Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

jueves, 22 de abril de 2010

Sobre “Formas e intenciones del lenguaje” de Alejo Urdaneta





Por Francisco Javier Pérez

Forma cargada de intenciones, el lenguaje resulta un complejo y sistemático haz de posibilidades de decir, de pensar y de fundar la realidad. Materia verbal en permanente elaboración, el lenguaje busca hacerse siempre nuevo a partir de viejos recursos. Entidad de pensamiento, el lenguaje ilumina cada intento por aproximarse al conocimiento. Acto creador, el lenguaje concreta la insospechada utopía de edificar el mundo como quiere.

Portando estos estandartes, el libro que prologamos, Forma e intenciones del lenguaje, escrito por Alejo Urdaneta Fuenmayor, declara un viaje personal por el arduo cosmorama de la filosofía del lenguaje, más un intento siempre bienvenido que un conjunto de dogmas teóricos nunca del todo asimilado.

El ensayo dual se hace rama arbórea de ricas floraciones. La polaridad de la ensayística propone que la obra se distienda en dos grandes cauces –el lenguaje y el arte verbal– que tendrán que cruzarse antes de morir en la vastedad del propio océano de los lenguajes, tanto un asunto que intenta comprender, como una imagen que llega a alcanzar. Dos piezas atraviesan la estructura de este libro. Se trata de los ensayos “Forma e intención del lenguaje”, que por su cuenta nomina y domina la obra toda, y “Thomas Mann: Los recuerdos primordiales”, que le ofrece corona duradera a la reflexión en que insiste el conjunto. Qué serían, si no se entendieran así, las prometedoras palabras con las que el libro finaliza, y que recapitulan “la saga bíblica”, “la decadencia de las costumbres” y, contundentemente, “la epifanía de otra humanidad”, marcadores tanto de la novelística del narrador de Lübeck como de la significación del lenguaje mismo, que les ha permitido vida y refugio.

La corporeidad de este único desarrollo mostrado en su duplicidad tiene al perdurable Mann, el escritor filósofo, como amarre y liberación de un hallazgo de ideas que se anuncian como si se tratara de la equis que señala el tesoro en un mapa imaginado cuyo orden no es otro que complacer la idealidad. En otras y sencillas palabras, la figura de este escritor de muertes venecianas debe ser entendida en este libro por su capacidad de asumirse faro iluminador dentro del conjunto enorme de conocimientos, citas, referencias, autores y textos que el ensayo se satisface y solaza en presentar con profusión.

La escritura de pensamiento ensaya aquí un proceder en donde “estilo” y “cita” se identifican. No es posible razonar sin invocar lo ya razonado. No es posible decir sin asumir lo ya dicho. No es posible comprender el lenguaje sin guiarse por lo que el lenguaje permite de comprensión. El ensayo, de esta suerte, va creciendo conducido por una múltiple comunidad de pensamiento que el autor no hace sino recoger, invocar y relacionar. Recoger, invocar y relacionar –entonces–, serán las doradas acciones de un método que el género hizo suyas desde el remoto gabinete del señor de Montaigne, cuyas paredes estaban forradas con las amigables citas de autores clásicos que lo acompañaron sus días y sus noches, hasta el vértigo perfecto que Walter Benjamin le ofrece al arte invocatorio en la ejecución de su transitorio libro sobre los pasajes de París.

Verá el lector de este libro cómo el autor funge de ordenador de un corpus citatorio que deberá ser visto como base de la reflexión y, también, como su mejor logro. Al unísono, un punto de llegada y otro de partida con un único cometido: prestigiar los valores que el lenguaje posee en sus dimensiones representativas, sociales, artísticas y de pensamiento. A mi juicio, he aquí el don y el regalo que nos hace la ensayística de Alejo Urdaneta Fuenmayor en este actual ofrecimiento bibliográfico.

El nuevo retoño está recordando la gestión previa y ésta ha sido realizada con la publicación de sus cinco libros anteriores; tres de ellos dedicados al cuento: Ezequiel y Otras Visiones (Asociación de Escritores de Venezuela, 1979), Juegos, Sombras y Transparencias (Vinicio Romero Editor, 1982), La Falsa Ciudadela del Recuerdo (Editorial Actum, 1993) y Frutos del Mismo Tiempo (Distribuidora GILAVIL C.A., 1998); y el más reciente al ensayo: El arte: Una apreciación personal (Editorial Actum, 2006).

Abogado y escritor por partes iguales, nuestro autor ha dedicado muchos empeños prácticos y de reflexión a la espinosa problemática de los derechos de autor, un tópico que agobia en los tiempos modernos a los escritores en función del reconocimiento pecuniario de la tarea que ejercen, tan difusa a estos fines. En otro sentido, un elemento de exploración teórica que desde la literatura se ha querido entender como protección a la originalidad de los materiales y como resguardo de la creación textual (cuyas violaciones, en casos especiales, ha podido justificarse trasvase textual de unas obras en otras). En estas y similares materias jurídicas, el doctor Alejo Urdaneta Fuenmayor es autor, al día, de los libros: Estudios sobre el Derecho de Autor (Ediciones GILUZ, 1998) y La valoración jurídica como elemento fundamental de la creación del Derecho (Universidad Católica Andrés Bello, 2004).

Presentada la problemática del libro que prologamos y señalada la tarea de escritura de su autor, quedaría ofrecer una valoración de esta obra, pues de su contenido ya el libro mismo se encargará de desarrollarlo suficientemente y bien.

La primera nota quisiera destacar el escaso asidero que tiene la reflexión filosófica y teórica en nuestros estudios sobre el lenguaje y la literatura. Al tanto de las dificultades y limitaciones que impone recorrer el lenguaje con óptica reflexiva, resulta mérito aquí el sólo arrojo con que Forma e intenciones del lenguaje acomete la empresa. Pero si a la valentía que señalamos sumamos el manejo cauto y ponderado de la materia, éste resultará el segundo rasgo de acierto que debe destacarse.

Pero, si no fueran suficientes los logros anteriores, este libro ofrece un tercer mérito valorativo: la estructuración de la problemática de los lenguajes. Probando un abordaje infrecuente en los estudios lingüísticos, más ganados a la técnica descriptiva que a la interpretación poética de los resultados, Forma e intenciones del lenguaje va explorando y cumpliendo con mucha solidez y encanto los senderos y los objetivos que se impone: 1) La diversidad humana y el lenguaje; 2) las limitaciones del lenguaje; 3) el lenguaje en el habla cotidiana y las formas expresivas de la poesía, la ciencia y la filosofía y 4) el lenguaje frente a la amenaza de disolución.
En la conclusión del ensayo largo queda grabada, finalmente, el áureo carácter de la obra (no siendo el ensayo corto más que una insistencia virtuosa de la misma conclusión): la gloria del lenguaje literario y la gloria de la literatura como lenguaje. Aunque queda dicho de muchas maneras en el crecimiento de este libro, el autor hace alarde justiciero y encantador al pensamiento literario al citar unos versos del gran Víctor Hugo, escritos durante un exilio de vejez impuesto por el tercero y más pequeño de los Napoleones a este grande poeta que tantas veces ha convivido con la gloria; versos que recogen terrorífico axioma de alta sabiduría: “Mundo, todo el mal procede de la forma de los dioses”.
Hoy podemos decir, por la gracia divina del poeta y por los muchos aciertos del ensayista glorificador, que los dioses buenos inventaron el lenguaje para crear un mundo mejor; aquél en donde reine el arte de amar, en donde la palabra benéfica actúe y en donde esplendorosamente brille la luz de la vida.

sábado, 17 de abril de 2010

Ernesto Kahan en Caracas







El poeta argentino-israelí Ernesto Kahan, ampliamente conocido por sus labores como médico, poeta y activista por la paz visitó Caracas. Dictó una conferencia-recital titulada “Paz, arma contra la violencia”, bajo el patrocinio de la “Casa del Poeta Peruano-Seccional Caracas” que preside la poeta venezolana Delia Rengifo. Asistirá igualmente a una reunión internacional de poetas. Visitó la Isla de Margarita bajo el patrocinio de la universidad local donde dictó charlas y se reunió con los escritores del lugar durante dos días.

En el acto de Caracas que reseñamos intervino nuestro co-director Teódulo López Meléndez. El visitante fue presentado por Delia Rengifo. Hacemos un recuento fotográfico.


Foto 1: Ernesto Kahan durante su intervención

Foto2: Teódulo López Meléndez duranre su intervención

Foto 3: Ernesto Jahan con nuestros co-directores Eva Feld y Teódulo López Meléndez

Foto 4: Delia Rengifo con el doctor Kahan y parte del público asistente






Fotos: Vladimir Sersa-Caracas
vladibzvab@yahoo.es

Lejos de la costa





Osvaldo Ballina


Lejos de la costa© Ediciones Al Margen

Calle 16 nº 553

C.P. 1900 - La Plata, Buenos Aires, Argentina

E-mail: info@edicionesalmargen.com

Página web: www.edicionesalmargen.com


A Pampi, siempre.

And to becoming “I am, live”

W. H. Auden


9

Baila, en la hora seca, a espaldas del abismo

baila, en la hora seca, a espaldas del abismo,

ante la luz embrutecida, solo,

y salva la razón

el agua esparce ojos y manos, sube,

habla despierta a cielo suelto

el agua que trae más agua

arrastra lo una vez humano

13

Donde duerme el nómade

donde duerme el nómade

los olores dan nombre a las cosas

el castigo carga

las jorobas del odio

el deseo no resigna ningún cuerpo

es todo pavor lo invisible

nada se parece a otros mundos


17

El infinito plagia al sueño

el infinito plagia al sueño

de la inhóspita eternidad

en trasiego el ocio perdulario

de lo exterior

prolijo alcanzas la lícita llama

y hablas vegetal


19

Enhebra cuentas en el amuleto

enhebra cuentas en el amuleto

verbal

el aire y su temblor

entre las hojas de olivo

ritual de una conciencia posible

alma vuelta hacia afuera

vacío que desanda


21

Entrecierra los ojos una luz nunca evadida

entrecierra los ojos una luz nunca evadida

concilian,

regresadas de la agonía, nuevas nutrientes

jadea

el precario estupor humano

en el dominio de lo respirante

¿penetrará la raíz?


25

Llámalo como quieras

llámalo como quieras

arte abortado, exorcismo, sacrificio doméstico

lengua de efigies

obediente y sumiso, fuera de tu sombra,

en la colmena olvidada

fijas el ojo

mama la noche, sujeta a la matriz,

y bebes el inocuo veneno

del fuego que une


27

Suda la tierra en el aire amarillo

suda la tierra en el aire amarillo

desvanece la ciudad apenas nombrada

comulga en su migración

el sueño de los amantes

abre el cepo y huyen

las ruinas de la sordidez


29

reino intacto

el día no caerá

guarda abstinencia la tribu


31

Anónima, como si quisiera,

anónima, como si quisiera,

la cara que despide en la oscuridad

restituye lo expulsado

acuesta en tu más acá

el espasmo luminoso

y lo que va por afuera

es ropa vieja, agua servida

corrosión de un deseo ajeno que no está


33

Vientre del espacio solsticio

vientre del espacio solsticio

limpia el viento

anverso de claridad esperma

reverso de aire negro

limpia

sin artimañas de lo efímero

la memoria, la agonía y el destino

esparcido

sin ritual prescrito

el fuera de sí en su calma lasciva


35

Ayuna, en el respiro del verdor,

ayuna, en el respiro del verdor,

honda, en humanos retazos,

la mañana

aferrado a las crines de tu oráculo

¿llegas muy tarde o muy temprano?

¿a qué obedece la intrusa palabra?

en la nueva estación

¿es lo sagrado el bárbaro?


37

Una esperanza, atisbada entre ramas

una esperanza , atisbada entre ramas,

no da con el mundo

alguien cerró todas las ventanas

a las sombras

se incendian las abejas

en la epifanía de la siesta

y a oscuras vive la palabra


49

donde el ojo sucumbe

espera

la palabra no tocada


51

El mundo dejó el día y habló desde afuera

el mundo dejó el día y habló desde afuera

estrías adentro

la divina orfandad

dédalo de lengualuz


53

Espía lagartija el tiempo

espía lagartija el tiempo

la boca expulsa un eco

y arde mañana en otra boca

vestigios del que es

en arco de glicinas a cielo abierto


55

Exhala olor del bien y del mal

exhala olor del bien y del mal

el sexo abierto de la tierra al verano

el desnudo de fe

respira

es lúcido el delirio

y su cuerpo da voz

a la buena nueva


67

Ni último ni primer descenso

ni último ni primer descenso

cuanto menos, sí, dosis contra el ajeno todo,

la ruptura consumada

al unísono con algo terrenal que resistió

y desde lo hondo, solo,

inseminó al mundo


69

¿es tuya la mano

que escribe libre de sí

y purifica el propio olvido

bajo cielo padre y madre tierra?


71

Un desatino furtivo rodea la noche

un desatino furtivo rodea la noche

y lava la mugre

por sueño que iguala en inocencia

sin boca, sin ojos, sin oídos

las cosas caen en su fondo

con desprecio

ante tanta desnudez el prodigioso horror

sin hoy ni mañana

de no querer más luz


73

Cuál de él, entre ellos, eres

cuál de él, entre ellos, eres

¿el punto de vuelo o de fuga?

¿el que roba de otra realidad?

¿el que arrebata su sol ?

cuál de él, entre ellos, eres

a la hora de infierno o paraíso

en la desposeída tierra

de todos


75

Habló el pabilo en la oscuridad

habló el pabilo en la oscuridad

la memoria se despegó del tiempo

de un solo golpe

todo fue desnudo

para uso y consumo

de un delirio difícil


77

De tierra en tierra, sobre piedras invisibles

de tierra en tierra, sobre piedras invisibles,

atado de manos pero no de pies

no afiló guadaña, no sacrificó gallo

ni guardó sueño en redoma

por habla

sacada de placenta y libre de época

desenjauló la salud del revulsivo


79

Bulle la savia en el sano vacío

bulle la savia en el sano vacío

es el descalzo umbral

nada cautivo roe la retina

del quiromante

agua lasciva embriaga y sube hojas al árbol

eterna madre amarilla limón

Osvaldo Ballina (La Plata, l942) posee una vasta obra poética que abarca una veintena de títulos que se inicia en 197l con “El día mayor”. Entre otros libros, publicó “Aun tengo la vida”(l975); “En tierra de uno” (1977); “Caminante en Italia” (1979); “Diario veneciano” (1982); “La poesía no es necesaria” (l986); “Verano del incurable”(l996); “Confines” (1998); “El viaje” (2000); “El caos luminoso” (2002): “Al dios que sea” -Poemas 1971-2003- (2004) ; “Oráculo para dones fatuos”; “El pajar en la aguja” (2007”y “Prodigios residuales” (2009).


Obtuvo diversos premios, entre ellos, la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores, Comité Central, en l976 y el Premio Consagración de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires en l966 y de otras entidades culturales. Como traductor, ha dado a conocer en suplementos literarios del país, poemas y textos de autores contemporáneos como Hemingway, Proust, Greene, Montale ,entre otros. Realizó frecuentes viajes de estudio a Europa. Su obra ha sido traducida parcialmente al italiano y al catalán. Se desempeñó como Jurado de la Subsecretaria de Cultura de la Provincia de Buenos Aires y de instituciones privadas, Sus poemas figuran en antologías argentinas, latinoamericanas y europeas.