Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

domingo, 23 de marzo de 2014

Un poema de George Trakl (1887-1914)




EL CORAZÓN

Blanco se hizo en el bosque el corazón salvaje;
oh sombría angustia
de la muerte, así el oro
murió en gris nube.
Noche de noviembre.
Junto al raso portón del matadero
el grupo de míseras mujeres;
en cada canasta
caía carne podrida y entrañas;
¡maldito alimento!

La paloma azul de la noche
no trajo conciliación.
Un sombrío trompeteo
atravesó el húmedo y dorado
ramaje de los olmos,
una desgarrada bandera
humea sangre,
con salvaje melancolía
un hombre escucha.
Oh edades de bronce
sepultadas en el rubor de la noche.

Del oscuro zaguán surgió
la dorada figura de la joven
rodeada de pálidas lunas,
cortejo otoñal,
negros abetos se quebraron
en la tormenta nocturna,
la fortaleza escarpada.
Oh corazón
que va brillando hacia un frescor de nieve.


(Traducción del alemán de Renato Sandoval B.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario