 de abril de 2009

EL MONO CIBERNÉTICO – Blognovela – eBook novela gratis


En jungla de Internet, entre chips, memorias ram y cables de fibra óptica, un mono escritor, con su aullido de lobo, le habla a una nueva generación. La época supermoderna, en la que ahora estamos inmersos, es el marco de las reflexiones metafísicas y de la crítica de alguien que suplanta a un chimpancé pensante; ¿o será el chimpancé el que suplanta al escritor?


El escritor web Pablo Paniagua, autor del la blognovela “Exex, la mujer del bigote” y de la novela on line “La Última Utopía”, ha comenzado a publicar en el diario “El Librepensador” http://www.ellibrepensador.com la blognovela “El Mono Cibernético”. Los capítulos aparecerán todos los días pares, hasta una conclusión todavía no determinada, pues esta novela supone, en realidad, un experimento dentro de un subgénero literario que busca su metamorfosis como modo de expresión y como propuesta para contribuir al desarrollo de las nuevas formas narrativas en Internet.


La voz de cuatro personajes, hablando en primera y segunda persona, irán construyendo una historia que hará referencia al mundo que hoy vivimos: la época supermoderna. El Mono Cibernético viene a anunciar y certificar la muerte de la época postmoderna, de algo que terminó, en su dimensión artística, con la supremacía del concepto sobre el objeto, en una dispersión global de un arte vacío de contenidos y en caída libre dentro de una civilización dominada por la banalidad, donde la literatura tampoco se escapa de la inercia de la simulación.

El Mono Cibernético se rebela contra todo ello, y en su mundo, que es Weblandia, su palabra se hará escuchar.

Esta blognovela la pueden seguir en esta dirección:

http://www.ellibrepensador.com/el-mono-cibernetico-una-blognovela-de-pablo-paniagua/


Y aquí, como botón de muestra, pueden leer la primera entrega:


CAPÍTULO 1


¿Libros? Éste puede ser un libro que empieza... un libro digital dentro de un diario digital. ¿Quién soy? El de cara de chimpancé, de mona Chita sin Tarzán simulando su grito por aquí. Es la compulsión por escribir igual que un grito interior que no sale por la garganta, sino de los dedos que pulsan estas teclas. Para ello me afané en dejar la banana a medio terminar, aunque no soy yo el que escribe porque los monos no saben leer y mucho menos escribir; es éste que me suplanta, que tomó mi foto de Internet para decir que soy yo, que es él, que es un chimpancé pensante…


Es difícil vivir sin identidad, pues todo ha de ser nombrado para existir, además de tener una imagen reconocible. Yo sólo me reconozco en esa fotografía robada para suplantarme a mí mismo, un ser agazapado tras la pantalla de una computadora, un escritor sin rostro que con estas palabras se mete dentro de tu cabeza, dentro de tu casa... Existo y no existo, soy un algo virtual, un racimo de palabras que se entrecruzan buscando un significado, ente de sustancia efímera… nada más.


Acabo de cenar y una mona me espera para esta noche. No sé cómo se darán las cosas, si es que se dan; de cualquier modo trataré de pasarlo bien. Ahora ya son dos vidas paralelas las que tengo (si es que no son más): la virtual que me invento y la real que no paro de inventar. Así es el devenir, algo que en parte nos viene dado de acuerdo a una caída como de fichas de dominó, de un efecto pocas veces predecible y que termina, a saber, con la muerte. Pero hoy no he de preocuparme por ello, pues un libro acaba de nacer. El resultado tampoco es predecible, como ese devenir que mueve los hilos de la existencia, pues escribo esta historia sin saber su final ni recorrido: toda una incógnita; he ahí lo emocionante de la apuesta, del experimento de acumular palabras e ideas en busca de un significado, y tú, lector, eres mi cómplice, el destinatario de un mensaje que se precipita en un universo fractal de enlaces cibernéticos, algo que llaman ciberespacio.

EL MONO CIBERNÉTICO – Blognovela – eBook novela gratis

http://www.ellibrepensador.com/el-mono-cibernetico-una-blognovela-de-pablo-paniagua/

viernes, 24 de abril de 2009

LITERATURA SPAM





Por Pablo Paniagua



“El pensar se encuentra en vías de descenso
hacia la pobreza de su esencia provisional.
El pensar recoge el lenguaje en un decir simple.
Así, el lenguaje es el lenguaje del ser,
como las nubes son la nubes del cielo.
Con su decir, el pensar traza en el lenguaje surcos apenas visibles.
Son aún más tenues que los surcos que el campesino,
con su paso lento, abre en el campo.”

Martin Heidegger


¿Puede considerarse un delito regalar literatura por Internet?

El movimiento dadaísta se preguntaba en 1916 si los gobernantes de las naciones, aquéllos que hacían la guerra y mandaban a sus gobernados al matadero, tenían la capacidad moral para decidir sobre lo que estaba bien o mal. Llevando esta idea a los tiempos actuales, cuando el sistema económico mundial se derrumba porque nuestros gobernantes se preocuparon por favorecer a los dueños del capital, en vez de al grueso de la sociedad, debemos preguntarnos lo siguiente: ¿Podemos creer en nuestros gobernantes y en las leyes que nos dictan cuando no son capaces de ofrecernos un mínimo de estabilidad? ¿Son los depositarios de la razón cuando siguen haciendo guerras y fabricando armas para el exterminio? ¿Debemos hacerles caso?

Este razonamiento viene al caso, al igual que hicieron los dadaístas en su momento, para sustentar mi proyecto teórico para la validez de los “spam” como medio de difusión cultural por Internet. Ahora, transformándome en un Marcel Duchamp supermoderno en clave literaria, Justificar a ambos ladoscomo el que pone un urinario ante la mirada del público como obra de arte, bajo el título de “Fuente”, cambio los destinos en la historia de la literatura en cuanto a su percepción y difusión por medio del “spam”. Toda persona tiene el derecho de acceder a cualquier logro intelectual de sus semejantes, y la cultura, en todas sus vertientes, ha de ser libre y gratuita para aquéllos que estén ávidos de recibirla, pues nuestra obligación, como seres humanos, es superarnos como especie y aspirar a crear un mundo mejor.

Hoy, según la nueva ley, regalar literatura por Internet es una falta punible, y el escritor que así lo hace se convierte en delincuente. El “spam” de contenidos literarios, a través del cual no se busca ningún beneficio económico, sino, más bien, una difusión de la cultura y una democratización de la palabra, es considerado un delito. ¿No sería mejor que se preocuparan por ofrecer un futuro estable a sus gobernados en vez de perder el tiempo en semejantes nimiedades? ¿Dónde quedan las fronteras de la libertad?

La “literatura spam” es un medio más que valido para desarrollar el intelecto del ser humano, para apartarle de la sinrazón y acercarle a esa conciencia que se necesita para mejorar el mundo. Por medio de la palabra, en un proceso de lectura, las personas pueden limar los mecanismos mentales que le llevan al discernimiento, y así entender lo que le rodea desde otra perspectiva. Es muy simple seleccionar el mensaje no deseado para borrarlo, en vez de indignarse por recibir un correo con un contenido literario o cultural que se regala de buena fe. ¡No seamos necios! Aceptemos la promoción y difusión del pensamiento humano como algo natural, como una aportación de nuestros semejantes a esa cultura universal que estamos forjando a través del Internet: la cultura libre que nos dignificará como especie. Ahí está la capacidad de elección del receptor, de borrar o abrir el regalo que se le hace, de aceptar o evadir el esfuerzo creativo de los que aspiran alcanzar, desde una visión heideggeriana, el “ente” del “ser” por medio del “logos”.

La “literatura spam” va más allá del acto de enviar un correo a cualquier desconocido, es la oportunidad de recibir una idea, de ampliar una visión predeterminada de la realidad, un recordatorio para saber que hay alguien preocupado por hacer llegar, dentro de una conducta social de acercamiento, su esfuerzo creativo. No es la invasión de una supuesta privacidad porque su fin es compartir un logro intelectual, sin intentar provocar, desde luego, ningún perjuicio (seleccionar sin leer es muy fácil, una operación de cinco segundos para eliminar un correo inesperado). La “literatura spam” no se trata de un engaño comercial, es el fluir de la información como signo de que somos capaces de hacer algo en contra de todo lo negativo de este mundo, y así despertar, de alguna manera, la conciencia del receptor. Declarar la “literatura spam” como un delito es equivalente a hacer una hoguera de libros prohibidos bajo un régimen totalitario, pues la “literatura spam” es una derivado de la libertad de expresión, un acto que se enfrenta a la tendencia enajenadora del poder (como es la despersonalización del individuo mediante una serie de reglas que lo alejan de su condición esencial), y un medio alternativo para contrarrestar dicha dinámica enajenadora.

Edgar Morin nos dice en “Tierra-Patria”: “Todo lo que es humano regenera la esperanza al regenerar su vivir; no es la esperanza lo que hace vivir, es el vivir lo que hace la esperanza, o sería mejor decir: el vivir hace la esperanza que hace vivir”. Como humanos no podemos negarnos a esa esperanza que nos hace vivir, la de una especie que, a través del pensamiento, ha de encontrar las claves para superar su precaria realidad y encontrar su “cosmos”. La “literatura spam” es un recurso para encontrar el camino hacia el cosmos, para que tengamos presente y recordemos que la palabra es necesaria para no perder la esperanza de ser un poco mejor.





jueves, 23 de abril de 2009

Libros recibidos






Recibimos ¿A qué hora la muerte duerme? de Leonardo Pereira Meléndez. Sobre el libro una nota de Juandemaro Querales.


EL VIAJE INVERSO DE LEONARDO PEREIRA


Por Juandemaro Querales

Armar un libro con distintos materiales, para indagar sobre la aparente vida, lleva a Leonardo Pereira Meléndez a hilvanar un canto descarnado: primero como ofrenda y después como lamento. ¿A qué hora la muerte duerme? Ateneo de Carora “Guillermo Morón”. Barquisimeto. 2009. Canto hímnico que busca perpetuarse en la memoria documental de un universo trunco en viajes homéricos.

La oportunidad que se le presenta al poeta, para ensalzar una vida efímera mediante la explosión de los sentidos a través de la imagen, pescada en sueños y clímax eróticos en ese pozo insondable que es nuestro descenso al fin último.

Este libro -viene a ser- una ruptura con su vieja poética, marcada por la cotidianidad y el hastío, sus cantos anteriores buscaban ganar terreno en un tiempo caracterizado por el aluvión de información, que da cuenta de una fenomenología estéril e intrascendente.

Lenguaje archipiélago construido de manera deliberada para abarcar el mayor número de mundos, que componen el abigarrado imaginario del mago de la palabra, que encanta objetos inútiles al solo conjuro del verbo-mundo.

Los libros anteriores se agotaban en el ligero marco de su forma, construidos con claves -algunas convencionales- para lograr efectismo en el lector poco avisado.

En ¿A que hora la muerte duerme? el autor va a transitar el accidentado camino de la brevedad y la cortedad lingüística. De estructura compleja, echa mano de los enunciados aristotélicos y de los viejos cantos salmáticos, hasta el poema de clara estirpe de Nicanor Parra y sus Antipoemas.

Lo polifónico y el collage ayudan al creador a completar su trabajo, lo coránico y teatral posibilitan la introducción de segundas manos: cartas intercaladas, tomas de posiciones de Pereira Meléndez, transgrediendo con ello las leyes de la métrica.

Como un libro que comienza festivo, termina en una caoticidad que predispone al lector; quien no suspende la lectura, para ver como finaliza esta navegación, construida con el cuadrante de un mundo cerrado, paidea griega que le dicta al neo-dios nuevas emboscadas y fin de los días para los señalados por el oráculo de Delfos.

El libros fragmentado en variados anillos a la usanza de la Divina Comedia, se empantana en un círculo tanático, donde un miembro de la etnia, atraviesa el Estigia con Caronte al timonel, es la parca que apareció un día en las ardientes arenas de la Etiopía del Cantar de los Cantares.

Es el Libro de los Reyes, texto paradigmático de sus siete Biblias, ¿A qué hora la muerte duerme? es una propuesta valedera en un momento y una época, en que se ha devaluado el lenguaje místico que sondea la muerte y los avatares de esa quimera que damos en llamar vida. Los cantos de Pereira Meléndez, no son una Elegía, ni un Salmo, ni un Epigrama, son todos los géneros en una estructura de Palimpsesto. No hay arreglo con la realidad, ni retaliaciones odiosas sedientas de sangre, solo es lenguaje. Cuando hay una segunda intención a través del verso, dejamos de existir, y por lo tanto no parece la muerte como tabla niveladora de estas suertes de existencia.

Con Leonardo Pereira Meléndez, el lenguaje es una excusa para vaciar lo complejo de nuestra mediación entre el cerrado universo de la mecánica celeste de Pascal y nuestra neurosis; ganando espacio nuestras especulaciones sobre la realidad, cosa que nos reconforta a plenitud ante un decorado derrotista y perdidoso, que solo ve la entropía como fórmula de desenlace.


Abril de 2009.

miércoles, 22 de abril de 2009

Poemas de Domi Chirongo (Mozambique)


TRANSPIRAÇÃO





Inspiração
há de sobra
na sombra
da tua alma,
imagina
ao fundo!
Deixa, musa
deixa eu avançar
deixa amar-te
loucamente
perdidamente
inspiração
há de sobra
na sombra
da tua alma
deixa transpirar-te
deixa esculpir
teu sorriso
e desenhar-me
brilhante
nas tuas imaculadas
entranhas
inspiração, amor
há de sobra
na sombra
da tua alma



MOZAMBIQUE

para um bom entendedor meia palavra basta

Ditado popular

Na terra onde nascí há uma porta. Por fora ficamos nós. Esperançados em içar uma bandeira. Edificar novo pensamento. Por dentro, um antro de víboras. Este, armado em astro, ainda demonstra a permanente escuridão. Escuridão da solidão, mais incompreensível que as riquezas da burguesia negra africana! Sim. Moçambique, as vezes, parece ilusão. Já repararam que a heroína representa Mozambique? Que a nossa marca, recém lançada, também? Que a figura da marca Mozambique se assemelha a uma vagina ou pode ser ânus! Será que é ânus? Qual Náutilus qual quê! Náutilus que a gente conhece não domina. Nunca dominou. Nas nossas águas fornicadas, navios vemos toda hora. Marines. Gendarmes. Outro luso. Mudo. Sujo. Quem muda? Muda. Mudemos. Aqui não basta saber. Tem que se convencer. Não basta dominar o código de estrada. É preciso dominar o código dos buracos. Há tantos, tantos e tantos nas estradas desta sobrevivência. Mas há um buraco. Aquele buraco não é buraco qualquer. Nele tantos estão. É um buraco enorme, mais velho que a nação e menos simpático. Parece povoado, mas não é povoado. É uma vala comum aquele buraco. Só Platão sabe o que representa.

Nós, que viemos da independência e crescemos dentro da liberdade, somos chamados a responsabilidade. Antes morrer fugindo que capturado. Che que o diga. Fingido? Não, amor. Minha poesia não é cobardia. Nunca será. Deixo sempre os lacaios colher o primeiro milho dos pardais. Ratos. Patos. Leões. Tubarões. Crocodilos. Baleias. Minhocas. Cobras. Cabritos. Outros ritos de iniciação. Que alimentam mais um. Mais um coração propenso a putaria. Pirataria na cobardia do dia a dia. Depois dizes que estou avariado! Muito obrigado. Digo e repito: Se me derem uma AKM, rebento-te a cabeça em dois tempos. Disse e volto a repisar: Se me derem uma AKM, rebento-te a cabeça em dois tempos. Rebento-te só para deliciar a alegria do teu sorriso na atmosfera ardente.

Afinal porquê demoramos a designar as coisas pelos seus legítimos nomes? Ratos. Patos. Leões. Tubarões. Crocodilos. Baleias. Minhocas. Cobras. Cabritos. Puxa! Neste sol infernal, ainda nos recusamos a dizer o que tem de ser dito? Não, amor. Não me calo. Falo. Canto. Escrevo. Declamo. Reclamo. Reivindico nesta via. Esta pátria não deve atrapalhar. Vamos trabalhar. Esta pátria também é minha. Esta é a minha pátria. Esta nação também é nossa. Este país não é só deles. Puxa, amor. Custa mudar de vez “Moçambique” para “Mozambique”? Ou custa decretar que a “República não mais popular de Moçambique” deixa de ser “República de Moçambique” e passa a “República Moçambicana”? Sim, falei. Se falhei é porque falei. Agora falas tu. Fala para que te possam ver, como dizia o Sócrates. Não o tuga, mas o arcáico. Aquele que não viu a arca da nação. Fala. Grita. Chora. Morde. Come. Bebe. Bebé que não chora não mama, diz o saber popular. Guerra popular ainda é paragem. Liberdade miragem. Khongolote é destino. A passos de camaleão: Tchere, tchere, tchere, caminha um eu que és tu. Kutcherenga. Tchere, tchere, tchere, como camaleão, mas sem mudar de cor. Tchere, tchere, tchere, passos piores que dos Wai-wai. Tche-re. Tche-re. Tche-re. Ku-tche-ren-ga, sem forças para gudjimar. Mesmo depois de gymar no mar gratuito. Ou na praia livre. Águas sujas. Sereias ausentes. Cólera presente. Eu cidadão. Tu cidadão. Então fala. Fala. Grita. Chora. Morde. Explode. Parte a loiça toda. Pra-ta-ta-ta-tá. Porém, oiça. Oiça, por favor. Oiça muito bem: Não ouse entrar naquele buraco. Mesmo que a porta esteja totalmente escancarada. Danificada até as entranhas. Escangalhada de facto. Não ouse entrar naquele buraco. Mesmo que a porta esteja completamente despida. Não ouse entrar nele.

GINGAÇÃO

Dama demais

ginga, ginga

ginga, gira

na sombra ginga

gira, ginga

até que sobra.

AmARTE

Quero

amar-te

diante

desta luz

lunar

fora

do marte

num’aldeia

de laranjeira

sem herói

nem mártir.

CAPA PRETA

Sou preto

sim, senhor

não tenho

nenhum

receio

em assumir

isso,

mas essa

bíblia

profana

juro-te

que não é

minha, amor

LINDA LUA!

Sou dos

poucos

neste mundo

que ainda

acredita

na beleza

da lua,

os outros?

Hummm...

neste mundo

sou dos

poucos

que dorme

com as cortinas

abertas

e a dada

altura

da madrugada

acorda

e deixa-se

apreciar

p’la mesma lua,

lua maravilhosa!

POEMA DA DEMISSÃO

Se ser

poeta

requer

passar noites

devorando

livros

escrevendo

descrevendo

um planeta

de viventes

inexistentes

enquanto

se permanece

no quarto

isolado

se masturbando

p’ra não dizer

orando

rezando...

se ser

poeta

passa

necessariamente

por abdicar

da vida,

então eu...

eu não quero...

não quero ser poeta.

RESPOSTA AO PEDIDO

Pediram-me

p’ra poetar

sobre política

e outros

assuntos sociais

tragam minha arma

pediram-me

p’ra falar

das injustiças...

fuzilamentos

clandestinos

reportagens

desencorajadas

destinos trocados

rajadas aos inocentes

tragam minha arma

pediram-me

p’ra dizer

a toda a gente

que Xiquelene 2

é possível

só requer

vontade

tragam minha arma

pediram-me

p’ra comentar

o epicentro Munhava

e arredores

bem como a dita banana

tragam minha arma

pediram-me

p’ra tecer algo

sobre o norte

e sobre esse

homem trabalhador

honesto enganado

e sem futuro

tragam minha arma

pediram-me

p’ra falar da mulher

a mulher vadia

trajada a majestade africana

bem ao jeito do sistema

talvés por isso

respeitada p’la sociedade

tragam minha arma

pediram-me

p’ra falar

do confrade

que assassina

outro confrade

e não assina...

e os familiares

desorientados...

ó meu Deus!

Tragam minha arma

pediram-me muita coisa

que não precisavam pedir,

pois é meu dever...

tragam minha arma.

DESTINO PATÉTICO

Me diz se és feliz?

Tens uma pátria

que já te cansaste

de a ter

uns pais

que não sabes

se algum dia

fizeram teste de

paternidade

uma namorada

que não te ama

e nunca fez

teste de seropositividade

dinheiro?

Anda sempre

bem longe de ti

me diz, compatriota

me diz se és feliz?

martes, 21 de abril de 2009

Noticias




Recital Poético textos del libro "Los versos de Adán que Eva guardó" de Bettsimar Díaz. Música original de Mariela Casal

Viernes 24 de abril de 2009. Plaza Altamira de Chacao. 8 de la noche. Entrada Libre

---


“La última hora”, novela de David Benioff


por Magdalena Mattar






La crueldad y sordidez, ejes temáticos del relato, se nos presentan a partir del prólogo, como características intrínsecas del ser humano "civilizado". Pero la inocente víctima de esta crueldad, un perro negro torturado y abandonado por sus amos, será el punto de convergencia de esta característica y la conmiseración; curiosamente la piedad que despierta el pitbull en Monty Brogan, será el sentimiento que experimentará el lector por el protagonista, un traficante de drogas condenado a siete años de cárcel. ¿Se salvará él del horror como fue salvado el perro? El final abierto no nos permite saberlo, pero es lo que desearemos al finalizar el texto. No queremos el horror, pero éste no se nos presenta en forma gratuita. Los griegos sabían del significado más profundo del dios Pan, que advierte a los seres humanos cuando estos transgreden las normas y desatan las fuerzas instintivas. Pareciera ser que las dicotomías bien / mal, felicidad / infelicidad, éxito / fracaso, belleza /fealdad, riqueza / miseria, inmoralidad / ética, fueran inherentes a la condición humana. ¿Podemos elegir? Al parecer no. Hay una zona donde todo se confunde y podemos ejercer tanto el bien como el mal. ¿Es culpable Montgomery? ¿Debe cumplir su condena por el ejercicio de un tráfico criminal? ¿Es culpable la novia del protagonista por aceptar regalos provenientes de ese tráfico?¿Es culpable el profesor por desear a una alumna? ¿Somos todos culpables o somos todos víctimas de nuestra propia condición humana?

La contradicción entre dos opiniones respecto de la relación entre la vida y el destino, o si éste determina nuestra existencia, se resuelve cuando entendemos que es posible vencer el destino “haciendo las paces con él”. La tragedia reside en la oposición entre el destino y la voluntad humana. Si aceptamos la influencia que en nuestra vida tienen las fuerzas instintivas, la poderosa voluntad de los dioses, que son nuestros instintos naturales, paganos, pero asumimos la tremenda responsabilidad que nos cabe en el dominio de esas fuerzas por medio de nuestra propia voluntad y logramos el dominio de nuestras facultades, el dominio de yo, a través del autocontrol y de la autoaplicación, movilizando el potencial interior existente a través de un proceso de desarrollo moral e intelectual mediante el cual, luego de alcanzar el autodominio, podemos, al igual que los dioses, determinar nuestro destino, sin ser víctimas, sino por el contrario entrando en una relación de armonía con él Según Sigmund Freud, somos, en parte, responsables incluso de nuestros deseos y pensamientos impuros y es nuestro deber purificar moralmente nuestra alma cada noche antes del reposo, tal como en el estado de vigilia durante el día, para velar también nuestros sueños. Son los pensamientos los precursores de cada uno de nuestros actos.

El mérito de este relato es dejarnos una gran interrogante. Todos tendremos una "última hora "y creo que, al igual que en la novela de David Benioff, no sabemos si seremos condenados o salvados, si nos espera el infierno o el paraíso.

En este caso nos queda el consuelo, al menos, de saber que el perro, en su inocencia, sí fue salvado.

Mensaje del académico Germán Carrera Damas






Debo comenzar confesando que el 3 de marzo cometí un error, al dirigir el siguiente mensaje: “Lic. Coro Ortiz: Agradezco su atenta invitación con motivo de la II Jornadas de Investigación de la Escuela de Historia, a celebrarse del 20 al 24 de abril del presente año. Asistiré gustoso. Le ruego que me informe sobre el Programa, por esta vía. Muy cordialmente, Germán Carrera Damas.” Lo hice luego de recorrer, con un poco de ligereza, el listado de los temas que serían tratados en ponencias y mesas redondas; y suponiendo que pasado algún tiempo recibiría la información definitiva por mi solicitada. No advertí la mención “Auspicia Centro Nacional de Historia.” Debo, por consiguiente, corregir mi error.

Soy egresado de esa mi Escuela de Historia. En ella revalidé la Licenciatura y cursé y obtuve el Doctorado. Obtuve la jubilación como Profesor Titular de III, luego de unos 27 años de ejercicio de la docencia y la investigación, durante los cuales cumplí, debida y oportunamente, con los requisitos académicos. Desempeñé y fundé diversas cátedras y seminarios, además de ejercer el cargo de Director. En todo este trayecto practiqué la investigación histórica con resultados conocidos, -en los que he hecho constar siempre mi vínculo con la Escuela-; actividad ésta que he proseguido, sin interrupción, como Profesor jubilado.

Es, por consiguiente, en mi condición de docente y de investigador que me permito solicitar de Ustedes que dejen sin efecto mi expresión de voluntad de asistir en las II Jornadas de investigación de la Escuela de Historia. Fundo esta decisión en las siguientes razones:

Como historiador de oficio, tengo en alta estima la ciencia que me esfuerzo en cultivar, por lo que ella representa como campo de conocimiento. Pero también por la importancia que le reconozco, en su condición de fundamento de la conciencia histórica, base de la conciencia nacional y de sus proyecciones la conciencia social y la conciencia política. En consecuencia, estoy persuadido de que los historiadores venezolanos asumimos, al practicar nuestro oficio, la más alta responsabilidad, en lo que concierne a la salud sociopolítica de nuestro pueblo.

El estudio de la Historia me ha llevado a comprender que todas las empresas de sojuzgamiento de pueblos han puesto gran empeño en desvirtuar y extraviar la conciencia histórica de sus potenciales víctimas. Creo innecesario recordar, en detalle, los casos de los totalitarismos soviético, nazi y fascista. Basta señalar el “historicidio” cometido contra la conciencia histórica de nuestra hermano pueblo cubano.

Todos esos regímenes han contado con seudo historiadores al servicio de esos designios totalitarios. ¿Registra la Historia de la Historiografía el nombre de alguno de ellos, como no sea para prueba de aberración?- En cambio, si queda constancia, -pero en el recuento de la infamia-, de los organismos de control policial e ideológico encargados de minar la conciencia histórica de sus respectivos pueblos. Y tal será el caso del Centro Nacional de Historia que, infortunadamente, auspicia las Jornadas a las que Ustedes me invitaron; puestas por ello al servicio de la empresa de demolición de la República mediante el minado de la conciencia histórica de los docentes e investigadores en formación.

Me despido de Uds. haciendo votos por que recuperen pronto el sentido histórico y reanuden el ejercicio del sentido crítico, en beneficio de la Escuela de Historia en comunión con cuyos alumnos y profesores me formé como historiador de oficio. Germán Carrera Damas.

Caracas, 19 de abril de 2009

lunes, 20 de abril de 2009

Blues de la piedad




Por Cazuza / Roberto Frejat Versión al castellano por Leo Lobos

Ahora yo voy a cantar para los miserables que vagan por el mundo derrotados
A esas semillas mal contadas que ya nacen con cara de abortadas
Para las personas de alma bien pequeña revolviendo pequeños problemas
Queriendo siempre aquello que no tienen
Para quien ve la luz mas no ilumina sus mini certezas
Vive contando dinero y no muda cuando hay luna llena
Para quien no sabe amar vive esperando alguien que quepa en sus sueños
Como várices que van aumentando como insectos alrededor de la lámpara
Vamos pedir piedad Señor piedad para esa gente careta y cobarde
Vamos a pedir piedad Señor piedad les de grandeza y un poco de coraje

Quiero cantar para las personas débiles que están en el mundo y perdieron el viaje
Quiero cantar los blues con pastor y un bombo en la plaza
Vamos pedir piedad porque hay un incendio bajo la lluvia rala
Somos iguales en desgracia
Vamos a cantar un blues de la piedad
Vamos pedir piedad Señor piedad
Para esa gente careta y cobarde
Vamos pedir piedad Señor piedad
Les de grandeza y un poco de coraje

Para quien no sabe amar vive esperando alguien que quepa en sus sueños
Como várices que van aumentando como insectos alrededor de la lámpara
Vamos pedir piedad Señor piedad
Para esa gente careta y cobarde
Vamos pedir piedad señor piedad
Les de un poco de coraje
Les de un poco de coraje
Les de grandeza y un poco de coraje



Notas y comentarios del traductor

En los inicios de los años 80, un garoto dorado de Ipanema sorprendió el escenario musical brasileño. Al frente de una banda de rock llena de garra, comenzó a dar voz a los impulsos de una juventud ávida de novedades. Él era Cazuza, era la gran novedad. El Brasil salía de un largo ciclo dictatorial y vivía un clima de democracia aún incipiente, pero suficiente para liberar las energías contenidas. Cazuza desempeño un papel importante en ese proceso. Y cuando las miserias y problemas nacionales se fueron desnudando, él respondió sin medias palabras. La expresión de su rechazo delante de este cuadro sólo puede ser comparada al coraje con que lucho por su vida, en el enfrentamiento público de su Aids. Lecciones de indignación y de dignidad; de cómo llevar la vida en el arte y "ser un artista comprometido con nuestra convivencia”.

Lo poco que vivió fue fructífero, Cazuza dejó una obra para perdurar. Bebió en la fuente de la tradición viva de la MPB (música popular brasileña) para recrear, en un portugués actual y espontáneo, lleno de expresiones del cotidiano, y en un estilo marcadamente personal, la poesía típica del rock. Con justicia, fue llamado: el poeta de su generación. En la definición del diccionario, "cazuza" es un véspido solitario, de armadura dorada, su padre comenzó a llamarlo así desde el momento que se enteró que Lúcia su mujer esperaba un hijo. Nacido el 4 de abril de 1958, en Río de Janeiro, Cazuza fue criado en Ipanema, habituado a la playa. Que él amase a Jimi Hendrix, Janis Joplin y los Rolling Stones, todo bien. Pero venir a saber que se drogaba y que era bisexual, eso, para la súper mamá Lúcia, no fue nada fácil. Así como no fue, para el padre, tener que librarlo de prisiones y fichas en la policía, por porte y uso de drogas. Roberto Frejat, guitarrista; Dé, bajista; Maurício Barros, teclados; Guto Goffi, baterista. Era 1981 y esos garotos precisaban de un vocalista para completar su banda: Cazuza y la historia comenzaría. Rápidamente el grupo, que se llamaba Barão Vermelho (barón rojo) que sólo tocaba covers, comenzó a componer y preparó un repertorio propio. Importante referencia literaria de Cazuza, al lado de Clarice Lispector (cuyo libro "A descoberta do mundo" se torno su libro de cabecera), Jack Kerouac también tuvo un poema transcrito en la contra capa de uno de sus discos.

En octubre de 1987, después de una internación en una clínica de Río, Cazuza fue llevado por sus padres a la ciudad de Boston, en los Estados Unidos. Allá, pasó casi dos meses críticos, sometiéndose a un tratamiento con AZT. Al volver, grabo "Ideología" en los inicios de 1988, un año marcado por la estabilización de su estado de salud y por su definitiva consagración artística. El disco vendió medio millón de copias. En octubre de 1989, después de cuatro meses siguiendo un tratamiento alternativo en São Paulo, Cazuza viajó nuevamente a Boston, donde quedó internado hasta marzo del año siguiente. Su estado ya era muy delicado y, a esta altura, no había mucho más que hacer. Fue así que él murió, poco después - el 7 de julio de 1990. Su sepultura está localizada en el cementerio São João Batista en Río de Janeiro, próxima a la de astros de la música brasileña como Carmen Miranda, Ary Barroso, Francisco Alves y Clara Nunes. Recorriendo los caminos del valle de Sorocaba, en Brasil al interior del estado de São Paulo el año 2003 fue la primera vez que escuche a Cazuza, me di un tiempo para escuchar y disfrutar su música detenidamente, al año siguiente se estreno un filme de su vida y obra masivamente divulgado por tv y radio. Careta y cobarde dice uno de los versos de esta canción - poema, que es una expresión común en el Brasil para definir a una persona falsa, una máscara. Habla también de la lluvia rala, aquella que cae en la zona de la sierra de los estados de São Paulo y Río de Janeiro, muy fuerte que arrastra mucha desgracia en las comunidades de la costa de esos estados con la crecida de los ríos. Cumplo con esto una promesa que me hice a mí mismo de divulgar y difundir en Chile parte de esta obra marcada por una vida de libertad.

Referencias en la internet:

Cazuza canta: Blues da piedade:
http://www.youtube.com/watch?v=7Oh7WdD1Dpk&feature=channel_page

Cazuza canta ideología en vivo, en Tv O Globo, 1989:
http://www.youtube.com/watch?v=IH3CD2lEUcI&feature=channel_page


Leo Lobos


www.youtube.com/watch?v=zEMhR95vnZg
www.letras.s5.com/archivoleolobos.htm
www.leolobos.blogspot.com
www.enlasciudadesquehabitamos.blogspot.com
www.triplov.com/cyber_art/Leo-Lobos/index.htm
www.lalupe.com
www.lasiega.org
www.5poemas.blogspot.com
www.poeticas.com.ar/directorio/Poetas_miembros/Leo_Lobos.html



jueves, 16 de abril de 2009

El mercado de diversión y la literatura de conversión

Ilustración: Leo Lobos (Chile)


por Jorge Majfud

Aceptemos la razón de que la literatura debe entretener. Pero ésta no es una razón suficiente, ni siquiera necesaria. Si esa fuese la función de la literatura —o de las literaturas—, ¿qué valor la diferenciaría de la lectura de Playboy o de la revista Caras? ¿No es, acaso, muy divertido hurgar en las infidelidades de la princesa de Mona Co., en las extravagantes costumbres del actor mejor pagado de Hollywood o del Sol de México? ¿No es divertido enterarse cómo los semidioses tienen problemas igual que nosotros? No solo es divertido, cada tanto uno se puede hacer con algún pensamiento profundo, al estilo Luis Miguel: "no es cierto que vivo en un palacio; me duelen las cosas malas que pasan en el mundo y celebro las cosas buenas que hay en el mundo".

Aceptemos la razón de que la literatura es emoción. Pero ¿qué valor la diferenciaría de un sueño cualquiera? ¿Por qué los libros de filosofía deben pensar y las novelas deben sentir? ¿No es este fenómeno otra dislocación, otra alineación típica de la Era Moderna que separó ética de estética, política de religión, arte de ciencia, hechos de ficción, verdad de imaginación, individuo de sociedad, hombre de naturaleza?

Aceptemos la razón de que la literatura es la expresión subjetiva del individuo contra la objetividad de la razón. Pero si fuese solo eso ¿qué valor la diferenciaría de la guía telefónica? También la guía telefónica de nuestro pueblo está llena de personajes, unos reales, otros ficticios, unos amados y otros insoportables, calles, nombres y números que representan muchas emociones para cada uno de nosotros. Sin embargo no nos referimos a la guía telefónica cuando hablamos de literatura.

Claro, alguien dirá que la concepción que estamos a punto de proponer considera a la literatura como algo por lo menos sagrado, un castillo en las nubes desde el cual se puede ver la realidad, una trinchera política donde se puede sufrirla. Y sí. Si este fuese un ensayo teológico comenzaría diciendo que la literatura es el medio que los dioses más importantes han elegido como medio de expresión a lo largo de la historia. Para liberar y para oprimir. En el siglo XX hubo muchos intentos de usar la televisión para el mismo propósito pero con tan pobres resultados que tarde o temprano terminaban recurriendo a la palabra, a la literatura. A mala literatura, pero a literatura al fin. Sin embargo no se trata de un ensayo teológico sino apenas un bosquejo sobre el valor de la literatura más allá de las distintas etapas de la historia y, sobre todo, más allá de los distintos usos y los mismos lugares que el mercado le ha asignado (ahora, muy sugestivamente se dice "nichos"; no capillas, ni bastiones, ni estante, ni vitrina, ni puestos de feria sino "nichos").

Así como a los pueblos colonizados se les ha dado desde siempre la libertad de hacer lo que quieran dentro de unos limites específicos, es decir, se le ha dado libertades de guetos, de quilombos y de reservas, también ha habido una cruzada contra la literatura que cae mas allá de los limites del gueto ideológico del mercado, del consumismo y de la diversión, todos ejercicios de consolación, de domesticación y de obediencia social, no pocas veces en nombre de la rebeldía y la liberación. Porque si hay un recurso efectivo para la mansedumbre y la neutralización del oprimido es hacerle creer que es un rebelde. Un rebelde de gueto. Y de ahí la literatura de la complacencia.

Toda ficción, por fantástica que sea o pretenda ser, forma parte del mundo real, desde el momento en que, en lo más profundo, habla más de la realidad general del presente y la historia que de la fantasía particular de su autor. ¿De qué hablan inocentes fantasías llamadas Tarzán de los monos o King Kong sino de los valores racistas e imperialistas del mundo anglosajón de principios del siglo XX? Estas ficciones reproducen y confirman una realidad negándola con la máscara de la supuesta libertad creadora de su autor y, sobre todo, de la inocencia de la diversión. Por ello son etiquetadas como "historias fantásticas". Otras ficciones, por el contrario, tienen la voluntad de mirar esa realidad a través de la no menos realista perspectiva de la ficción. ¿Qué son La metamorfosis de Kafka o Modern Times de Chaplin —una a través de la angustia y la otra a través del humor— sino dos agudísimas miradas sobre sus propios tiempos?

También así el periodismo de las grandes casas más tiene de ficción que narra la voz del poder internacional que de objetividad de una realidad concreta e independiente de ese poder. Y así como también hay un espacio —siempre minoritario, a veces microscópico— para el periodismo de denuncia y la crítica radical, también ha de haber un lugar para una literatura que no se conforme con la complacencia y la diversión.

Pero nuestra cultura del consumismo ha hecho de "la plena satisfacción del consumidor por un buen producto" un valor moral, ya sea cuando se trata de elegir presidentes, literatura, guerras lejanas, dietas, informativos, religiones o destapadores de botellas. Por si fuera poco, parte del consumo incluye la idea de la plena libertad del consumidor. Cuando el consumidor no queda complacido, tiene el derecho de cambiar de canal o de devolver el producto —excepto si son presidentes— y exigir el retorno del dinero.

Una vez alguien escribió un artículo exaltando la superioridad del sistema socialista sobre el capitalista en la producción industrial. Ernesto Che Guevara le contestó que los argumentos carecían de fundamento objetivo, que el propósito del Hombre Nuevo no consistía en competir en esa área de la pura producción de bienes materiales y que, sobre todo, no había que confundir deseo con realidad. Podemos observar que esta idea —hay un mundo real y otro ficticio— es cierta para los débiles. Cuando los débiles confunden deseo con realidad son derrotados. Cuando los fuertes confunden deseo con realidad la realidad es derrotada. De igual forma, la idea de que la historia es una narración basada en hechos y la ficción carece de ese fundamento, se comete una doble imprecisión. Primero, porque gran parte de la historia se basa en ficciones que proceden del poder; tanto la realidad como las percepciones sobre la realidad en gran medida son sus propias creaciones. Segundo, porque toda ficción basa su fenómeno en una realidad concreta, sea una realidad económica o una realidad virtual creada por el poder que deriva de esa economía o —en una visión no marxista, si se quiere—, una realidad creada por una tradición espiritual establecida en un momento critico de la historia, como puede serlo un libro sagrado, una constitución mítica como la de Estados Unidos o una variada plétora de mitos fundadores.

La literatura no escapa a nada de eso. Es ficción que forma parte de una realidad y, quiera o no, la expresa y la modifica. ¿Qué es El Quijote sino una parodia de una tradición literaria moribunda —la literatura de caballería— que expresa mejor que cualquier libro de historia la realidad de su época? Y como los seres humanos cambiamos, pensamos diferente, vemos el mundo de diversas formas y aun así somos los mismos seres humanos, más allá de las culturas y de los periodos de la historia, resulta casi inevitable que una obra como El Quijote, que haya ido tan lejos en la expresión de la razón y la locura humana, hable también de hombres y mujeres que no vivieron en su tiempo. Sí, El Quijote, a diferencia de otras novelas que han resistido la erosión de la historia, fue un éxito de ventas. Pero a diferencia de muchos otros éxitos de ventas de la época solo El Quijote es El Quijote. Porque hay algo más que pura diversión. Algo más. Ese algo más no puede ser formulado en las oficinas de marketing; ni siquiera es agotado por los mejores críticos. Y la historia paga ese algo más rescatando de vez en cuando una obra, más tarde o más temprano, del olvido.

De acuerdo, tampoco tenemos derecho nosotros a levantar a un obrero deslomado de un sillón confortable para decirle que esa película de acción, esa revista de Caras, esa novela con su happy ending, son instrumentos ideológicos, analgésicos que lo ayudan a olvidar su propia realidad, en lugar de exigirle recordar quién es y dónde está. No, dejen a ese pobre hombre, a esa pobre mujer que descanse. Pero no que descase en paz.

Un derecho similar tienen aquellos que reaccionan contra el prostíbulo que estratégicamente se llama "válvula de escape". ¿Por qué los escritores deberían ser meros consoladores, renunciando al más noble compromiso de incomodar con interrogantes radicales? ¿Es divertida la televisión que consume el pueblo? Aparentemente sí, de otra forma programas tan vacíos sobre la farándula no tendrían tanta audiencia. Esta excitación es el mayor anestésico colectivo. Como un músculo que se lo golpea varias veces para insensibilizarlo antes de vacunar la carne. ¿Qué ese gusto no es un producto biológico sino un gusto creado por la industria de la diversión? Sí. ¿Que ese producto inocente es lo menos inocente que existe en el mundo, como una dulce droga cuyos efectos son ocultos por la misma droga? También.

Al menos que por algún camino y en algún momento se haya perdido la inocencia. Entonces ya no basta el bombardeo de símbolos a los que diariamente es expuesta una población entera para volver a la época de la inocencia. Y es en esta ruptura, en esa perdida de la inocencia que la crítica radical tiene un rol decisivo.

Jorge Majfud, PhD
http://majfud.info
http://escritos.us

Lincoln University
School of Humanities
Department of Foreign Languages and Literatures
123 Ware Center
Office 127, Tel 484-365-7611

1570 Baltimore Pike
PO Box 179, MSC 101
Pennsylvania, 19352

*Leo Lobos

(Santiago de Chile, 1966)

Poeta, ensayista, traductor y artista visual. Laureado UNESCO-Aschberg de Literatura 2002. Realiza una residencia creativa en CAMAC, Centre d´Art Marnay Art Center en Marnay-sur-Seine, Francia los años 2002-2003 con apoyo Fondo Internacional para la Cultura y la Fundación francesa Frank Ténot. Ha realizado exposiciones de sus dibujos, pinturas y una residencia creativa los años 2003 hasta comienzos del 2006 en el centro de cultura Jardim das Artes en Cerquilho, SP, Brasil.

Ha publicado entre otros: Cartas de más abajo (1992), +Poesía (1995), Perdidos en La Habana y otros poemas (1996), Ángeles eléctricos (1997), Camino a Copa de Oro (1998), Turbosílabas. Poesía Reunida 1986-2003 (2003), Un sin nombre (2005), Nieve (2006), Vía Regia (2007), No permitas que el paisaje este triste (2007). Sus fotografías, ensayos, dibujos y poemas han sido publicados en revistas y antologías en Chile, Argentina, Perú, Brasil, Cuba, Estados Unidos, México, España, Portugal, Francia y Alemania.

Como traductor desde el portugués ha realizado versiones en castellano de autores como Roberto Piva, Hilda Hilst, Claudio Willer, Tanussi Cardoso, Helena Ortiz, José Castelo entre otros. Sus dibujos, poemas visuales y pinturas forman parte de colecciones privadas y publicas en Chile, México, Estados Unidos, Brasil, España y Francia. El 2003 recibe la beca artística del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes del Ministerio de Educación de Chile y el 2008 la beca de creación para escritores profesionales del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. Su obra ha sido traducida parcialmente al portugués, inglés, francés y holandés.

www.leolobos.blogspot.com

E.mail: tallerleolobos@yahoo.com

Leo Lobos

www.youtube.com/watch?v=zEMhR95vnZg


www.letras.s5.com/archivoleolobos.htm

www.leolobos.blogspot.com

Poemas de Francisco Rodríguez*




Ilustración de Leo Lobos (Chile)**


EL ACTO POÉTICO

No es un acto poético poner alas,
el acto poético es dar la luz
cuando han cortado por impago.
Un acto poético no es estar en la playa
junto a tus caderas, delante de una margarita,
el acto poético es sobrevivir a dos puñaladas
y un tiro.
El acto poético no es ser el héroe que
entra por la ventana al rescate del niño
ardiendo la cuna, el acto poético
es, haber arrebatado las cerillas para fumar
acostado en la acera.
El acto poético no es recriminarme el poema,
el acto poético en sí, es sobrevivir, simplemente
eso, amigo, sobrevivir…

DEJARLO ASI

Atreverse a beber de unos labios
calientes, y reír, hasta caer
desfigurados, como dos moscas
girando en el anzuelo.

No verse en el cepo oscuro
cuando cae la noche en duelo
tras cerrar los ojos, y saltar
libre, sobre el vacío.

Nos sacamos hasta el calcio
tan cansino, tan óseo,
como caramelo derretido
que cae de las cuencas de mis ojos.

Es arrítmico, como mis pasos
en la grava, la respiración, el deseo
ansioso del descanso en una esquina,
desnudo sobre la sal, desprendida
por los poros.
Se que ella ha vuelto,

al bolsillo izquierdo….

ENANO PENSANTE DE JARDIN

Aquel hombre que
constantemente
miraba sus bolsillos
vacíos, y que aún
caminando,
finge ser feliz.

Consume el tiempo en
una reflexión idiota,
¿Por qué?
y en quien introdujo
tan tortuosa palabra
en el cerebro

Para después marchase
sin dar una respuesta,
¿Por qué? ¿Por qué?
mientras mira asombrado
hacia arriba y encuentra
el papel, tu cara,
leyendo esto,
sin una explicación.


CORONA RUSA

(no se como se llamaba, se suicidó a media tarde desde una 5 planta)

Tirada, junto a un colchón
una muñeca podrida
y en el asfalto, ni una gota
de sangre fría, Rusia

Junto a ese frio, una manta
azul.

No se los motivos, y aun quien
lo quiera saber, que no te besen
los labios, ahora no.

Ahora no, reina de la amargura pública,
quizás ahora seas realmente libre.

Y nadie tiene derecho a tenerte en el asfalto
como escaparate público.

Déjame que te cuente
que en el mismo lugar en que marchitándose
tu oculto cuerpo descansa, vomitó un borracho
por la mañana.


*Poeta de Gran canaria

**Leo Lobos
(Santiago de Chile, 1966)
Poeta, ensayista, traductor y artista visual. Laureado UNESCO-Aschberg de Literatura 2002. Realiza una residencia creativa en CAMAC, Centre d´Art Marnay Art Center en Marnay-sur-Seine, Francia los años 2002-2003 con apoyo Fondo Internacional para la Cultura y la Fundación francesa Frank Ténot. Ha realizado exposiciones de sus dibujos, pinturas y una residencia creativa los años 2003 hasta comienzos del 2006 en el centro de cultura Jardim das Artes en Cerquilho, SP, Brasil.
Ha publicado entre otros: Cartas de más abajo (1992), +Poesía (1995), Perdidos en La Habana y otros poemas (1996), Ángeles eléctricos (1997), Camino a Copa de Oro (1998), Turbosílabas. Poesía Reunida 1986-2003 (2003), Un sin nombre (2005), Nieve (2006), Vía Regia (2007), No permitas que el paisaje este triste (2007). Sus fotografías, ensayos, dibujos y poemas han sido publicados en revistas y antologías en Chile, Argentina, Perú, Brasil, Cuba, Estados Unidos, México, España, Portugal, Francia y Alemania.
Como traductor desde el portugués ha realizado versiones en castellano de autores como Roberto Piva, Hilda Hilst, Claudio Willer, Tanussi Cardoso, Helena Ortiz, José Castelo entre otros. Sus dibujos, poemas visuales y pinturas forman parte de colecciones privadas y publicas en Chile, México, Estados Unidos, Brasil, España y Francia. El 2003 recibe la beca artística del Fondo Nacional de la Cultura y las Artes del Ministerio de Educación de Chile y el 2008 la beca de creación para escritores profesionales del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de Chile. Su obra ha sido traducida parcialmente al portugués, inglés, francés y holandés.