Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

martes, 6 de octubre de 2009

La muerte de Lucila Velásquez





Falleció sin dar tiempo nuestra amiga Lucila Velásquez, una de las poetas más importantes de la historia literaria de Venezuela. Nos enteramos 8 días después.

Lucila Velásquez (San Fernando de Apure, 1928 - Caracas, Venezuela, 28 de septiembre de 2009) fue una poeta, periodista, crítico de arte y diplomático de profesión.
Estuvo vinculada a la generación literaria de 1948, conocida como "Contrapunto". Fue la autora (laureada por concurso) de la letra del Himno de la Universidad de Oriente (UDO).

Entre sus libros:

Color de tu Recuerdo, (1949)
Amada Tierra (Premio Municipal de Poesía (1951)
Los Cantos Vivos (1955)
Poesía resiste (1955)
En un Pequeño Cielo (1960)
Selección Poética Nº 90 (1962)
A la Altura del Aroma (1963)
Tarde o Temprano (Accésit al Premio Nacional de Literatura) (1964)

Fue finalista del Premio Hispanoamericano de Poesía "León de Greiff", 1966, Bogotá, Colombia con la obra Indagación del Día (1969); Claros Enigmas (1972), Acantilada en el Tiempo (1982); Mateo Manaure, Arte y Conciencia (1989). A la par de este último texto, coincidiendo con Allen Ginsberg en USA, aparece El Árbol de Chernobyl, su obra más significativa, de ella se origina la unidad poética científica sucesiva: Algo que transparece (1991); La Rosa Cuántica (1992), El tiempo Irreversible (1995); La singularidad Endecasílaba (1995); La Próxima Textura (1997) y Se Hace la Luz, poesía, (1999).

"LA METAFORA DE LUCILA VELAZQUEZ"
A la luz de la cienciapoesía Efthimia Pandis Pavlakis indaga en la poesía
de Lucila Velásquez hasta desmontar el mito que proclama "la falta de relación entre el territorio humanístico y el territorio científico", inscribiéndola en el grupo
de escritores que siguen la corriente literaria, inspirada por el investigador Rafael Catalá, cienciapoesía: "una visión de la realidad en que las ciencias y las humanidades toman parte activa en el quehacer poético, de lo cual un paradigma es por tanto el producto de una praxis sobre lo que se reflexiona"

La incansable búsqueda de la belleza (real e imaginaria) es tarea primordial e instintiva en la poesía de Lucila Velásquez: "La belleza es una responsabilidad antes que un bien" afirma Marianne Moore -en su poema "Roses only", citado por McMullen en su libro Arte, prosperidad y alienación-, y la poética de Lucila Velásquez tiene la responsabilidad del concepto de la belleza y lo ha asumido como un bien de la expresión. A propósito Jim Alstrum ha señalado: "Leí con sumo interés y placer la poesía de Lucila Velásquez y su evocación novedosa en relación con las ciencias de este arquetipo de la belleza lírica".

La "belleza lírica" de Velásquez constituye un nuevo lenguaje, que le permite situarse dentro del marco de la poesía posmoderna y considerarse cantora del Cosmos, que es su metáfora internalizada en complejidad espaciotemporal. Porque Velásquez, como ella misma confiesa, siente "el Cosmos como noción de posibilidades infinitas de la nada y el todo transcritas, en cualquier acto de adivinación, a lo real o lo imaginario que alcanza la idealización de la Cosmovisión en la unidad de sujeto y objeto" (comunicación personal, 28 de julio de 1996). El físico y poeta catalán, David Jou, aclara que Lucila Velásquez, como ningún otro en la bibliografía hispanoamericana, logra recrear la materia cósmica. En efecto toda la obra de la poeta desde El árbol de Chernobyl hasta La singularidad endecasílaba, responde a una intencionalidad puntual del abordamiento cósmico. Frecuentemente el pensamiento de la poeta juega entre la naturaleza y el acontecer temporal y logra insertarse en la estructura de la naturaleza. De esta metamorfosis de la palabra emerge un hecho poético imbuido de la consistencia terrenal capaz de elevar al ser humano a potencia de la dimensión infinita.

Si la obra lírica de Velásquez deviene en elementos de una naturaleza de vocabulario poético contemporáneo concurrente a un diálogo intertextual, de significado ontológico, de ciencia y poesía, puede decirse en este caso, con la palabra del historiador y filósofo Roy McMullen, que "la poesía tuvo que cambiar para decir nuevas cosas en una era moderna". Para Velásquez el acercamiento de la poesía a la ciencia debe ser apreciado como un hito que desmonta el mito de la falta de relación entre el territorio humanístico y el territorio científico.

Profundizando aun más en su reflexión sobre el enfrentamiento poético, McMullen sentenció aquella frase lapidaria: "La ciencia puede por cierto ser antipoética, pero nadie la utilizó hasta ahora lo bastante en la poesía moderna para probar de modo cabal esta suposición", con lo cual él mismo estaba admitiendo que habría de ser demostrado en hechos poéticos por conocer la inexactitud de tal supuesto. A propósito, a más de treinta años de la frase de McMullen, hoy figura entre los enunciados temáticos del Instituto Internacional de Ciencias y Humanidades Ometeca, de New Jersey, la corriente literaria de cienciapoesía, concepto poético creado por el poeta e investigador Rafael Catalá y en cuyo círculo activo se agrupan poetas de Europa y América, entre ellos Lucila Velásquez.

En la introducción a su ensayo sobre la cienciapoesía, Catalá expresa su tesis de la coexistencia y la interexistencia de las disciplinas: una visión de la realidad en la que las ciencias y las humanidades toman parte activa en el quehacer poético, de lo cual un paradigma es por lo tanto el producto de una praxis sobre lo que se reflexiona.

Eduardo Forastieri Braschi traza el esquema de la teoría física, la filosofía del lenguaje y la cienciapoesía: la poesía también se expresa en las más intrincadas ecuaciones de la teoría física y de los algoritmos de la lingüística; algoritmo y ecuaciones también expresan un margen de esperanzas que viene del futuro, viene a contracorriente…

Podríamos observar a tal respecto que poetas y científicos, como exploradores de "la belleza real", interactúan con los mismos alcances de medida de la institución y la inspiración. En La nueva mente del emperador Roger Penrose ha dejado establecido que su experiencia de físico y matemático le lleva a afirmar que "los criterios estéticos son enormemente valiosos para formar nuestros juicios. Una idea bella tiene mucho mayor probabilidad de ser correcta". Otra ocasión de la revelación de la estética en la ciencia se registra en la experiencia de S. Chandrasekhar en Truth and Beauty: Aesthetics and Motivations in Science (1987). Penrose, comentando este estudio, cita además "el agudo sentido de la belleza en Dirac, capaz de hacerle descubrir su ecuación para el electrón -la 'ecuación de Dirac'…". Lucila Velásquez, en su ensayo "Aproximaciones al concepto de belleza de lo real", en el que trata el concepto de la belleza real en la ciencia y la poesía, deja establecida su afinidad lírica con la estética de la ciencia postulada por estos creadores de la realidad científica.

En su máximo intento de expresión, el vocabulario poético de Lucila Velásquez que emerge del campo de la ciencia ofrece a la escritura literaria una posibilidad de humanizar el estado y el sentido de abstracción de lo real, haciendo posible lo que el filósofo de la ciencia Christopher Ray sustenta en su libro Time, Space and Philosophy: "sin modelos ni metáforas las teorías y teorizaciones serían severamente empobrecidas. A través de esta metáfora Lucila Velásquez presenta la desintegración de la materia en El árbol de Chernobyl, la unidad creadora y natural del átomo en Algo que transparece, el pensamiento de la transfinitud en La rosa cuántica, la complejidad espaciotemporal en El tiempo irreversible, la identidad de la omnisciencia en La singularidad endecasílaba, y nos entrega un universo de revelación inspirado por un ambiente cósmico. La cualidad de la metáfora de Velásquez ostenta en tal sentido esa alta calidad poética que los críticos le reconocen a propósito de su lírica (Martín Taylor, Severo Sarduy, William Siemens, Julio Ortega).

Por último, es oportuno mencionar la relación de esta obra de Velásquez con la filosofía de la ciencia y la filosofía de la poesía. En este contexto la obra de Lucila Velásquez muestra solidez de pensamiento y una originalidad lingüística que evoluciona constantemente en su medición semántica. Su devenir filosófico viene de los presocráticos, recorriendo el antiguo camino de Heráclito y Anaxágoras hasta Aristóteles, y el posmoderno de hoy de Einstein, Hawking y Prigogine y Stengers. Se nota toda una suma poética del conocimiento lógico y científico reordenado en las piezas de la metáfora con sentido de oficio y de estilo propio. Localizada puntualmente en esta presencia de lenguaje, la obra de Lucila Velásquez pertenece a la posmodernidad. Thomas Weissert, en su estudio "Representation and Bifurcation: Borges's Garden of Chaos Dynamics", comentando la tesis de Michel Serres según la cual "la gran literatura frecuentemente descubre verdades científicas mucho más lejos y a veces antes que los científicos las formulen", conceptualiza respecto de la compleja dinámica de la cultura como sistema de fluidez en el cual cada una de las disciplinas es corriente de comunicación, y en tal orden de ideas sostiene que ninguna disciplina puede permanecer aislada; de ahí que una idea o estructura puede emerger en literatura antes que haga su tránsito dentro del formalismo científico, o también sucede el caso de que una teoría científica influencie el trabajo de una literatura.

En consecuencia, cabe insertar en este razonamiento precedente la obra poética de Lucila Velásquez.

(Fragmento del libro La metáfora de Lucila Velázquez 2000, de Efthimia Pandis Pavlakis. Fondo Editorial Fundarte

6 comentarios:

  1. Apure Lucila

    Olga Lucila Carmona Borjas

    Lucila Velásquez


    De la tierra su semilla
    Llanos brisas es Lucila
    Los poemas guardan ciclos
    Son abiertos
    Las lecturas
    Con escritos de su vida.

    En un tiempo fui su hijo
    Todavía
    En presente soy su hijo.

    La recuerdo y la mantengo
    Como otra madre querida.

    Los años y desde muy lejos
    Otro poeta escribía
    Eso sí en pañales poesía
    Aprendí la fuerza de sacrificios
    Lo que realmente es la vida.

    De Venezuela
    El llamado nunca olvido
    Del Alto Apure nacida.
    El ingenuo de los Andes
    Por carambola
    Es nacido en Caracas.

    Alza su voz de latino
    Con la viva, viva,
    Ahí que tristeza
    Yo de lejos
    Venezuela
    El sentir
    Esa es mi Patria querida.

    Es abuela de Vanessa
    Es mi hija cura dientes
    Soy abuelo nieto bello.
    La distancia y la nostalgia
    Siempre las llevo en recuerdo.

    Hugo A Valecillos La Riva
    Un Poeta Ingenuo Latinoamericano

    ResponderEliminar
  2. LUCILA VELASQUEZ


    Soy inmigrante
    hace poco una Rosa se me fue.
    No pude salir en el pasado,
    ni debo también en el presente.

    El dolor quedó muy adentro.
    Por la primera
    Y sólo Dios:
    En confesión lo entendió.

    Hoy llegan noticias
    la tristeza nuevamente me acobija.
    La Lucila, suegra mía
    anunciaba despedida.

    Te fuiste, te fuiste,
    igualmente, madre mía.
    Yo si lloro
    Son las lágrimas
    de un Poeta de rodillas.

    Siempre la admiración Poetisa
    tantos años transcurridos.
    y nunca olvido agradecido
    que tu me decías:
    Grito firme, hijo mío.

    Alejado de la Patria
    obligación de partida.
    Me quedó lo que inculcabas:

    Sin la libertad no vuelan las aves
    y pueden callar mi boca,
    en cualquier momento.
    " Pero nunca mi corazón "

    La bendición en tu viaje al cielo
    y yo desde aquí.
    En mi refugio guerrero
    para seguir escribiendo.

    Gracias suegra mía.



    Simplemente un Poeta de los dias.


    Hugo A Valecillos La Riva
    Un Poeta Ingenuo Latinoamericano

    ResponderEliminar
  3. MI SUEGRA POR SIEMPRE.

    Camino al cielo

    Hoy es el día
    miércoles de partida.
    Viaje soñado:
    "El clamor de un nuevo día"

    Estoy en sintonía
    manos unidas.
    Dios del Universo
    otra madre en tu Reino de aposentos.

    Ella llego para quedar
    pleno conocimiento.
    Hasta el final
    la lucidez dijo adiós:
    "Camino al cielo"
    Poemas de un hijo Poeta
    para una poetisa muerta.

    Interpretar sentimientos
    ganadora de mi amor.
    Respetada señorona
    viviste de poesía.
    Hasta el final,bellos dias.

    vuela, vuela,
    Hacia las praderas.
    luchadora, combatiente, guerrera,
    que yo desde mi escondite literario:
    Hablaré,
    Contaré,
    Declamaré.
    "El orgullo de ser siempre Venezolano"
    Y para no hacer más larga la despedida
    te prometo, suegra mía:

    Vociferaré en representación tuya
    " La felicidad de vivir en libertad "
    En una pequeña Villa, que un buen día me dijo:
    No importa la huida mejor la bienvenida.


    Hay lágrimas en poesía
    Descansa en paz, vieja mía.

    Hugo Alfredo Valecillos La Riva
    Un Poeta Ingenuo Latinoamericano

    ResponderEliminar
  4. La voz en el tiempo

    Incansable
    del aroma poetisa.
    Melodías de poemas
    son estrellas:

    "De brillantes rimas vibran "

    El alumno
    aprendiz del libro sumo.
    Mucho don de poesía
    ella la mujer:

    "La sabiduría es sus entrañas
    ejemplos de porvenir
    las generaciones rendir.

    Tras un premio
    de literatura internacional.
    En oraciones
    reconocimientos:

    "Es Apureña"

    "Olga Lucila Carmona Borjas"

    Seudónimo:

    Lucila Velásquez.

    Es sencillo el homenaje
    con mis escritos.
    De un poeta de lo ingenuo
    y así pedir
    un poco más de respiro.

    Y cuando
    se abran finalmente:

    "Las puertas de la libertad"

    Visitaré con flores lindas:

    "Tu CampoSanto"

    Oh, madre mía Lucila.

    Hugo A Valecillos La Riva
    Un Poeta Venezolano.

    ResponderEliminar

  5. La voz en el tiempo

    Incansable
    del aroma poetisa.
    Melodías de poemas
    son estrellas:

    "De brillantes rimas vibran "

    El alumno
    aprendiz del libro sumo.
    Mucho don de poesía
    ella la mujer:

    "La sabiduría en sus entrañas
    ejemplos de porvenir
    las generaciones rendir.

    Tras un premio
    de literatura internacional.
    En oraciones
    reconocimientos:

    "Es Apureña"

    "Olga Lucila Carmona Borjas"

    Seudónimo:

    Lucila Velásquez.

    Es sencillo el homenaje
    con mis escritos.
    De un poeta de lo ingenuo
    y así pedir
    un poco más de respiro.

    Y cuando
    se abran finalmente:

    "Las puertas de la libertad"

    Visitaré con flores lindas:

    "Tu CampoSanto"

    Oh, madre mía Lucila.

    Hugo A Valecillos La Riva
    Un Poeta Venezolano.

    ResponderEliminar
  6. La voz en el tiempo

    Incansable
    del aroma poetisa.
    Melodías de poemas
    son estrellas:

    "De brillantes rimas vibran "

    El alumno
    aprendiz del libro sumo.
    Mucho don de poesía
    ella la mujer:

    "La sabiduría en sus entrañas
    ejemplos de porvenir
    las generaciones rendir.

    Tras un premio
    de literatura internacional.
    En oraciones
    reconocimientos:

    "Es Apureña"

    "Olga Lucila Carmona Borjas"

    Seudónimo:

    Lucila Velásquez.

    Es sencillo el homenaje
    con mis escritos.
    De un poeta de lo ingenuo
    y así pedir
    un poco más de respiro.

    Y cuando
    se abran finalmente:

    "Las puertas de la libertad"

    Visitaré con flores lindas:

    "Tu CampoSanto"

    Oh, madre mía Lucila.

    Hugo A Valecillos La Riva
    Un Poeta Venezolano.

    ResponderEliminar