Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

lunes, 6 de julio de 2009

EL POETA LAZO MARTÍ Y APURE



por Argenis Méndez Echenique


(Cronista de San Fernando de Apure y director Y director del Centro de Estudios Histórico-sociales del llano venezolano)

“…la figura de este lírico venezolano se parece a la del Moisés bíblico, por aquello de que tanto en el uno como en el otro el azar habría de constituir el símbolo de sus destinos” (Mario Torrealba Lossi, 1981)


En este año 2009 estamos los apureños y guariqueños conmemorando varios centenarios. En Apure, los centenarios del nacimiento de Ricardo Archila Medina, ilustre médico venezolano nativo de Elorza, capital del Municipio Rómulo Gallegos (27 de Abril de 1909), y de Julio César Sánchez Olivo, poeta sabanero y cronista de Apure, nativo de Guachara, Municipio Achaguas (21 de Octubre de 1909). Y en Guárico el luctuoso centenario del muy ilustre Francisco Lazo Martí, médico y excelso poeta de la llanura, nativo de Calabozo (14 de Marzo de 1869) y fallecido en Maiquetía (08 de Agosto de 1909). “Con Lazo Martí perdemos uno de los más legítimos y eminentes representantes de nuestra poesía. Sobre su prematuro sepulcro [apenas tenía 40 años de edad], acongojado en actitud élega, llora las bellezas que germinaban en el estro del cantor y que nunca saldrán a la luz del día, el numen de la Patria”, reseñaba la conocida revista caraqueña El Cojo Ilustrado, el 15 de Agosto de ese año 1909.


En esta oportunidad nos referimos al poeta calaboceño y sus vinculaciones con Apure. Existen varias cosas que vinculan al poeta con nuestra tierra, tales como: orígenes familiares, su debut profesional como médico, algunas de sus producciones poéticas. y su actuación en el campo de la política. A continuación hablaremos, someramente, de cada una de ellas.

ORÍGENES FAMILIARES.

Según el Dr. Julio de Armas (1988: 12), el bardo calaboceño era nieto del general de caballería Florencio Jiménez Madrid, prócer de la Independencia Nacional (de los héroes del Paso del Diamante, de Queseras del Medio, del Paso de los Andes, Boyacá e infinidad de combates) y nativo de Guayabal, centro poblado guariqueño cercano a San Fernando de Apure (a 12 kilómetros de distancia). El general Jiménez procreó un hijo, llamado Francisco, en la dama calaboceña Matías Lazo de la Vega. Y Francisco (“Pancho”) Martí de la Vega casa con su paisana Margarita Martí, de cuya unión nació el niño bautizado con el nombre de FRANCISCO FLORENCIO LAZO MARTÍ, nuestro admirado bardo llanero, según la autorizada opinión del doctor Julio de Armas. Sin embargo, tenemos la información de que el reputado intelectual calaboceño Rafael Loreto Loreto, quien localizó en 1947 la Fe de Bautismo del poeta, afirma que en este documento el nombre que aparece es el de Francisco de las Mercedes (Medina, 1972: 66)..


Pero las vinculaciones familiares, económicas y políticas de Jiménez Madrid eran con Apure, donde dejó otros descendientes, al unirse con la guayabalera Benita Castillo. De esta rama procede, entre otros nietos, el Padre Serafín Cedeño Castillo, primer biógrafo del eminente prócer (1898). El general Jiménez fallece en San Fernando el día 14 de Enero de 1840. La notoria vinculación de la familia con gente del suroeste del Guárico con Apure nos lleva a vincular la progenie del General Jiménez con nuestra tierra. Más si manejamos el concepto de “región histórica”, que va más allá de las fronteras político-administrativas.


El hoy Municipio Miranda (que incluía Camaguán y Guayabal) llevó el nombre de este ilustre prohombre desde el año 1872 hasta comienzos del siglo XX, perdiéndose luego en el olvido.


INICIO DE SU ACTIVIDAD PROFESIONAL


Don Tito Sierra Santamaría, un tachirense radicado en San Juan de los Morros desde los tiempos de la administración gubernamental del general Emilio Arévalo Cedeño (1936), nos informa que el día 21 de Agosto de 1890 le fue otorgado, en Caracas, a Lazo Martí el título de médico cirujano, por la Universidad Central de Venezuela (según Adolfo Rodríguez, los estudios requeridos para ello los realizó en su propia ciudad natal); regresa inmediatamente a Calabozo, donde contrae matrimonio con la señorita Francisca Rodríguez, “Panchita”, la “novia triste”, “en quien el poeta hubo de simbolizar la luz primaveral y el aciago destino del amor”, según palabras de Torrealba Lossi.


La recién desposada tenía parientes en Apure, por lo que, a las pocas semanas, se trasladan a San Fernando, que vive el auge de la explotación y comercio de la pluma de garza,el “oro blanco” de la época. . Allí Lazo Martí instala su consultorio médico. A pesar de la estrechez monetaria, Lazo Martí ejerce con admirable desinterés. Sólo acepta honorarios a los pudientes, y esto con moderación. En muchos casos regala medicinas y provee el valor del récipe. Sus economías no prosperan. Pero algo vale mucho le va enriqueciendo el espíritu: la unánime gratitud de su pueblo, donde tan humanitaria conducta quedó grabada con caracteres de leyenda franciscana”, según comenta Oscar Sambrano Urdaneta (1953: 18)..


Luego realiza su humanitaria labor en diferentes lugares del Estado, en periplos que lo llevan a Arichuna, San Juan de Payara, Achaguas, Apurito, El Yagual y Guachara. En este último pueblo conoce a Teodoro Sánchez Osto, padre de los hermanos Sánchez Olivo, con quien hizo amistad y pasaba largas temporadas en el hato “Chaparralito”, propiedad de la familia de éste, entre El Yagual y Guachara, según referencia de don Julio César Sánchez Olivo (1909 – 1988), recordando los comentarios que le hacía su madre al respecto..


ALGUNAS COMPOSICIONES POÉTICAS


Lazo Martí escribió infinidad de poemas, todos vinculados al Llano, entre los que destacan la Silva Criolla y sus Crepusculares, que lo hacen descollar a nivel continental en el campo de las letras de todos los tiempos, debido a que su producción lírica se nutrió de diferentes fuentes literarias, desde Virgilio, Garcilaso, Góngora, Bello, Pérez Bonalde, Ganriel Muñoz, Rubén Darío, Baudelaire, entre otros grandes de las letras universales, sin ubicarse en un “ismo” determinado, como bien señala magistralmente Torrealba Lossi. Sin embargo, hay quienes opinan que en Lazo Martí se dio una verdadera integración nativista, debido fundamentalmente al sentido telúrico que se observa en su poesía.


Posiblemente se inspiró Lazo Martí en la naturaleza casi virgen que contactó en su deambular por Apure (él pasó largas temporadas en el hato “Chaparralito”, ubicado entre El Yagual y Guachara, y, también, en los alrededores de Achaguas). Se dice que su célebre Silva Criolla la escribió, entre 1898 y 1901, en la barinesa Ciudad de Nutrias, a poca distancia del gran río llanero, pero sus notas y reminiscencias eran sobre el Apure que conoció como ninguno. En Nutrias fija su residencia (allí existe un pequeño Museo, conocido como 2La Casa de Lazo Martí”) y contrae nupcias con Veturia Velasco, queriendo de esa manera combatir la soledad de su reciente viudez (su primera esposa había fallecido el día 3 de Agosto de 1903,. con quien procreó tres hijos).


Existe la certeza de que Lazo Martí escribió su “Loa a los Patriotas de la Revolución del 92”, con el pseudónimo anagramado de Tirso Lam, en la población apureña de Guachara, Municipio Achaguas, el 19 de Abril de 1892, que publicó en San Fernando, el 26 de Septiembre del mismo año en El Legalista, periódico del cual era uno de los redactores..


Según don Edoardo Crema (1971: 7), calificado como el “descubridor del poeta Lazo Martí para la inmortalidad”, en el decir de un reconocido intelectual guariqueño, “la Oda, desde el punto de vista estético, adolece de todos los defectos propios de la poesía al servicio de la política. Se siente en ella al orador más que al poeta, al político más que al lírico…”


ACTUACIÓN EN EL CAMPO DE LA POLÍTICA


Su inicio en la actividad política se dio en San Fernando de Apure, según información que recoge Sambrano Urdaneta. Este enjundioso autor señala que Lazo Martí era de temperamento reposado, enemigo de la violencia y poco partidario de la política, pero no era indiferente a los acontecimientos de su comunidad ni de su país. Su van vocación democrática lo llevó a la defensa de sus ideales, con valentía y sincera convicción: “Lazo Martí comparte desde un principio los postulados de la revolución [Legalista], y en compañía de su viejo amigo, ex - profesor y cuñado, Dr. Filiberto Rodríguez, rige y redacta en San Fernando de Apure, un periódico llamado “El Legalista” (Ob. Cit.: 19).


El ilustre maestro Armas Chitty, citado por el no menos ilustre José Ramón Medina (1972: 145), dice que detrás del “gesto épico” del poeta había una intención más profunda: “Lazo Martí combate contra el desgobierno de Andueza Palacios, en el campo armado como en la prensa, porque le hería aquel desprecio a la ley envuelto en la amenaza continuista, y ello, sin que le interesase el triunfador en la contienda, el general Joaquín Crespo, cuya cruzada legalista no era para crear esperanzas. Y así mismo lo verán en aquella oleada humana que irónicamente llamaron la Libertadora. Legalismo y Libertadora: dos comentarios de ambiciones y sueños, dos estaciones en el (largo vía crucis de Venezuela”.


Otro autor, ligado al Guárico y ya citado en líneas anteriores, dice: “…en su psiquis bullía también el malabarismo de la política, y junto con el doctor Filiberto Rodríguez saca a la luz pública el periódico El Legalista y con este vocero periodístico empieza a fustigar las aspiraciones continuistas del doctor Raimundo Andueza Palacios”, (Sierra Santamaría, 1975: 164). Según Crema, el primer número de este periódico sanfernandino está fechado el 20 de Agosto de 1892, pero Adolfo Rodríguez (1978: 52) dice existir boletines con fecha del mes de Julio.


El primer editorial de este vocero explica las razones políticas que tenían sus redactores para surgir a protestar “contra el usurpador gobierno del Dr. Andueza Palacios, que obliga al país a aceptar las funestas consecuencias de la guerra… la actual revolución es la llamada a reconstruir el país, sobre la sólida base de las instituciones federales, tan arbitrariamente escarnecidas por infieles magistrados”.


A continuación, insertamos algunos de los versos de la famosa Oda:

“Es el patriota labrador honrado

Que por ser el primero en el combate

Se olvida de la roza y del arado:

Es la valiente juventud que goza

Al acento sonoro de las dianas

Para alcanzar después una corona;

Es el humilde obrero, es el anciano

Con el santo ascendiente de las canas

Que toca con placer de puerta en puerta

Buscando para el hijo algún hermano

Que le enseñe a luchar como el más fuerte…”.

Adolfo Rodríguez (1978: 52) reseña que dos días después de la entrada triunfal del general Crespo a Caracas (07 de Octubre), Lazo Martí es uno de los redactores del programa de actividades para la celebración en Apure, en su carácter de integrante de la Junta Directiva nombrada al efecto por el Comandante en Jefe del Ejército Nacional en Apure, general José Bonifacio Galíndez. Otros integrantes de la Junta fueron Ramón I. Mayol, Fernando Calzadilla, Juan Félix Carstens, Ramón Sifuentes, Juan Bautista Boggio, Aureliano Fernández, hijo, algunos de ellos viejas reliquias del liberalismo amarillo en Apure. En el `programa se contemplan bailes populares, banquetes populares y carreras de cintas.


“La pureza de los actos de Lazo Martí como político y guerrillero y la nobleza con que se enrola en la lucha por una causa justa, quedan demostradas en la actitud que asume una vez asegurado el triunfo del General Joaquín Crespo” (Medina, 1972: 142), pues Lazo Martí recibe ofrecimientos burocráticos en la nueva administración, pero él prefirió quedarse en Apure cuidando sus enfermos.


En 1898 está nuevamente en Calabozo, donde, acompañado del doctor Pablo E. Landaeta, saca otro periódico de índole política, El Voto Directo, en apoyo a Ignacio Andrade, continuador de la política del general Crespo. Se deduce que esta circunstancia lo enfrenta a Cipriano Castro y lo lleva a participar activamente en las filas de la llamada Revolución Libertadora, hasta la desastrosa batalla de La Victoria, en 1902.


Como señala don Edoardo Crema ( Ibidem), su inicio en la política se dio en Apure, firmando manifiestos, cartas y proclamas; acompañado de su estimado paisano y cuñado Filiberto Rodríguez, quien en 1913, para el momento del traslado de sus restos mortales a la Catedral de Calabozo (según Decreto del general David Gimón Pérez, Presidente del Estado Guárico, de fecha 8 de Marzo de 1913) fue designado orador de orden, quien en un hermoso panegírico sobre la vida y obra del poeta hizo derramar muchas lágrimas a sus conterráneos.


Los restos del poeta fueron a reposar en 1983 al Congreso Nacional, al lado de otras glorias nacionales, entre las que se cuenta el Padre de la Patria.


HONROSO TRIBUTO A LA MEMORIA DEL POETA EN APURE


En el lapso 1946 - 1947, en el decir de Sánchez Olivo 1980: 7), el antiguo Colegio Miranda, de San Fernando de Apure y fundado en 1931, toma el nombre de Liceo Francisco Lazo Martí, bajo la dirección del Profesor Walter Michelangeli Soublette, nativo de San Rafael de Atamaica, La primera promoción del flamante liceo lazomartino estuvo integrada por personajes que años más tarde brillaron en el estrellado firmamento de la política y la intelectualidad venezolana: José Vicente Abreu, Humberto Guzmán Whindevoxel, Emilio José Santodomingo, Rafael Elías Pérez,, Pedro Laprea Sifontes, Emilio Porras Maica, Flor Farray, Rafael Enrique Solano, Humberto García Boffil y Ligia Rodríguez.


Hacia 1964 le es construida sede propia, en los predios del antiguo fundo pecuario “Las Marías”, propiedad de la familia Mendible, detrás del antiguo cementerio de Jobalito.


Allí, al año siguiente, don Ricardo Montilla, Gobernador del Estado Apure y nativo de la población guariqueña de El Sobrero, ordena la construcción de una plazoleta en honor del poeta, la cual es dotada con un busto del homenajeado. Además, una placa de mármol grabada con versos tomados de la inmortal composición poética:


“Libra tu juventud!. El rumbo tuerce

De la fastuosa vía

En la que el vicio su atracción ejerce

Y se tiñe de rosa la falsía”.


Don Ricardo, en su discurso de inauguración se `preguntaba:”¿Pasaría por su mente, cuando recorrió estas tierras, o cuando recordaba sus encantos y tristezas en el proceso de creación del inmortal poema [la Silva Criolla], la idea de que algún día su vida y su nombre se tomarían como símbolo de un plantel de formación cultural para millares de jóvenes llaneros?.Dada su carcterística modestia, frecuente adorno de almas grandes y nobles como la suya, debió ser segura en ella la ausencia de tales envanecimientos” (1965:5). Son tiempos de gran esplendor para esta institución, pues representaba en ese momento la casa de estudios de mayor jerarquía académica en la región.


En 1967 egresa de este instituto educativo el autor de estas líneas, con el título de Bachiller en Humanidades; para volver en 1972, a ejercer actividades docentes (ya había obtenido el título de Licenciado en Educación en la Universidad de los Andes, Mérida), hasta el año 1977, en que pasó a otro destino. Allí conocí a mi esposa, Liliam Margarita Parra García, quien me ha acompañado en mis quehaceres desde hace 36 años, procreando tres hijos.


Laborando allí, en el Lazo Martí, primero en el Departamento de Actividades Complementarias y luego, en el Departamento de Actividades Extra-Académicas, al implantarse el sistema de semestre-crédito (1975), a través de innumerables actividades culturales, conocí a Adolfo Rodríguez, ilustre hijo del Guárico, quien desempeñaba el cargo de Subdirector del Liceo Humboldt, de esta ciudad de Calabozo. Allí publicamos en 1976 un boletín, titulado “Inquietudes”, cuyo primer número dedicamos íntegramente a nuestro admirado epónimo. En este órgano informativo, el poeta Sánchez Olivo publica un artículo muy ilustrativo sobre la vinculación de esta zona geográfica con el poeta Lazo Martí:


Como pueden deducir ustedes, estoy hablando de unos treinta y tantos años nada más. Gracias a Dios, la fraternal amistad perdura.


Muchas gracias a ustedes, también, señores, que me han dado la oportunidad de expresar mi humilde y sincero homenaje a uno de los grandes cantores de la llanura.


BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA


ARMAS, Julio de (1988). General Florencio Giménez Madrid. (Un guariqueño olvidado). Caracas, Fondo Editorial Ipasme.

ARVELO TORREALBA, Alberto (1969). Lazo Martí, vigencia en lejanía. Caracas, Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes. Biblioteca Popular Venezolana.

CREMA, Edoardo (1973). La Trayectoria Política de Lazo Martí. Calabozo, Concejo Municipal del Distrito Miranda del estado Guárico.

GONZALEZ GAMARRA, Leopoldo (1970). Arichuna Bicentenaria. Poliantea de esta hermosa región apureña. Bogotá, Editorial Andes.

MEDINA, José Ramón (1971). Los Homenajes del Tiempo. Vida y Obra de Francisco Lazo Martí. Caracas, Monte Avila Editores.

MONTILLA, Ricardo (1965). Francisco Lazo Martí, poeta y ciudadano. Caracas, Imprenta Nacional.

RODRÍGURZ, Adolfo (1978). Historia del Periodismo en Apure. San Fernando de Apure, Biblioteca de Autores y Temas Apureños, 3.

SAMBRANO URDANETA, Oscar (1953). Francisco Lazo Martí. Caracas, Ediciones de la Fundación “Eugenio Mendoza”. Colección Biografías, Nº 13. .

SANCHEZ OLIVO, Julio César (1980). El Liceo “Francisco Lazo Martí”. Su fundación y Primeros años de Funcionamiento). San Fernando de Apure, Publicaciones del Cronista del estado Apure, 7.

SANCHEZ OLIVO, Julio César (1974). “Evocación de Lazo Martí por un Apureño”. Inquietudes. Nº1. San Fernando de Apure, Noviembre 1974.

SANCHEZ OLIVO, Julio César (1981). La Cultura y el Desarrollo General de Apure. Muestreo Histórico de 1830 a 1940. San Fernando de Apure, Publicaciones del Cronista del Estado Apure,18.

SIERRA SANTAMARÍA, Tito (1975). Sitios Históricos del Estado Guárico. San Juan de los Morros.

TORREALBA LOSSI, Mario (1981). “Francisco Lazo Martí”. En: 25 Clásicos Venezolanos, coordinación e Introducción de Guillermo Morón. Caracas, Meneven.

No hay comentarios:

Publicar un comentario