Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

domingo, 15 de agosto de 2010

Nuevos poemas de Olimpa Bracho





PASOS EN LA LLUVIA

He trazado arcos pluviosos sobre tu orilla
A donde vuelan pájaros en fuga
Mientras subrayo tu nombre con trazos de nostalgia
Beso tus huellas
Y la ansiedad muerde el portal de la noche
Como loba enamorada

Mientras duermo
Vienes desde la lluvia
Y traes plumas de pájaro en tu pelo
Y un canto primitivo en tus labios
Te eriges ante mí como dios antiguo
Que exige sacrificios
Viento, agua, selva virgen
Misterio, penumbra, selva virgen…
Despierto y existes
Legendaria sombra hecha de savia y sol
Volcada en mi cuerpo desde el silencio
Vienes a buscarme
Viajero inmemorial de tiempos infinitos
Huyendo de mí misma te espero
Mientras tu voz entona ese canto primitivo
Y llegas como el viento
Marcando pasos en la lluvia.


PAN DE CADA DÍA

Tu cuerpo se me ofrece
Como un pan tibio al amanecer
Oloroso a trigo fresco
Mojado por la lluvia
Y yo lo como hambrienta
Con la avidez sin memoria del otoño
Llenando la piel intacta
Con gritos subterráneos

Tu cuerpo se me ofrece
Como un pan tibio al amanecer
Trasmigra al infinito
Para nutrirme de pétalos ansiosos
Maná del cielo prodigado a mi vientre
Que alimenta mis ganas hastiadas en el desierto

Quién me alimentará cuando no esté tu sombra
Cuando en la enredadera solo cante el silencio
De mil amaneceres sin el pan de tu cuerpo

Qué culpa tengo yo que le des a mi boca
La miel, la leche, el vino… alimento oportuno
Desnudo eres un pan y desnudo te como


FÓRMULAS QUEBRADAS


Hemos quebrado las fórmulas
se nos durmió la espera
en un batir de alas hambrientas
ya no camino las calles
raptándole minutos
a un reloj de arena
el tiempo tejió redes de ausencia
sobre esas rosas rojas de primavera trunca

Hemos quebrado las fórmulas
se nos durmió la espera
ya no estás tú, ya no estoy yo
sentados en el banco
de la plaza dormida
besos, hojas, plenilunios...
tu cuerpo de unicornio desbocado
para esta noche imperfecta
Hemos quebrado las fórmulas
bebo tu olvido hasta la última gota
y sin embargo, me persiguen tus duendes
Al pasar
alguien me dice adios
desde una esquina en sombras
y busco construir esa ecuación antigua
mientras despejo la incógnita para este silencio...


DESNUDO


Te quiero desnudo
para contar uno a uno tus lunares
mientras perturbo el sueño de las piedras
atrapada en tu equinoccio
sobrevivo
allí los deseos ladran
en una esquina solitaria del tiempo

Aunque se que un día
ya no tendré el nácar de tu cuerpo salado
y seré tan solo sombra detenida
en el reducto azul de tu memoria
te quiero desnudo
para velar tus ojos de gato montés
con los pasos del crepúsculo
¿Adónde fue tu placer primigenio
de animal peregrino?
Silencio...
Los árboles viven su orgía vegetal sin pensar en la muerte
y yo
aunque sea en la eternidad de lo efímero
te quiero desnudo
como cuando yaciste entre mis piernas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario