Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

domingo, 10 de mayo de 2015

El "Ojo del Celan": otro aporte poético de la argentina Susana Szwarc



Luis Benítez

La prestigiosa editorial Alción, de Córdoba, Argentina (alcion@infovia.com.ar /
www.alcioneditora.com.ar), publicó El ojo de Celan (ISBN 978-987-646-487-1),  un nuevo poemario de la reconocida poeta y narradora Susana Szwarc, una de las voces más relevantes del género en su país. Gestora de una obra que ha trascendido las fronteras nacionales y ya cuenta con traducciones y ediciones fuera de él, Szwarc nació en Quitilipi, provincia del Chaco, Argentina, en 1954, mas reside en Buenos Aires. Ha publicado la novela Trenzas (Legasa, Bs. As., 1991), El artista del sueño y otros cuentos (Tres Tiempos, Bs. As., 1981), El azar cruje (Catálogos, Bs. As., 2006), Una felicidad liviana (Ediciones Ross, Rosario, 2007); mientras que en poesía precedieron a su flamante El ojo de Celan los poemarios En lo separado (Último Reino, Bs. As., 1988), Bailen las estepas (De la Flor, Bs. As.,1999), Bárbara dice (Alción, Córdoba, 2004) y Aves de paso (Ed. Cilc, Bs. As., 2009). Cuentos y poemas de su autoría se tradujeron al alemán, inglés, catalán, chino-mandarín, rumano, polaco, portugués y francés. En 2013 se editó Bárbara dice / Barbara dit, traducido por Cristina Madero (Abra Pampa Editions, París, Francia).  Entre otros reconocimientos, su obra ha merecido el Primer Premio Nacional Iniciación de Poesía (1987), el Premio Unesco (Buenos Aires, 1984), el Premio Antorchas a la Creación Artística (Buenos Aires, 1990), el Premio Único de Poesía de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (1998) y el Premio de Honor en la categoría Libro para Niños, otorgado por la Municipalidad de Tucumán (1996). Fue becaria del Fondo Nacional de las Artes  (1995) y recibió el Subsidio Fondo Creadores del Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires por su proyecto de escritura de libro de cuentos (2005).

El estilo poético de Susana Szwarc, que se ha refinado hasta alcanzar una madurez expresiva que la destaca en el conjunto de la producción local, se caracteriza por el experimentado empleo de la plasticidad propia del castellano hasta alcanzar una originalidad distintiva que, muy acertadamente, la autora utiliza para llegar tanto a la sensibilidad como al intelecto de sus ya numerosos lectores nacionales e internacionales. Es típico de la poeta el recurso de la interrogación para desatar polisemias y brindarle al lector el espacio de coautor/reelaborador de sus obras, en función de tópicas donde la fragilidad de las relaciones humanas y el conflicto interno y externo se hallan a la orden del día. En el caso concreto de El ojo de Celan, el poemario que nos ocupa, Szwarc adensa su preocupación constante por aquello que, engañosamente simple, ella revela como parte fundamental de la compleja trama de lo vital, con una asombrosa capacidad para conectarlo con las vivencias más cotidianas. Su poesía parece redirigirnos continuamente a la concepción bíblica, paulina, de que “continuamente vivimos inmersos en el milagro”, sin que la epifanía que intentan –y logran la mayoría de las veces- revelar sus versos escatime la visión de los ribetes pesadillescos que también forman parte de lo real. En definitiva, El ojo de Celan es un nuevo logro de la talentosa autora argentina y una obra imprescindible en el anaquel del buen lector de poesía latinoamericana contemporánea. Absolutamente recomendable.


  

ESCRIBE SUSANA SZWARC:

Quemadura

Me ahuequé  (de golpe),
de golpe tapé la cara
con solución fisiológica.

¿Me volvería pirómana
y el vestido de la tradición
incendiado?

¿Te acordás cuando las tijeras    
se hicieron escuchar
en el camposanto?

Desde ahí no pararon:
a cada rato un  cizallamiento.
Sh, queríamos silenciarlas.

(Vos querrías. Yo no.)

Claro que te quería.
¿No me querías ver?

Me destapé primero un ojo,
después la mano
y el guante se fue al fondo
de una fosa común.

Esperábamos viendo (-viento)

Quien niega ahora, ¿afirma después?

Quien niega,
¿qué afirma?
¿Quién no va a la ventana?

Las huellas de tus pies
¿volvieran?, ¿todavía?
……………………………………………………………………………….


                                                       

No hay comentarios:

Publicar un comentario