Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

domingo, 31 de mayo de 2015

"También afuera de todo esto", de Laura López Morales: el poder de lo pequeño




Por Luis Benítez

También afuera de todo esto, de la autora argentina Laura López Morales, fue editado recientemente por el sello Llanto de Mudo, de la provincia argentina de Córdoba (ver: llantodemudo.blogspot.com). Se trata de un poemario relativamente corto, de 80 páginas, pero dotado de una gran densidad y hondura escritural. La poesía de López Morales no se demora en matices descriptivos ni se enamora de metáforas inconducentes, sino que apunta a una marcada síntesis de eso aparentemente inasible que es la médula de la genuina poesía. Poemas cortos, sin título, donde la apenas sugerida referencia biográfica se halla en exclusiva función de reforzar la expresividad del texto, uno no confesional, marcadamente estricto. La propuesta de la autora es detenerse en escenas breves, mínimas fotografías de lo real, donde sin buscada representación de lo cotidiano se las arregla para mostrarnos que esos registros continuadamente pueden mostrarnos la presencia de “algo” -¿cómo definir lo indefinible, cómo hablar precisamente de lo que es inefable?- que excede los márgenes de los meros climas posibles. El intento de López Morales parece apuntar a lo que bien podríamos llamar “haikus occidentales”, por el espesor y el peso remarcables de lo que alude con estilo tan indirecto. No se trata de una poesía etérea, sino apretadamente material: aquello de lo que nos habla se infiere más que se presenta ante nosotros, pero lo hace desde elementos y escenarios minimalistas, bien condensados por la autora, pero que dejan una ventana claramente abierta a su sentido concreto. La referencia destacada –y hay muchas otras, mas mi lectura quiere remarcar esta- consiste en una apelación al poder de lo pequeño, lo aparentemente insignificante, a veces, que en verdad (y López Morales sabe cómo ponerlo en evidencia) recorta un plano de sentido que se muestra como sinécdoque del plano general, esa enorme dimensión. Es una poesía de planos cortos, primerísimos primeros planos diría yo, que se potencia gracias al mencionado poderío de lo pequeño para contener como metáfora, para abarcar como un escondido ejemplo. Llamativamente complejo en su aparente simplicidad, el discurso poético se desliza a pinceladas que son más de acuarela que de brocha, que no ocultan bajo una resignificación sino que delatan, como un ácido que corroe la apariencia para mostrar debajo aquello que no sabíamos que estaba allí. Seguramente lo intuíamos en nuestros mejores momentos de atención, pero se necesitan las Lauras López Morales de este mundo para acceder, habitualmente, a verlo.

Laura López Morales, nació en Villa Dolores, provincia de Córdoba, Argentina, en 1976. Formó parte del taller literario Piedra Viva, dirigido por el poeta Andrés Utello.
Otras de sus obras poéticas son: Signos en tu Espalda (2006) y Las Desperdigadas Minucias (2013). Participó en las antologías Palabras de Dolores (1998) Poesía Hacia el Nuevo Milenio III (2000); Poemas de la Sierra Grande (2004); Asueto, Hojas de Poesía (2010); Más Vale Tardes (2011); Elefante (2012); Habitar el Grito, Poesía y Memoria en la Perla (2013); Palabras de Poetas (2013); Toma de acá, Poesía para abrir el campo (2013); Obertura, Club Editorial de las Sierras Chicas (2013).

ASÍ ESCRIBE LAURA LÓPEZ MORALES:

(…)

algo de necesidad primera
hay bajo alguna
de todas estas piedras
golpea
la terca inocencia de las bestias
el cuarzo del buen tiempo
lo que se desmorona
lo que también funda
si todo existe para ser asumido
aquí debo elegir
entre el derrumbe y sus atajos



(…)

porque también
lo que no está
hace aquí su casa

su retrato preferido
su leña para el fuego

de a una junta las migas del mantel
hace pan de los restos

juega a ser el cuchillo
la rodaja


……………………………………………………………………………………………

No hay comentarios:

Publicar un comentario