Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

domingo, 15 de noviembre de 2015

"Grimorio del Búho", nuevo pooemario del argentino Guillermo Bawden



Por Luis Benítez

La pujante editorial Llanto de Mudo, de la Córdoba americana, publicó este año el poemario titulado “Grimorio del Búho” (122 pp., ISBN 978-987-3778-44-5), del autor Guillermo L. Bawden.

Vigoroso en símbolos, este nuevo poemario del autor cordobés se erige como un tótem dotado de numerosas máscaras –aquellas que en diferentes culturas, tiempos y lugares empleó el hombre para explicarse el universo y su misma condición- unidas y atravesadas por el eje central del conflicto desencadenado por la caída de esos símbolos (y valores) a escala de lo contemporáneo. Bawden establece así un arriesgado contrapunto entre lo mitológico que ya no es y la necesidad –tan humana- de poseer una imagen del mundo aceptable para el desengaño tan característico del hombre actual. Este nudo gordiano aparentemente imposible de resolver, al menos en términos de lo verosímil, es sorteado por el autor merced a juegos polisémicos donde la oscilación constante entre creer y no creer establece un vértigo desde donde, como ráfagas, resulta factible entrever otros juegos, los de lo Real, siquiera momentáneamente, aunque de modo contundente en las instancias más afortunadas de estas páginas.

“Grimorio del Búho” no es una ventana abierta –la misma materia de la que trata lo hace imposible- sino ligeramente entreabierta, desde donde espiar un universo sospechosamente parecido a este donde vivimos, una construcción alternativa que se acerca todo lo posible al modelo original. Ello atempera el horror de la visión, al tiempo que da las claves para su desciframiento.

Bawden nació en la ciudad de Córdoba, Argentina, en  1977. Es escritor, pintor y locutor radial; autor de los siguientes libros: Letra Muerta (Ed. Llantodemudo/Fan, 2012), Cuando mueran los peces (Ed. Textos de Cartón, 2012; Ed. Llantodemudo, 2013) y París Journal (Ed. Llantodemudo, 2013). Fue cofundador y editor de Le Primitive Diplomatique (2001-2004) y de Tinta de negros Ediciones (2009-2011). Colabora con la revista cordobesa Desterradxs. Dirige la colección de poesía "Bonzo" para la editorial Llanto de Mudo. Actualmente publica por entregas La marea de bronce en www.revistapalp.wordipress.com


ASI ESCRIBE GUILLERMO BAWDEN

Ego Video (fragmento)

La nube de desperdicios vuela sobre el tercer planeta, el azul. Todo debe extinguirse. Primero fueron los monstruos marinos, le siguieron los dinosaurios, enormes barcos de carne y hueso flotando por el mundo que aún se besaba en cada una de sus costas.

Después fueron las aves gigantescas las que cayeron del cielo a pudrirse en la tierra, enormes mamíferos colmaron el planeta. Más tarde, puntas de hueso, lanzas arrojadizas con puntas de sílex, cazadores, recolectores y posteriores agricultores. Luz de las estrellas, en casi un día y una noche, pirámides y templos escalonados hacia el cielo, nuestro primer desafío a los dioses cuando estos aún habitaban en selvas, ríos y desiertos, antes de que marcharan al cielo a cobijarse entre las estrellas y el polvo de la memoria de la tribu de los bípedos.

La enfermedad llegó demasiado pronto.

Tiranías hidráulicas. Ejércitos ingentes que regaron de sangre llanuras y montes. Sangre que manchó enormes muros de deliciosas ciudades cuya bruma aún humedece nuestras camas por la noche.

Reyes, emperadores, hombres capaces de conquistar el mundo. So-doma y Gomorra nos enseñaron los placeres de la carne y el terrible temor que lo divino siente por nuestras entrepiernas Porque dios teme y aniquila los focos urbanos de la humanidad hecha carne. Faraones, Rey de reyes, hombres maquillados como mujeres cubriendo al mundo de dos centímetros de sangre. Caen Nínive y Babilonia, Menfis y Jerusalem. Ur ya era una ruina para entonces.

(…)
Juliano intenta recuperar las odaliscas y los días de Baco pero la ciudad eterna se cubre de oscuridad. Nuevos señores se yerguen sobre el miedo a la muerte. Las ruinas viven hoy entre los códigos de preciosos edificios. Vagan hordas rubias en los fértiles campos del vino, los hijos del martillo, los que beberán y comerán hasta saciarse cuando mueran en combate, refinan su barbarie y abandonan el banquete celestial para convertirse en piadosos y anchos caballeros.

En el este, los Ángeles del desierto han escuchado a su profeta y se levantan para recorrer el mundo. Algebras cimitarras y astrolabios, sus ciudades de estrechas calles y grandes bazares resguardan a los viejos verborrágicos del ágora. El odio entre monoteístas es mil veces superior al odio entre los huérfanos de miles de dioses, sin embargo se juntan en la dorada Hispalis, se traducen y se leen ávidos de conseguir nuevas armas. Jerusalem se llena de sangre una vez más. París reclama la bruma escarlata de Babilonia y la consigue, vemos hacia atrás con amor goliardo.

Los campos se llenan, la vida no se endurece porque no se puede endurecer la roca. Sobre el Caribe la sangre se mezcla. Los cuchillos de jade abren torsos espolvoreándolos con chocolate, mil especies de maíz mantienen un imperio en las nubes.

Muerte de Plata, diablos en las galerías de la gigantesca mina. Extraños sonidos en la oscuridad.

En Albión encuentran la salida a tan poco provechosa posición, el alma insular dominara con aroma a mar y mercancía de humo.


La gran Bestia ha nacido juntando en su cabeza todos los cuernos de las bestias que ya han muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario