Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

jueves, 27 de enero de 2011

Nuestro sueño




( a A.M.V., in memoriam)

por José Alberto Medina Molero

“Lo noble en sí es de naturaleza
tranquila y parece estar dormido, hasta
que algún obstáculo lo despierta”
GOETHE a Eckerman



Hace prácticamente 47 años, en una luminosa mañana veraniega, el Rev. Martin Luther King pronunció su celebérrimo discurso “Yo tengo un sueño”. En la distancia, y con una agobiante realidad que nos constriñe y desconsuela, los venezolanos de buena voluntad tenemos el derecho y el deber de soñar.

Soñamos con un país moderno, en concordia y de progreso trepidante. Soñamos con un país donde los más necesitados sean incorporados, sin teatro ni utilerías, al desarrollo compartido y que se eleve en forma sustancial su condición de vida. Soñamos con un aparato educativo nacional, eficaz, justiciero, parejo, formador y ético. Soñamos con sistemas electorales limpios, en los que se respete con dignidad a las minorías. Soñamos con cárceles humanizadas y humanizantes. Soñamos con un país de poderes públicos independientes, fuertes y justos, respetuosos del libre juego democrático. Soñamos con un país de hombres y mujeres libres. Soñamos con una patria donde deje de imperar el individualismo y prospere, como flores en primavera, el esfuerzo sano y colectivo. Soñamos con una nación de metas comunes, en donde se busque el engrandecimiento de la condición humana de todos. Soñamos con un país donde se cultive a granel y el fruto bendito de esa tierra alimente a todos los hogares. Soñamos un país sin violencia y sin culto a la muerte, un país de respeto a la disidencia y a la diversidad. Soñamos con un país que cultive los valores más grandes del espíritu. Soñamos con una Venezuela posible y realizable con el esfuerzo honesto y desinteresado de todos sus hijos. Soñamos, en suma, con una tierra distinta a ésta que habitamos, pero que es perfectamente edificable con nuestras propias manos.

Este sueño nuestro hay que buscarlo como al aire en el más desolador encierro. Nuestro reto es construir, desde cada trinchera particular, ese sueño compartido para que digamos como el Dr. King: “Yo tengo un sueño que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad”

La realización de este sueño requiere de ciudadanos y de líderes luminosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario