Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

viernes, 26 de junio de 2009

En el Cuervo TV





Michel Foucault: Filosofía y psicología
Igor Stravinky conducts “The Firebird”
Teódulo López Meléndez en dos videos
Homenaje a Onetti
Stravinsky: Rite of spring= V. Giorgev
En http://worldtv.com/cuervo_tv

Poemas breves de Mairym Cruz-Bernal







Beber la gota que cae de las hojas
Envenenarme con las uvas de la noche
Llévame

***

Te prometo gritar
hasta que irrumpa la paz
Estruendoso resplandor de rayo
Una mujer que grita es una mujer viva

***

Llévame
Dejaré que caiga mi pelo sobre mis ojos
Para que no tengas miedo de mí

Un relato inédito para redescubrir a Onetti




por Antonio Fraguas


"En cuanto lo hicieron pasar, Carner comprendió que aquel viernes iba a ser distinto". Así arranca El último viernes, relato inédito del escritor uruguayo Juan Carlos Onetti (Montevideo, 1909 - Madrid, 1994) que este mes publica la revista literaria Turia para conmemorar el centenario del nacimiento del autor. El texto, hallado por la hija de Onetti, cuenta la historia de un periodista (Carner) y sus rutinarias entrevistas con un policía (Miller). Fue escrito en los años cincuenta, a lápiz, en un cuaderno de tapa dura y sin renglones, cuando el autor vivía en el barrio bonaerense de San Telmo. "Este relato, ajustado a las claves de desarraigo y pesimismo que caracterizan la literatura de Onetti, no va a ser publicado en sus obras completas", señala a ELPAÍS.com por vía telefónica el director de Turia, Raúl Carlos Maícas.


El original del manuscrito fue donado el pasado mes de marzo por Isabel María Onetti a la Biblioteca Nacional de Uruguay. En aquella ceremonia de entrega, la hija del escritor contó que el cuaderno con el manuscrito quedó olvidado en el apartamento en el que el escritor, su esposa e Isabel María vivían en San Telmo. "En el cuaderno había también unos palotes, porque yo hice mis primeros ejercicios de escritura en sus páginas, y luego lo utilicé como diario íntimo" señaló Isabel a Montevideo.com . "Luego dejé de emplearlo como diario y lo abandoné. Pero antes extraje las hojas (escritas por mi padre) para conservarlas" agregó la hija del escritor.

Según relata en un comunicado el escritor hispanouruguayo Fernando Aínsa, que ha coordinado el número monográfico, El último viernes demuestra que para Onetti la literatura era "mentir bien la verdad". "De ahí que ocultara en sus relatos los aspectos más evidentes de una acción o un argumento para darle un aura de ambigüedad y hacer relativa toda posible certeza".

Autor de obras como El pozo, Los adioses, La vida breve o El astillero, Onetti se convirtió en una figura de culto en la literatura hispanoamericana. Si bien no alcanzó la reputación universal de compatriotas como Mario Benedetti, recientemente fallecido, es el único uruguayo acreedor del Premio Cervantes. Buena parte de los miembros del club de los onettianos, en expresión de Maícas, se da cita en este número de Turia, cuya aparición se enmarca dentro de un ciclo de actos se celebran a ambos lados del Atlántico y que culminan el primero de julio, día en que nació Onetti.

En Madrid, la Casa de América acoge mañana una conferencia del escritor peruano Mario Vargas Llosa sobre la figura del autor uruguayo. Vargas Llosa publicó el año pasado un ensayo, El viaje a la ficción. El mundo de Juan Carlos Onetti (Alfaguara) en el que analiza en profundidad la vida, la obra y las motivaciones que subyacen al imaginario onettiano. En la Casa de América, además, se proyectará “El infierno tan temido”, basado en un relato de Onetti, incluido en la representación teatral La verdad de las mentiras, con Mario Vargas Llosa y la actriz Aitana Sánchez Gijón.

Comienzo de El último viernes, de Onetti

"En cuanto lo hicieron pasar, Carner comprendió que aquel viernes iba a ser distinto. Creyó recordar tímidas premoniciones, trató de protegerse despidiéndose de la larga sala de espera que acababa de dejar, de la noche o el día eternos que imponían los tubos fluorescentes, de la humanidad pobre y silenciosa que se rozaba los hombros en los bancos sin respaldo, conservando rígidos los cuerpos durante horas, temiendo que su abandono significara la renuncia a su esperanza"

lunes, 22 de junio de 2009

8º CERTAMEN INTERNACIONAL DE CUENTO Y POESÍA JUNINPAIS2009





Se invita a participar a los poetas y escritores de 16 años en adelante, de habla hispana, sin distinción de lugar de residencia, con obras éditas o inéditas y temas libres para cualquiera de los géneros, escritas exclusivamente en idioma castellano. Los trabajos deberán estar escritos a máquina, por computadora en fuente Times New Roman 12 o similar, o manuscritos en letra tipo imprenta perfectamente legible, a 1,5 espacio para cuento y libre para poesía, en hojas tamaño carta o A4 (no oficio), de un solo lado de la hoja.

GENERO:
Podrán participar en cada uno de los géneros en forma individual o en ambos abonando doble inscripción, utilizando el mismo sobre para enviarlos.

Cuento: podrán presentarse hasta 3 (tres) cuentos con un máximo de 4 (cuatro) carillas cada uno por inscripción.

Poesía: podrán presentarse hasta 6 (seis) poemas con un máximo de 35 (treinta y cinco) versos cada uno por inscripción.

PRESENTACIÓN:
En ambos casos, se presentará el original y dos copias de cada obra, firmadas con seudónimo (en forma legible para facilitar su identificación) dentro de un sobre tamaño oficio. En su interior se colocará un sobre común, CERRADO, que contendrá un papel con los datos personales del autor (plica), a saber: nombre y apellido, tipo y número de documento o credencial de identificación personal, domicilio, localidad, código postal, provincia, país, teléfono (propio o para mensajes), e-mail propio (requisito indispensable para los participantes de otros países. Sólo para los participantes de otros países: pueden enviar sus trabajos por correo electrónico mediante archivo en un único documento de Word que contenga los poemas o cuentos a participar y otro documento con los datos personales (plica) de acuerdo a lo solicitado en el punto anterior. El pago de la inscripción deben efectuarlo de acuerdo a lo estipulado en el punto siguiente en lo referente a "otros países", enviando el Nº de código para cobrar la inscripción en el mismo e-mail que se envían los trabajos.

INSCRIPCIÓN:
Por todo concepto de inscripción se abonará la suma de $ 20,00 para los participantes de la Argentina y u$s (dólares) 10,00 para los de otros países (lo que incluye la presentación de hasta 3 cuentos o hasta 6 poemas, según el rubro elegido). Pueden adjuntarse más trabajos agregando$ 7,00 para los participantes de la Argentina y u$s (dólares) 3,00 para los de otros países por cada cuento o por cada dos poemas que se adicionen a las cantidades antes mencionadas. El arancel de la inscripción deberá ser enviado en un sobre aparte del de los datos personales (pero siempre dentro del sobre grande que contiene el material), mediante un giro postal a nombre de Ediciones de las Tres Lagunas para los participantes de la Argentina y mediante un envío de Western Union a nombre de Rodolfo Pedoggi para los de otros países, colocando el Nº de código para poder cobrarlo en la parte exterior del sobre con los datos personales. El total de estos aranceles será aplicado exclusivamente a gastos de premios, pasajes, alojamientos, gastos de jurados, comunicaciones, folletería, recepciones, difusión y administrativos.


RECEPCIÓN:
Las obras se recibirán entre el 6 de abril y el 31 de julio de 2009 hasta las 20 hs., personalmente o por correo en la sede del OCTAVO CERTAMEN INTERNACIONAL DE CUENTO Y POESÍA JUNINPAIS2009, España 68, C.P. 6000, Junín, provincia de Buenos Aires, República Argentina, de 8 a 20 hs., y en la parte delantera del sobre deberá detallarse claramente: PARA CERTAMEN JUNINPAIS2009– GENERO CUENTO o POESÍA, según corresponda.

PREMIOS:
Una vez seleccionados los ganadores, se abrirán solamente los sobres cuyos números y seudónimos se corresponden con los trabajos premiados y se labrará la respectiva acta. Se establecen los siguientes premios por género: Primer premio: a) La suma de $ 1.000.-; b) Edición de 130 ejemplares de hasta 70 paginas con obras del ganador (100 para el autor y 30 a distribuir en instituciones afines); c) Plaqueta de honor; d) Certificación del premio. Segundo premio: a) La suma de $ 500.- b) Plaqueta de honor; c) 20 libros de la Antología y d) Certificación del premio.
Tercer premio: a) La suma de $ 200.-; b) Plaqueta de honor; c) 10 libros de la Antología y d) Certificación del premio.
Menciones: Ochenta DIPLOMAS DE HONOR a las mejores obras seleccionadas por el Jurado, con opción a integrar la ANTOLOGÍA INTERNACIONAL JUNINPAIS2009.


RESULTADOS:
Para conocer a los ganadores de JUNINPAIS2009, los resultados finales serán publicados en la página www.delastreslagunas.com.ar a partir del 10 de octubre de 2009.

INFORMES:
Para mayor información dirigirse personalmente o vía postal a CERTAMEN JUNINPAIS2009, España 68, CP 6000, Junín, provincia de Buenos Aires, República Argentina; al teléfax 054-02362-631017 (de lunes a viernes de 17 horas en adelante); vía correo electrónico a juninpais@delastreslagunas.com.ar o visitando nuestro sitio: www.delastreslagunas.com.ar

martes, 16 de junio de 2009

Homenaje a Juan Carlos Onetti en sus primeros cien años



http://worldtv.com/cuervo_tv/

MANIFIESTO PARA UNA NUEVA LITERATURA INDEPENDIENTE





por Pablo Paniagua


Estoy convencido de que la literatura vive en un estado de permanente emergencia. La industria editorial, casi en su conjunto, dejó de apoyar a los autores noveles que enfrentan su trabajo con honestidad, para promover un tipo de producto pseudoliterario que rebaja la percepción general de lo que antes se entendía como literatura. Ahora, por ejemplo, David Trías, editor de Plaza & Janés (del grupo Random House Mondadori), proclama con descaro la conveniencia de la novela como producto consumible, mientras que el “mundillo literario” aplaude la concesión del Premio Cervantes a un escritor, como Juan Marsé, que plaga sus novelas con adverbios terminados en “mente” y cuya obra supone el estancamiento de un género que sigue los cánones del siglo XIX. Y es que la banalidad y la simulación de la Civilización Supermoderna lo empapa todo, hasta el punto de equiparar el éxito de ventas con la calidad. Hoy las historias de contenidos superficiales, bajo una deficiente forma y sin fondo, son las que reinan en el panorama literario, mientras asistimos a la derrota de la Gran Literatura.

Da la sensación de que una parte de los involucrados en el proceso editorial (escritores, agentes literarios, editores, críticos y periodistas), están planeando y ejecutando la muerte de la literatura, su asesinato, mientras los lectores, alienados por la simulación, aplauden como si estuvieran viendo tal acto sentados frente a un televisor. Es la “cultura del entretenimiento” la que se superpone a la “cultura del pensamiento”, donde enanos mentales, como Francis Fukuyama, tan festejado por los medios de comunicación de masas, son los grandes pensadores de la Época Supermoderna.

Pero dicha civilización parece que naufraga, en la propia crisis generada por la ausencia de valores espirituales, cuando el Becerro de Oro que todos idolatran se desquebraja como el mismo modelo económico en el que se sustenta. Y aquí la historia bíblica toma la forma de la parábola para repetirse en los tiempos de hoy, con un dios supletorio que nos conduce hacia la distopía. Ésta es nuestra civilización fracasada, la Humanidad ante el callejón sin salida, donde el ídolo monetario refulge con el fuego de la avaricia y la especulación, y donde la literatura, como un apéndice corrupto, rebaja su esencia para ir a la búsqueda exclusiva del logro económico, y así mostrar su rostro más siniestro.

Ante lo arriba expuesto, hago de mi palabra un grito para promover una nueva “literatura independiente” que ha de enfrentar, criticar y señalar, los males de la Época Supermoderna y su banalidad, para así alejarse de la inercia que supone la muerte de la literatura. Como escritores tenemos que recuperar, con esfuerzo y dedicación, los espacios que nos están robando, encontrar nuevas estrategias para la supervivencia y no desistir en mostrar muestro trabajo al mundo. Para ello, hay que crear editoriales independientes (las nuevas tecnologías de impresión propician dicha vía, cuando negocios como “Lulu.com” o “Bubok.com” son salidas demasiado fáciles y, por tanto, bajo el influjo de la mediocridad), autogestionar nuestra obra, formar colectivos y grupos que dejen de mirar hacia el fondo del callejón sin salida, y así hacer que nuestra voz permanezca y sea escuchada; es indispensable suscitar la ruptura, crear el espíritu crítico que nos distinga frente a los narradores de lo banal, y recuperar la palabra: porque el paso del tiempo siempre hace justicia a los que no la traicionaron.

Ahora que el negocio editorial se está transformando, gracias a las nuevas tecnologías de impresión, más la venta y promoción de contenidos literarios a través de Internet, podemos ir de manera resuelta al encuentro de los lectores. Es necesario, en consecuencia, establecer los procesos de divulgación y promoción que nos permitan evadir el anonimato, y presentarnos como una alternativa literaria independiente. Cualquier iniciativa es mejor que quedarse con los brazos cruzados, pues podemos vender nuestro trabajo, además de por Internet, en las calles, plazas, librerías, centros culturales, cafés y bares de nuestra ciudad (así como lo hacía, por ejemplo, Georges Bataille con sus ediciones caseras en la noche parisina). Es posible, les aseguro, vivir de la literatura sin rendirse a la superficialidad, sin tener que abandonar nuestros principios de honestidad literaria ni claudicar ante los equiparan el libro, como producto, a una hamburguesa de McDonalds´s o una lata de Coca-Cola.

Siempre es duro nadar a contracorriente, ser marcado y mirado con recelo por los traidores de la palabra, pero incluso así merece la pena continuar. Es el simple acto de esta rebeldía el que nos diferencia, el motor de la ilusión que pretenden pisotear, cuando el camino embrozado al que nos arrojaron se convierte en el estímulo para avanzar hacia el futuro.

Hoy, sin duda alguna, es la hora de luchar por este gran sueño.

sábado, 13 de junio de 2009

La muerte de las editoras tradicionales



por Michael Levin*


Hace algunas semanas murió la industria editorial. La debacle económica fue el meteorito que golpeó al dinosaurio en la mismísima frente. La única sorpresa fue que las editoriales tradicionales duraran tanto.

Los despidos de los ejecutivos de la industria, los recortes masivos de personal en las más importantes casas editoras, así como la decisión de por lo menos una de las grandes editoriales de no aceptar nuevas propuestas de libros indican, de conjunto, el fin de la influencia de las grandes empresas del ramo. Por supuesto, seguirán operando para alimentar con libros de celebridades a un público obsesionado con ellas, y lo harán a través de puntos no tradicionales de venta de libros, como Wal-Mart y los supermercados locales. Pero el ramo que comenzó con editores que amaban los libros y publicaban lo que ellos querían está desapareciendo, víctima de su incapacidad para encontrar una razón de ser en el mundo de Internet y la impresión según demanda.

Los despidos son la consecuencia inmediata de una economía que se hunde, pero la muerte de la publicación tradicional es, en realidad, un suicidio. El ramo editorial devino demasiado grande y necio para poder sobrevivir, una víctima de su propia arrogancia y sus prácticas comerciales insensatas.

¿Quién escogió esto?

¿Existe acaso otra industria que escoge sus novísimas ofertas a partir del capricho colectivo de un grupo de personas (los responsables de las adquisiciones) que apenas poseen experiencia comercial? ¿Existe alguna otra industria que produzca miles de productos nuevos cada año y sólo brinde apoyo mercadotécnico a un puñado de ellos? Incluso los Tres Grandes del automotor realizan pruebas de mercado antes de que sus autos aparezcan en los salones de exhibición.

Dificultades para publicar

Hace 20 años, los editores hablaban de la regla del 80-20: el 80 por ciento de los dólares para publicidad se destinaban al 20 por ciento de los libros. Hoy, la regla más bien es del 90-10, o incluso del 99-1. Si el doctor Phil publica un libro nuevo en el mismo catálogo de autores noveles, obtendrá todos los dólares de mercadotecnia, mientras que un autor nuevo tendrá que conformarse con las migajas. Como resultado de ello, las ventas del autor novel serán tan escasas que los agentes y editores tomarán la (mala) decisión de que la obra de éste nunca podrá venderse, por lo que el autor jamás conseguirá un contrato.

Cuando entro en una biblioteca o una librería y estudio las nuevas ofertas de las grandes editoriales acabo siempre haciéndome las mismas tres preguntas: ¿Por qué decidieron publicar esta obra? ¿Quiénes, según aquéllas, desean en realidad adquirirla? ¿Qué otras obras rechazaron si fue ésta la que contrataron?

A fin de cuentas, ¿qué nos ofrecen las grandes editoriales? Sobre todo lo mismo, una y otra vez: tratados políticos que se inclinan a la izquierda o la derecha (pero que ofrecen más calor que luz). Libros de dietas y ejercicios que no son más que un refrito de lo dicho por otros libros de dietas y ejercicios: coma menos y muévase más. Libros que reciclan a otros autores dándoles un giro religioso o con un nuevo punto de vista en cuanto a cómo hacer más dinero. O libros que no se cansan de hablar pero no dicen nada nuevo.

En una ocasión el director ejecutivo de una gran cadena editorial admitió que sólo el 2 por ciento de los libros de sus tiendas se vendían; el resto era “papel de tapizar”. En realidad, debido a la mala calidad del material que publican y el escaso esfuerzo que hacen por vender libros, las grandes empresas no actúan como si se preocuparan de su negocio

El SDAL o Síndrome de distracción del agente literario

Están también los agentes literarios, una clase formada por la gente con menos mentalidad comercial y menos organizada de todo el mundo de los negocios. Si trabajaran en cualquier otro ramo serían despedidos debido a sus hábitos de dejar que los proyectos languidezcan, se deslicen entre grietas y queden a mitad del camino. Pero esto no ocurre en el mundo de las publicaciones, donde no existen los plazos de entrega. Nunca he logrado comprender cómo logra sobrevivir la mayoría de los agentes literarios. Son notoriamente irresponsables cuando se trata de estar al tanto de sus obligaciones, de mantener el contacto con sus clientes y manejar las propuestas editoriales que hacen. ¿A qué se dedican entonces los agentes editoriales, de quienes sus clientes suelen quejarse porque no responden sus llamadas telefónicas o sus e-mails?

Quizás si hiciesen un trabajo mejor de revisión y selección de proyectos y propusieran a las editoriales libros interesantes y vendibles, aquéllas tendrían más material para trabajar. O quizás ni siquiera así lo tendrían.

Yo llamo “Síndrome de distracción del agente literario” (SDAL) al modo de trabajar de la mayoría de los agentes literarios. No sé a ciencia cierta qué es lo que los distrae de hacer su trabajo básico, que no es otro que el de leer y criticar las propuestas y buscar contratos de edición. Cómo subsiste la mayoría de ellos sigue siendo un misterio para mí.

Y acabará siendo un misterio para ellos, toda vez que el futuro de la publicación por royalties resulta poco o nada ventajosa para la inmensa mayoría de los libros. Ahora se está avanzando hacia un modelo en el que los autores obtienen una parte al final en vez de un adelanto generoso al principio. Mi última averiguación mostró que el 15 por ciento de 0 equivale a 0. Por consiguiente, a no ser que los agentes se hagan mucho más eficientes, tendrán que buscar trabajo en otros campos, tal como hacen los editores que han perdido sus empleos.

Entonces, ¿cuál es el futuro? Siempre habrá millones disponibles para las Hillary Clinton y otros pesos pesados de la política que buscan contratar la publicación de sus libros. ¿Por qué? Porque si usted es Sumner Redstone y es el propietario de Viacom y desea hacerle una donación a una senadora famosa, usted podrá enmascararla como un adelanto que realiza su división editorial Simon & Schuster. Y siempre habrá espacio para lo que incluso la industria editorial acostumbraba a calificar de “libros que no son libros”, es decir, materiales sobre gatos, dietas nuevas y nuevos medios de llegar a Dios sin necesidad de rezar o de hacer algo por sus contemporáneos.

El futuro ya está aquí… Y tiene que ver con usted mismo

Entonces, ¿cuál es el futuro de la industria editorial? Después de decenas de años, los trogloditas que dirigen los imperios editoriales de Nueva York nunca reflexionaron sobre cómo sobrevivir en la era digital. La importancia que tienen hoy las grandes editoriales puede compararse con la de la industria tradicional de la música (casi muerta) la radio FM (casi muerta) o las tres grandes estaciones de televisión (siguen respirando, pero son cada vez menos relevantes en un mundo de hágalo usted mismo y 600 canales). Las grandes empresas de edición subsistirán como entes modestos y menoscabados, pero nunca gozarán de la importancia que tuvieron.

El futuro es el de las publicaciones que están en nuestras manos, que dependen de nosotros y de aquéllos con algún dinero para autopublicarse mediante una compañía de impresión según demanda y las que se ocupan de crear sitios web donde publicar e-libros. Dicho de otro modo, el futuro de la publicación tiene mucho que ver las con emisiones destinadas a grupos específicos, como ocurre con la música y el video.

En este caso usted mismo es el escritor y el editor (y también, el que se encarga de la venta, en algunos casos con la ayuda de una empresa de autopublicaciones). Usted escoge su público, se encarga de comunicarse directamente con él, sin necesidad, por fin, de arrastrarse a los pies de los agentes literarios y responsables de las adquisiciones, cuyos empleos, para decirlo con franqueza, están desapareciendo. Conozca al nuevo jefe: usted mismo.

¿Qué hace uno con tanto poder? Vender a montones. Utilizar la Internet 2.0, la red social de Internet para establecer contactos con el público específico al que va dirigido su libro. Se conecta con él a través de Facebook, You Tube, GoogleAds, o cualquier otro medio nuevo, atractivo, que aparezca mañana. Poner las ideas de uno en manos del público, de la misma manera cómo las bandas noveles ponen su música en los oídos de los escuchas del mundo entero, sin que medie la excesivamente comercializada y agotada industria editorial

De esta manera usted consigue decir lo que desea y a aquéllos a los que quiere llegar, y puede hacerlo ahora mismo, sin necesidad de esperar todo un período, ya tradicional, de dos años, cuando ya sus ideas languidecieron en medio de la brega por conseguir que un agente literario le preste alguna atención, por lograr firmar un contrato de publicación, a sabiendas de que su libro permanecerá en un limbo hasta que, ¡por fin!, llegue la fecha de publicarlo.

Con los métodos modernos y baratos, la fecha de publicación coincide con el momento en que uno termina el manuscrito, espera unos pocos días para que una empresa de publicaciones prepare el libro y lo imprima.

Es excitante, algo fantástico, y está al alcance de su mano. La edición tradicional murió, víctima de su propia arrogancia. ¡Escritores del mundo, álcense sobre los restos de los trogloditas! Un mundo nuevo espera, y todo depende de ustedes mismos.

_____________________

* Michael Living, del New York Times, es autor de más de 60 libros, algunos de los cuales se convirtieron en best-sellers.

jueves, 11 de junio de 2009

Poemas de Raúl Henao



Ilustración: Francis Bourdouxhe


EN VOZ ALTA

“Quemar no es contestar” (GERALD DE NERVAL)


Aquella noche el viento llamaba a mi puerta
con nudillos de recién nacido

Sentía un vivo deseo de correr al trotecito

Me veía en el espejo relinchando como un caballo
al que se patea en los ijares.

En las calle miraba el rostro de la gente
caras vacías a las que el espectáculo
prestaba algunas de sus luces

Creía reconocer en ellas a personas que me habían
sido familiares hace mucho tiempo

A duras penas evitaba saltar al cuello
de quienes pasaban a mi lado

Vi caer un paracaidista disculpándose
con la mejor sonrisa

Una y otra vez preguntaba por la dirección
de mi casa olvidada bajo llave

Arrastraba los pies con exagerado amor propio
daba un paso y otro

De repente me encontré subiendo las gradas
de un inmenso estadio desierto
Hablaba en voz alta en voz alta.

(de Combate del Carnaval y la Cuaresma)




EL HAMBRE


Mientras miraba fijamente las vueltas que daba un pollo
en el asador
Advertí que a pesar de poner todo empeño de mi parte
no podía cerrar la boca.

Afortunadamente había pasado desapercibido para las personas
Que a esa hora acostumbran pasearse
A lo largo de la calle.

Cuando tocado por la curiosidad alguien se detuvo
A mi lado y echó una ojeada

Luego con el aire del domador de circo que mete su cabeza
En la boca de un león, introdujo la suya en mi boca
Y volvió a sacarla al parecer sin ningún desperfecto.

Sólo en la expresión avergonzada de su rostro
Se adivinaba que acababa de perder la cabeza.


(de Combate del Carnaval y la Cuaresma).



EL AZAR DE TUS PASOS

El azar de tus pasos por el que tomas
cada vez mis caminos

Cada vez que vuelves el rostro
hecho de un fino hilo de agua

Endulzas tus palabras guardadas
para los días de fiesta

Corteses como damas de compañía
en el mirador de un hotel

Cuyas escaleras mareadas jamás prestaron
su mano a otra boca más roja

Ramas con azulejos tus cejas
bajo las que corres
una armadura de cota de malla

He visto como olvidabas tus ojos
en la porcelana de sol:

Leche derramada en la mesa de noche

Pero nunca dejabas de preguntarle
a una rosa abandonada en tu escote

Parte de su encanto consiste en borrar
de tu mirada otro paisaje

Vueltas a encontrar tus horas
en un reloj de arena

La ceguera tiene salas para jurar
en vano que mientes

Si dices que despiertas para los que sólo
sueñan que despiertan.

(de la Parte del León)

ALBORADA


¿Es una fuente o una muchacha
desnuda
la que ese viejo alcornoquero
persigue en el descampado
del parque?

Un tribunal de helechos
parece agolparse
en la galería al aire libre
Mientras alrededor
del ruinoso estanque
Algún visitante ocasional
Cae en los hermosos brazos
de la bruja albina
siempre a horcajadas
de la ventisca mañanera.

Yo soy arrobado comedor de opio,
la sal en la taza de té.


(de Sol Negro)





EL APAGON


Los rojos San juaquines florecían
A mi paso

Arriba la nubes, blancas
Paredes
De mil pies de altura
Por las que me veía volar tosiendo
Como un aeroplano

En cambio, parecía que la gente a mi lado
Pataleaba sobre la cabeza de un calvo

Ponían mi emisora favorita

Y me encontré silbando las letras
De una canción.
Al oído de la encopetada dama
Que tomaba el té en mi compañía.

Fue entonces cuando corrió el rumor
De los apagones

Desde el salón miraba la negrura
De la calle cubierta de gigantescas
Hojas de periódico.

Alguien trepaba sobre mis espaldas
Y sobre las espaldas
Del que se trepaba a mis espaldas

El último en subir prendió una cerilla

...Usted, usted se fumó el sol
Me gritó desde las alturas.

Para Carlos Bedoya.

(de Sol Negro)

DAMAS DE LUTO


La noche del sábado arrimaban a mi mesa
una botella de brandy y dos mujeres de luto.
Era muy negra, muy negra ese día mi estrella.
fuimos a un teatro de pacotilla
donde había la escalera a la luna de un pintor
que sacudió un tarro de pintura
en mi solapa.
El villano que paseaba en escena
las narices puestas en el escote
de las damas de luto,
me miraba a la salida
desde el espejo empañado de la taquilla.
Se hicieron gárgaras mis palabras de amor
y tomé el primer taxi a la vuelta del teatro,
mientras la luna escupía huesos de fruta a mi paso
y el viento en las esquinas, pasaba lista a la aurora.

(de Sol Negro)



EL CIRCO DE LOS ENAMORADOS


Abril huye en traje de noche en el café del desvelo
Encaramados a las lunas de escaparate
Al escaño trastabillante del escenario nocturno
Los músicos de la orquesta
Llevan enchapes por bigotes
Flores de papel en el ojal
Pecheras almidonadas donde se estrellan
Botellas de champaña.
En ese frente desmantelado del sueño a la vigilia
Se toman por asalto los enamorados
Para desajustarse escotes y corbatas en público
Para desvestirse los senos encabritados
En las propias marmóreas narices del alba
Arribando con todas sus luces disparadas
Sobre la insomne clientela del amor
Arrumando las jaulas de un circo que parte
A la entrada del día.



(de El Partido del Diablo)


LA REALIDAD Y EL DESEO


La tarde arrastra una banda de música
Tras los faldones del viento.

Súbitamente delante de mi vista
Una alada pareja de baile
Persigue las notas otoñales
Del acordeonista solitario
Al fondo de la alameda

Un ciego trastabillante
Bajo la lluvia
Aparece en el parque dominical
Al paso que la estatua
De mármol de mi pensamiento
Pierde su última hoja de parra
Al avecinarse el anochecer.

(de El Partido del Diablo)


PASAJE AL DESAMOR


En la percha de septiembre se abrigan
Las golondrinas del desamor.
Una mujer del signo de la balanza
Desaparece en la luz hiriente
De un espejo ilusorio
Tras abandonar
Su heráldica, nostálgica
Zapatilla de ballet,
En la sala de baile desierta.
Prosigue a solas el pianista del invierno
Su melodía cristalina, guirnalda de agua,
A la salida de un pasaje comercial de la ciudad.

(de El Partido del Diablo)


EL OLVIDO


Cerca al desposeído al desamparado
El olvido pasea sus muertos
Insepultos entre la niebla
Cruza el sordo la calle
A brincos la sangre le hace señas
En el espejo de la mañana.
Y no hay un árbol a la redonda
Donde poner un nido de pájaros
Una sola nube donde acampar al sol.

El olvido pasea sus muertos insepultos
Cerca al desposeído al desamparado.
El sordo cruza la calle.
Entre la niebla acampan los pájaros
Porque no hay un sol donde poner una nube
Un árbol donde borrar
La sangre a cántaros de la madrugada.


(de El Partido del Diablo)



NOTA BIO-BIBLIOGRAFICA RAÚL HENAO: Poeta y ensayista colombiano nacido en Cali el 2 de diciembre de 1944. Ha vivido en Venezuela, México y los EE.UU. Su poesía figura en importantes antologías mundiales e iberoamericanas entre las que se cuentan Poetas Parasurrealistas Latinoamericanos (Honolulu, Hawai, 1982); The Beloit Poetry Journal – New Latin American Poets (Wisconsin, EE.UU., 1982); Poetas Surrealistas Nórdicos y Latinoamericanos (Dunganon Again, Suecia, 1984); Poesía de España y las Américas (Puerto Rico, 1992); Poetas Hispanoamericanos para el Tercer Milenio (México, 1993); Antología del Haiku Latinoamericano (Sao Pablo, Brasil, 1993); The Dadalus Book of Surrealism. The Myth. Of the World (Londres, 1994).Surrealismo e Novo Mundo (Porto Alegre,Brasil,2002). O Comeco da Busca (Sao Paulo, Brasil,2001) Das Surrealistische Gedisht (Frankfurt am Main. Alemania,2001)Poesys (2) de Dragoste (Bucarest.Rumania,2001) Haiku-International Anthology-The leaves are back to the Tree (Atenas.2002) Libros publicados: Combate del Carnaval y la Cuaresma (Editorial Gamma, Medellín, 1973); La Parte del León (Ed. Monte Ávila, Venezuela, 1978); El Bebedor Nocturno (Ed. Instituto de Cultura y Bellas Artes, Cúcuta, Colombia, 1978); El Dado Virgen (Ed. Fundarte, Caracas, Venezuela, 1980); Sol Negro (Ed. Unicornio, Medellín, 1985); El Partido del Diablo / Poesía y Crítica (Ed. Lealón, Medellín, 1989); El Virrey de los Espejos (El Oso Hormiguero, Editor, Medellín, 1996); La Vida a la Carta / Life a la Carte (Ed. Festival Internacional de Poesía en Medellín, 1998).La Belleza del Diablo (Madrid, España, 1999)

lunes, 8 de junio de 2009

PRESENTACIÓN DEL LIBRO ALFREDO SADEL





Lugar: Restorán Rucio Moro, Urb. Bello Campo, Caracas. Fecha: Miércoles 17 de junio de 2009. Hora: 12 m. P R O G R A M A: 1.- Proyección de un video producido por el Sr. Álvaro Sánchez, hermano de Alfredo Sadel. 2.- Presentación del libro a cargo del Sr. Oswaldo Yepes, Presidente del Museo de la Radio. 3.- Bautizo del libro (Padrinos: Carlos Almenar Otero, Raquel Castaños y Mario Suárez) 4.- Breves palabras del autor Carlos Alarico Gómez. 5.- Recital del cantante lírico Reinaldo Álvarez Yépez, acompañado al piano por el Maestro Pedro López. 6.- Interpretación de dos boleros de Sadel a cargo del Maestro Carlos Almenar Otero. 7.- Brindis

LA VIDA DE ALFREDO SADEL

Por Carlos Alarico Gómez

La vida del tenor Alfredo Sadel es el centro de atención de la última investigación que acabo de completar con el apoyo de muchos documentos que tuve la oportunidad de consultar, así como de numerosos testimonios provenientes de analistas, amigos y parte de su extensa familia, lo que me permitió ordenar una época muy intensa, en la que Venezuela cambió de una sociedad rural a otra de características diametralmente opuestas, en una atmósfera social que desechó la formalidad del vals para lanzarse en las delicias del bolero, transformando las relaciones románticas –que entonces eran muy rígidas- y escandalizando comprensiblemente la sociedad de los años treinta. Un aspecto importante de esta investigación va unida al nacimiento y popularización de la radio, lo que influyó radicalmente en el cambio que se va produciendo en el país y que lleva progresivamente las armoniosas notas del nuevo romanticismo hasta los más recónditos lugares de la geografía nacional. Sadel absorbió ese entorno en el que se desarrolló su infancia y a temprana edad comenzó su camino hacia el más fulgurante estrellato, convirtiéndose en el cantante más significativo que tuvo el país durante el siglo XX.

En ese sentido puede afirmarse que el popular cantor fue un representante auténtico de esa Venezuela que creció vertiginosamente, casi siempre en forma episódica, viviendo cada cambio con la natural avidez de un joven que a los dieciocho años estaba ya en el inicio de su brillante carrera como cantante profesional, una vocación que sintió desde muy niño. Desde el comienzo compartió sus triunfos con los avatares. Su inicio fue marcado por un rechazo en Radio Caracas y por una rechifla en el Nuevo Circo, pero no se dejó arredrar por eso y a los pocos meses estaba cosechando los más espectaculares éxitos en los escenarios de la música popular, que lo llevaron a triunfar en la radio, el cine y la televisión. La razón de su rápida aceptación en los melómanos de entonces estaba en la naturalidad de su canto melodioso, que comunicaba con ternura en mensajes modulados de manera cadenciosa, matizados por una gestualidad sugestiva que enloquecía virtualmente a las quinceañeras de la época.

Aquel cantor

Sadel fue un trovador de nuevo cuño y un difusor excepcional de la música romántica, dotado de un estilo altamente expresivo, producto de sus estudios y de su disciplina obsesiva por el canto. Su arte lo llevó a todos los confines del continente americano, en cuyos escenarios logró un éxito resonante, pero no conforme con ser un ídolo adorado por las multitudes tomó la decisión de incursionar en el campo de la ópera, inspirado en su propia fe y en su extraordinaria sensibilidad artística, que lo llevó a triunfar en los teatros más renombrados de Europa. El intérprete sanjuanero, locura de las damiselas de la época y expresión integral de la cultura bolerística del país, fue creando su propia técnica, la cual perfeccionaba en la medida en que iba alcanzando madurez. El libro narra la historia de una época romántica y de un cantor que legó a la eternidad una amplia discografía que abarca más de dos mil canciones y, sobre todo, su profundo amor por Venezuela, de lo que dejó constancia en melodías inolvidables como Canta arpa, Caminos de mi tierra, El guarapo, Cantar venezolano y tantas otras en las que expresó su devoción por la tierra que lo vio nacer.

El Museo de la Radio


Como muchos recordarán, Alfredo Sadel dio sus primeros pasos en la radio venezolana tanto en shows en vivo como a través de sus discos, en aquella época de 78 r.p.m., convirtiéndose desde sus inicios en el primer ídolo de la canción en todo el país. Por esa razón ha sido incorporado al Salón de la Fama del Museo de la Radio, que dirige Oswaldo Yepes, cuyo apoyo fue significativo para la elaboración de esta obra. El popular cantante no sólo se destacó en la radio. Su figura se proyectó a través del cine y de la televisión convirtiéndose en el personaje más impactante de nuestra música popular, no sólo en Venezuela sino en Latinoamérica y Estados Unidos. La investigación efectuada abarcó una extensa hemerografía y la revisión de la escasa bibliografía existente sobre el tema, pero las estadísticas de sintonía y de ventas de discos suministradas por el Museo de la Radio fueron claves para poder verificar la popularidad del llamado tenor favorito de Venezuela, nombre que le fue dado por Alfredo Ferrara en Radio Caracas a principios de los años cincuenta.

Sin duda, la mayor aspiración de un escritor es que su obra se lea, pero en el presente caso el autor desea llegar a los artistas de antes y de ahora, para que visualicen el esfuerzo sistemático que este humilde venezolano efectuó para encumbrarse en los escenarios más deslumbrantes en los continentes asiático, europeo y americano. La lectura de la obra permitirá a los amigos y a los admiradores disfrutar de muchos recuerdos, no sólo sobre Alfredo Sadel y sus canciones, sino también sobre esa época de oro de la radio, el cine y la televisión, además del conocimiento de la vida de tantos personajes que se mencionan en sus páginas, donde se destaca la labor del primer ídolo de la canción en Venezuela, lo que servirá de ejemplo para las nuevas generaciones de músicos, cantantes y compositores.
Como diría Antonio González (Gonzalito), amigo del desaparecido cantor, “Alfredo era la conjunción de todas las virtudes del arte. Tomaba el matiz y el color del pintor, del escultor su cincelada forma, a la palabra del poeta le daba elocuencia y a la canción le comunicaba su alma expresiva. ¡Era el actor de la canción! Ofrecía en sus interpretaciones mucho más de lo que estaba escrito, gracias a su genialidad creativa. Asistir a una función de Alfredo equivalía a participar en una noche de encantamiento, pues cada actuación suya era diferente a la anterior, lo que se concretaba en situaciones inteligentes, simpáticas y a veces pintorescas, que incorporaba teniendo siempre presente el buen gusto dentro de la mágica y cálida intimidad del sonido de su voz”.

En ese mismo sentido se expresa Carlos Almenar Otero, tenor lírico que llevó muy en alto la venezolanidad en los teatros de mayor renombre de la música operística. Kurt Pahlen, el mundialmente famoso crítico musical, incluiyó a Alfredo Sadel en su libro Grandes cantantes desde el siglo XVII hasta nuestros días (Great singers from the XVII Century to the recent days), publicado al castellano por Emecé Ediciones de Buenos Aires (1973, p. 330) y traducido en catorce idiomas, cuando pudo apreciar personalmente las virtudes del venezolano durante sus actuaciones en Suiza, calificádolo de “deslumbrante”. Pahlen tiene razón. El tiempo confirmará la inmortalidad de Alfredo Sadel colocándolo en el sitial de honor que le corresponde como ídolo perenne y cantor de la humanidad.

“Hotel”, poemario de Mariela Casal




Editorial DIOSA BLANCA y CASA SOLARIEGA ediciones de vídeo-poesía
tienen el gusto de invitarles al bautizo del poemario y vídeo-poesía H O T E L de MARIELA CASAL. Domingo 14 de junio del 2009, hora: 10.30 a.m., Sala José Ignacio Cabrujas. Fundación Chacao. C.C. El Parque. Nivel C1. Av. Francisco de Miranda, con 3ra Av. Los Palos Grandes, frente a Parque Cristal. Información casasolariega@gmail.com

Vídeo-performance-Instalación: Mariela Casal, con la participación de MENA (canto) y BETTSIMAR DÍAZ (piano)

viernes, 5 de junio de 2009

Oros y diamantes





por Jorge Majfud

Mirando una carta de póker nos detiene la pregunta. ¿Por qué el rombo es el símbolo del diamante? ¿Por qué cortar una piedra tan valiosa en una figura que deja tantos desperdicios? Esa forma conoidal multiplicaba los brillos en la corona de la piedra pulida. Para el ojo común, los brillos debían ser lo más importante de las piedras preciosas y ¿cuál más brillante y más dura que el diamante? Por siglos, el brillo, la alucinación del diamante no tuvo competencia. Solo el sol brillaba con más fuerza, pero esa piedra era demasiado popular y nadie podía poseerla ni guardarla en un cofre para la contemplación privada de los brahmanes, del emperador, del rey o del duque. Y algo que pertenece a todos, aunque la sociedad dependa de él, no tiene valor social porque no confiere poder a unos sobre otros.

Hoy en día casi todos pasan su mirada indiferente sobre los cuadros de Fray Angélico, pero en su tiempo esos primeros atisbos de perspectiva renacentista conmovían las sensibilidades desacostumbradas a cualquier sustituto de la naturaleza o de la arquitectura centenaria, que era como la naturaleza misma. Los visitantes se desmayaban ante tan conmovedor efecto que confundían con el arte o con una revelación divina. Algo parecido ocurrió con las primeras proyecciones de cine que hizo saltar a los espectadores de sus asientos.

Basta con imaginar una ínfima parte de esa antigua sensibilidad, construida en el tiempo lento de las sombras y las estrellas, de los espacios naturales y previsibles para comprender algo del asombro o la admiración que podía provocar la contemplación de las joyas, del brillo del diamante. Si bien el vidrio es tan antiguo como el código de Hammurabi, rara vez las técnicas disponibles lograban la claridad del agua. Cuando los cristales, como los de Bohemia o de Murano, lograron hacerlo se hicieron famosos. Y caros. Aunque de mayor utilidad que el diamante, la relativa facilidad de su producción lo hacía dudosamente escaso. Pero eran tiempos cuando los brillos artificiales no abundaban.

Hoy en día aburren a los jóvenes y a los viejos acostumbrados al vértigo y al brillo excesivo de las pantallas de plasma, de los aviones, de los ascensores panorámicos, de los automóviles bailando en los tréboles de autopistas y sumergiéndose a setenta millas por hora en los túneles de colores.
¿Cuánto valdría hoy un diamante si la humanidad lo hubiese descubierto a finales del siglo XX? Seguro no hubiese impresionado a muchos. Quizás no valdría gran cosa y sin duda valdría mucho menos de lo que vale hoy.

Hitos y mitos fundadores

Podemos pensar que la valoración de un objeto como el de una conducta, el valor material y el valor moral pueden ser variables y pueden depender de un tiempo histórico, pero lo más interesante es observar también opuesto: hay valores materiales y valores morales que han sido definidos y cristalizados, para bien o para mal, en un tiempo dado según las condiciones y el momento de desarrollo de la humanidad.

Por ejemplo, los textos sagrados como el Bhagavad Gita, la Biblia o el Corán. Desde una perspectiva laica, podríamos preguntarnos por qué algunos textos como algunos hechos históricos se levantan como hitos inmóviles y persisten, aún cuando las condiciones económicas, sociales, culturales y simbólicas han cambiado de forma radical y con frecuencia contradicen esa realidad, hasta el punto de adaptar la realidad a esos textos mediante la violencia física o ideológica o adaptar los textos a la realidad mediante el uso y abuso de la interpretación. Donde dice blanco quería decir negro, pero lo que dice sigue siendo sagrado.

Una vez impuesta o reconocida, la autoridad del texto como el valor del diamante persiste, de una forma o de otra, cruzando generaciones, avatares históricos, políticos y culturales; traspasando a veces civilizaciones y mentalidades. Aun asumiendo toda su variabilidad y relatividad de interpretaciones y contradicciones, la Biblia y el Corán establecieron un valor ético y sobre todo teológico que pesaría, modificaría y controlaría los movimientos de cientos de generaciones posteriores.

De no ser por estos hitos fundadores, deberíamos aplicar a rajatabla el precepto marxista según el cual las necesidades básicas, los métodos de producción, de sobrevivencia, en fin, todo aquello que conforma la base material de la vida humana son los únicos o los principales responsables de los valores morales y culturales. Aunque en esto ni Marx era tan marxista, lo que no invalida ni contradice sus descubrimientos sobre la evolución de la historia sino, quizás, lo complementa. Tendríamos así una suerte de psicoanálisis historicista según el cual hay momentos propicios y singulares de la historia donde —dadas las condiciones materiales, el número reducido de la población y la ausencia de una memoria histórica que relativice una experiencia “traumática”, significativa o conmovedora— un hecho o un texto se convierte en un capitulo fundador de toda una civilización.

Como el peso de la tradición simbólica en el valor del oro y del diamante, fijados como un trauma en una etapa X de la humanidad que aun pesa en los tiempos contemporáneos, así pesan ciertos textos, ciertos hechos, ciertos mitos o ciertas verdades en el inconmensurable universo de otras posibles verdades, de otras posibles manías, obsesiones y fijaciones que pudieron moldear a la humanidad de otra forma, ahora inimaginable.

Jorge Majfud, PhD
http://majfud.info
http://escritos.us

Lincoln University
School of Humanities
Department of Foreign Languages and Literatures
123 Ware Center
Office 127, Tel 484-365-7611

1570 Baltimore Pike
PO Box 179, MSC 101
Pennsylvania, 19352



Entradas




Noticias





CONCURSO DE RELATOS EROTICOS “Karma sensual: Para comerte mejor”

Pueden participar solamente personas mayores de 18 años de edad, residentes en cualquier país del mundo. Prohibida la participación a los miembros del Jurado, pueden participar (siempre de forma anónima encubierta con seudónimo diverso) los ganadores incluidos en antologías “Karma sensual” de años anteriores a esta edición. Los relatos deberán estar escritos en español global, sin modismos territoriales, cumpliendo con un discreto y adecuado nivel erótico literario, no se aceptarán vulgaridades. No a la apología de la violencia sexual, no a la pornografía, no a la pedofilia ni a la prostitución. Se puede presentar una obra por persona, inédita, que no esté participando ni haya obtenido premios en otros concursos. El jurado de “Karma sensual” lleva adelante este concurso de buena fe, esperamos que los participantes cumplan con las bases o de lo contrario se hagan responsables de sus actos y las consecuencias de sus actos. Los derechos quedan en posesión del autor.

Tema: el erotismo. Subtema: “Para comerte mejor”. Extensión: mínima 50 líneas, máxima 100 líneas, a doble espacio, fuente: Arial 12. Firmar con seudónimo.
Enviar solamente por e-mail a: karmasensual5@friulinelweb.it . Presentar los textos en el cuerpo del mensaje, firmados con seudónimo y, en archivo adjunto de Word, detallar los datos personales agregando indefectiblemente una copia del Documento de Identidad: nombre y apellido, dirección, país de procedencia y de residencia, número de teléfono, dirección de correo electrónico alternativo, página web personal o weblog y breve curriculum literario (no más de 5 líneas).

Asunto obligatorio del e-mail: Concurso Karma sensual5 + nombre del relato. (por ejemplo, si mi relato se llamara Caperuza, el asunto debe ser: Concurso Karma sensual5 “Caperuza”. Fecha límite de cierre del concurso y recepción de trabajos: 15 de setiembre de 2009.
Seguramente habrá cosas que no he dejado en claro, pueden comunicarse conmigo ante cualquier duda, especificando el asunto, a: roldan.marta@gmail.com
---
Jack Hirschman
THE ARCANES

edited by Raffaella Marzano & Sergio Iagulli

"Other Americas"
ISBN: 88-86203-45-4
Multimedia Edizioni, Italy
Year: 2006
Pages: 1000
Size: 15 x 21 cm
English
50 euros or 100 euros with dedication and artwork (15x8 inch) by the author.

http://www.casadellapoesia.org/estore-dettagli/48/multimedia-edizioni/jack-hirschman/the-arcanes-special-edition

"The Arcanes represent, in Jack Hirschman's vast poetic production, a fundamental and extraordinary element, the most advanced point of his questing. It comprises 126 long and orchestrated compositions, collected from more than thirty years of a particular poetic inquiry, which ground the political engagement and social themes, ever present in his poetry, with stormy leaps of mind, heart and soul, and personal events and references.

The volume is presented in its chronological development from 1972 to 2006, encompassing its entire output. In these works, fragments of poetic insight explode, from which the themes and images engaged by the poet emerge, which knowingly fuse reality with metaphysics, actuality with the memory of the past.

One will find here all his poetic bounty: his cultural references and his extraordinary capacity as a poet of kabbala, yiddish culture, surrealism, neologistic invention, the solemnity of the sacred, eros in contradistinction to pornography, and his obsession with the awful images of the holocaust and with the horrors of fascism old and new. The faces of David, Nellie, Shupsl, Allen, Pasolini, Kaufman and Olson seem superimposed and fused, meeting and encountering each other, and personal and "political" grief and joy flow into one another in this extraordinary poetry in which compassion and the pietas reach the highest summits.

The Arcanes look at the life and at history, at the happenings and changes in the contemporary world, at the decline and agony in western civilization, at the role of new systems of communication, at the struggles of the new movements, at the horrors of wars that are never just. But Hirschman always succeeds in giving a sign of hope, confident as he is in human beings and above all in poetry.

We joyously welcome the publication of The Arcanes of Jack Hirschman in their entirety."

Acquistando i libri della Multimedia Edizioni contribuirete alla "r/esistenza" di una piccola casa editrice (che negli anni si è distinta per la qualità della ricerca e l'ampiezza del campo d'azione) e della Casa della poesia, vera fucina di progetti dedicati alla poesia internazionale.