Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

lunes, 31 de marzo de 2014

La cultura: elemento indispensable para la transición a la sostenibilidad




El final de la Década de la educación por un futuro sostenible está coincidiendo, afortunadamente, con el diseño de una Agenda Internacional Post-2015 para organizar la transición a la Sostenibilidad (tras finalizar el periodo dedicado a los Objetivos del Milenio). Se trata de un proyecto que constituye –como afirma Navi Pillay, Alta Comisaria de Naciones Unidas para los Derechos Humanos- “la tarea más importante a la que se enfrenta hoy Naciones Unidas”. No estamos, pues, aproximándonos a un punto final, sino a una nueva etapa, en la que el activismo fundamentado de la comunidad educativa, junto a la científica y a los movimientos ciudadanos, seguirá siendo muy necesario. Cada vez más necesario, en realidad, para vencer inercias y barreras y lograr la imprescindible implicación generalizada de la ciudadanía para hacer posible la transición a la Sostenibilidad.

Hoy queremos saludar los avances que se están produciendo en el diseño de la Agenda Post-2015 y, muy concretamente, en el establecimiento de unos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) universales, contando con una amplia participación de los distintos sectores de la sociedad: desde instituciones académicas, a sindicatos, pasando por responsables políticos, medios de comunicación, etc. (Ver Boletín 89). Con este propósito Naciones Unidas creó en 2012 el Grupo de Trabajo de Composición Abierta de la Asamblea General sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible que comenzó a trabajar en torno a 11 temas básicos -“Desigualdades”, “Salud”, “Educación”, “Crecimiento y empleo”, “Sostenibilidad ambiental”, “Seguridad alimentaria y nutrición”, “Gobernanza”, “Conflicto, Violencia y Desastres”, “Dinámicas de población”, “Agua” y “Energía”.- y que en septiembre de 2014 preparará un informe para presentar a la Asamblea General la propuesta de objetivos de desarrollo sostenible y la perspectiva estratégica Post-2015 elaborada.
Este Grupo de Trabajo ha logrado ya consensuar 10 Objetivos Amplios (Goals), claramente interrelacionados, y más ambiciosos y transformadores que los Objetivos del Milenio (ODM). Sus títulos son:
  • Acabar con el hambre y la pobreza extrema
  • Lograr el desarrollo sin sobrepasar los límites planetarios
  • Asegurar a todos los niños y jóvenes un aprendizaje efectivo para su vida y sustento
  • Lograr la igualdad de género, la inclusión social y la universalización de los Derechos Humanos
  • Lograr la salud y el bienestar para todas las edades
  • Mejorar los sistemas agrícolas y elevar la prosperidad rural
  • Potenciar ciudades inclusivas, productivas y resilientes.
  • Frenar el cambio climático antrópico y asegurar el acceso a recursos energéticos sostenibles
  • Proteger los servicios ecosistémicos y la biodiversidad, y asegurar un correcto uso del agua, océanos, bosques y recursos naturales en general
  • Transformar la Gobernanza y las tecnologías para favorecer el Desarrollo Sostenible
En estos títulos pueden echarse en falta, en principio, referencias a problemas gravísimos como, por ejemplo, el que plantea la explosión demográfica (que fue ignorado, como otros problemas esenciales, en los Objetivos del Milenio). Pero esta vez el resultado es mucho más positivo: cada uno de estos Objetivos amplios incluye varias Metas concretas (Targets), que van acompañadas por Indicadores, concebidos para realizar el seguimiento de los avances logrados e introducir, en caso necesario, modificaciones en la estrategia. Así, por lo que se refiere al ejemplo mencionado de la problemática demográfica, el objetivo 2 (Lograr el desarrollo sin sobrepasar los límites planetarios) incluye la siguiente meta relativa a dicha problemática:

Meta 2c. Rápida reducción voluntaria de la fertilidad, mediante la consecución de los derechos sexuales y reproductivos, en aquellos países cuyas tasas totales de fertilidad superen los tres nacimientos por mujer; y continuación de las reducciones voluntarias de la fertilidad en los países cuyas tasas de fertilidad superen el nivel de reemplazo.

De hecho, cuando se analiza el conjunto de Objetivos, Metas e Indicadores de estos nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, el resultado muestra claros avances respecto a los Objetivos del Milenio, comenzando por su explícita vinculación a los Derechos Humanos (otro grave olvido de los ODM). Hemos encontrado, sin embargo, una grave carencia que es preciso corregir: se trata de la total ausencia de referencias al acceso a la cultura como derecho básico, como si se diera por sentado que este derecho no constituye un requisito para el logro de la Sostenibilidad. Esto es lo que parece haber aceptado el Grupo de Trabajo cuando, en unas consideraciones preliminares, afirma:
Se reconoce ampliamente que la cultura y la diversidad cultural son importantes para la creatividad, la cohesión y la resiliencia de las sociedades, pero no queda claro que la cultura en sí misma pueda convertirse en un objetivo.

No podemos compartir esta conclusión, pues consideramos esencial la protección y promoción de la cultura y la defensa de la diversidad cultural para la transición a la Sostenibilidad. Una justificación de esta necesidad la ha ofrecido el escritor franco libanés Amin Maalouf con estas acertadas reflexiones, recogidas en su libro “El desajuste del mundo”:

Cada vez somos más los que vivimos más años y en mejores condiciones; y no pueden por menos de acecharnos el aburrimiento y el temor al vacío; y no puede por menos de tentarnos huir de ellos mediante un frenesí consumista. Si no queremos agotar enseguida los recursos del planeta, tendremos que dar tanta preferencia como sea posible a otras formas de satisfacción, a otras fuentes de goce, sobre todo a saber más y a desarrollar una vida interior floreciente.

No se trata de imponerse privaciones ni practicar la ascesis. (…) Pero si deseamos disfrutar durante mucho tiempo y con plenitud de cuanto nos brinda la vida no nos queda más remedio que modificar nuestra forma de comportarnos. No para mermar nuestra paleta de sensaciones, sino, antes bien, para ampliarla, para enriquecerla, para buscar otras satisfacciones que podrían resultar intensas.  

¿No distinguimos, acaso, en lo referente a las fuentes de energía, entre la energía fósil, que se agota y contamina, y las energías renovables, como las olas, la energía eólica o la geotérmica, que no se agotan? Podrían hacerse distinciones así al hablar de nuestro modo de vida. Podemos intentar satisfacer las necesidades y gozar de los placeres de la existencia consumiendo más, lo que supondrá una carga para los recursos del planeta y acarreará tensiones destructivas. Pero también podríamos hacerlo de otra manera, haciendo prevalecer el aprendizaje en todas las edades de la vida, animando a todos nuestros contemporáneos a que estudien lenguas, a que se apasionen por las disciplinas artísticas, a que se familiaricen con las diversas ciencias, para que así sean capaces de valorar lo que significa un descubrimiento en biología o en astrofísica. El saber es un universo inconmensurable; todos podríamos pasarnos la vida tomando cosas de él sin tasa y no lo agotaríamos.

Y no se trata solo de proponer el consumo de conocimiento en vez del consumo material: contribuir a ampliar el conocimiento en cualquiera de sus formas, elaborar productos culturales, contribuir a concebir y resolver problemas, junto a otros, puede dar satisfacciones aún mayores que el simple consumo. La producción cultural y el acceso a su disfrute pueden, pues, constituir un eficaz instrumento para la transición a la Sostenibilidad. Así debe de reconocerse en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con metas precisas de promoción cultural, que constituyan, además, ocasión de creación de puestos de trabajo en áreas creativas: medios de comunicación públicos y de calidad, bibliotecas, videotecas, museos, salas de conciertos, teatros, cines, educación artística y musical, etc., etc. Una Sostenibilidad satisfactoria para todas y todos precisa de la Cultura, de la riqueza plural de las diversas manifestaciones culturales que constituyen un Patrimonio de la humanidad que es preciso proteger e impulsar.

Educadores por la sostenibilidad
Boletín Nº 94 29 de marzo de 2014
(Día de La Hora del Planeta)
http://www.oei.es/decada/boletin094.php

domingo, 23 de marzo de 2014

Un poema de George Trakl (1887-1914)




EL CORAZÓN

Blanco se hizo en el bosque el corazón salvaje;
oh sombría angustia
de la muerte, así el oro
murió en gris nube.
Noche de noviembre.
Junto al raso portón del matadero
el grupo de míseras mujeres;
en cada canasta
caía carne podrida y entrañas;
¡maldito alimento!

La paloma azul de la noche
no trajo conciliación.
Un sombrío trompeteo
atravesó el húmedo y dorado
ramaje de los olmos,
una desgarrada bandera
humea sangre,
con salvaje melancolía
un hombre escucha.
Oh edades de bronce
sepultadas en el rubor de la noche.

Del oscuro zaguán surgió
la dorada figura de la joven
rodeada de pálidas lunas,
cortejo otoñal,
negros abetos se quebraron
en la tormenta nocturna,
la fortaleza escarpada.
Oh corazón
que va brillando hacia un frescor de nieve.


(Traducción del alemán de Renato Sandoval B.)

miércoles, 19 de marzo de 2014

Revista PALP: ¿vuelven las pulp fictions?





Por Luis Benítez


Apenas hace unos meses, en Argentina, comenzó a publicarse PALP, Revista de Géneros (ver: revistapalp.wordpress.com), un aporte original en el panorama editorial. Su nombre es un juego fonético con la pronunciación de la palabra inglesa pulp, referida a publicaciones propias de los años 1920 a 1950, de encuadernación rústica y especializadas en la narrativa fantástica, la ciencia ficción, los relatos policiales, los cuentos de terror y demás. El término popular pulp fiction se aplica al papel que era empleado para imprimirlas economícamente, fabricado con desechos de pulpa de madera. La PALP argentina es todo un homenaje a esas revistas donde publicaban autores como Jack London, Agatha Christie, Arthur Conan Doyle,  Herbert George Wells, Dashiell Hammett, Mark Twain, Howard Phillips Lovecraft, Isaac Asimov, Raymond Chandler o Ray Bradbury, entre otros. Conservando el espíritu de sus célebres antepasados, PALP opta sin embargo por una presentación gráfica mucho más cuidada: es una revista-libro de 160 páginas con buen papel de interior y cubierta a todo color, con encuadernación cosida, a lo que se suma el alto nivel de sus ilustraciones, firmadas en cubierta e interior por el artista plástico Nicolás Brondo. De aparición semestral, su editor responsable es el poeta y guionista Diego Cortés, quien también integra el Consejo Editor junto con otros reconocidos escritores locales: Sebastián Pons, Martín Cristal y Guillermo Bawden.

PALP, Revista de Géneros, es editada en Córdoba, Argentina, por Ediciones Llanto de Mudo (Colón 355, local 61, Galería Cinerama, Córdoba, Argentina; E-mail: llantodemudo@hotmail.com; WebSite:  www.llantodemudo.com.ar).

Una característica de PALP es la calidad y de ello dan testimonio los trabajos seleccionados por el Consejo Editor para su primera entrega. Encontramos dos excelentes cuentos fantásticos del narrador y periodista argentino -hoy residente en Uruguay-  Elvio E. Gandolfo, seguidos por Tsunami a la una-cero-seis, del destacado  escritor cordobés Martín Cristal. El mejicano Rodolfo Santullo aporta su narración Los predicadores, y el conocido narrador y periodista montevideano Ramiro Sanchis su cuento Aquella música. El entrerriano Cezary Novek su pieza antes inédita titulada El pozo y Diego Cortés nos regala un estremecedor relato: El crítico.

La canción que cantábamos todos los días se la debemos al cordobés Luciano Lamberti. Cierra esta excelente entrega de PALP Estocolmo, relato policial del novelista argentino Leonardo Oyola.
En resumen: un debut más que prometedor, que cumple con difundir las obras de algunos de los mejores autores actuales en la diversidad de los subgéneros abordados, demostrando que no existen géneros menores cuando el talento guía la mano y un grupo de emprendedores editores se proponen aunar esfuerzos para difundir esos logros. Ya se encuentra en preparación el número 2 -invierno de 2014, mayo/junio- de esta interesante publicación argentina, que puede recibirse por correo comunicándose a través de la dirección electrónica revistapalp@gmail.com

Otra faceta a destacar del proyecto de la revista Palp es “Palp Series”: desde marzo de 2014, en la página web de la revista (revistapalp.wordpress.com) se publican semana a semana cuatro novelas de género por entregas, con acceso libre para los lectores interesados. Esto es, un “capítulo estreno” por cada día de la semana. Los títulos son: Musa, de Diego Cortés; Marea de bronce, cuyo autor es Guillermo Bawden; de la autoría de Alejandro Drallny viene Bandera roja, y Perpetua en Eribea, por Ari Epstein.

Es muy posible que PALP se transforme en una revista de culto y mañana debamos recordar que leímos en ella por primera vez los trabajos de autores que poseen un brillo propio y bien ganado, dentro y fuera de sus países de origen.

jueves, 13 de marzo de 2014

Nuevos concursos literarios






Escritores.org

fold_conner
 Semana11
 MARZO 2014
    

 
imagen

Guadalupe Grande
Ofertas empleo sector editorial.
Promociona tus libros. Promociónate como autor

Noticias del sector 
- Andrés Neuman (entrevista)
- Los otros oficios de los escritores

Colabora con la página 
Guadalupe Grande