Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

viernes, 9 de mayo de 2014

Cursos por Internet




CURSOS
 
CURSOS POR INTERNET
Abiertos las 24 horas del día. Soporte permanente de un tutor. Accesibles desde cualquier país, desde cualquier computadora o sistema operativo y desde cualquier tipo de dispositivo (ordenador, tableta...)



imagen




CURSOS DE FORMACIÓN
(Oficios de la edición)

 
Cursos de tres meses de duración
  







ESCRITURA CREATIVA (GRUPO I)

Si deseas iniciarte y no tienes experiencia en la Escritura Creativa, te recomendamos el curso Inicio a la Creación Literaria. Si deseas mejorar tu Ortografía, Redacción y Sintaxis, te recomendamos el Curso de Redacción y Estilo. Cursos de tres meses de duración.
 

   





ESCRITURA CREATIVA (GRUPO II)

Cursos que trabajan aspectos muy específicos de la creación literaria. Sugerimos haber cursado anteriormente algún curso del Grupo I o bien tener alguna experiencia en escritura creativa. La duración de estos cursos es de un mes y medio.
 

    


Cuervo TV



En Cuervo TV: Dos represiones a recordar: Tiananmen y Tlatelolco www.worldtv.com/cuervo_tv

lunes, 5 de mayo de 2014

Desempleado







Por Javier Llaxacondor*

Desempleado  es conocido en tres de las cuatro zonas donde se busca trabajo. Recorre ineludible, inquebrantable cada día la ruta involuntaria que pretenden negarle sus virtuales empleadores.

 Se le reconoce por un gorrito diferente a los usuales. Se dice de su trato que es amable, pero pobre en expresiones. En cada lugar donde el trabajo se le niega es causa de risas, imitaciones y, últimamente, indicador de rutinas determinadas que, como sabemos, los trabajadores van adquiriendo. Entonces detienen las labores, salen a fumar dos pitadas de lo que queda del cigarrillo y lo miran, agotada la risa, desaparecer entre los árboles del parque.

Desempleado es especialista  en todo tipo de trabajos prescindibles. Pica tomates en cuadritos, pero desperdicia cualquier curvatura. Es honesto al limpiar los pisos, pero no mata insectos por equidad. Saca brillo a las copas como nadie, pero se queda mirando su reflejo en ellas por periodos incómodamente largos. Y así varias cosas por el estilo, llora con el olor del café recién filtrado, llega puntual y sin embargo nunca quiere irse. Desempleado prioriza la belleza de lo inservible antes que su utilidad y eso, dicen los empleadores, no es compatible con las políticas de las compañías que se fijan con preocupación en su caso.

Desempleado intenta bromas absurdas cuando finalmente lo echan de sus fallidas pruebas laborales, minimizando así la irrevocable decisión de sus empleadores. Lejos de revertir el deseo de los que ya cuentan con el privilegio del trabajo como esperaría, genera en ellos una antipatía particular definida entre el odio y la compasión.

Desempleado vuelve a casa al atardecer cuando los negocios ya no tienen tiempo para atenderlo. Cuando un puesto se le niega, Desempleado no pierde las esperanzas , sabe que si estudia con esfuerzo algún día logrará dominar cuestiones tan equivocadamente simples como abrir puertas o enjuagar platos con la soltura profesional pertinente.

Desempleado llega a casa cada día lleno de esperanzas que se renovarán al día siguiente, como todos los actos de fe. En esto lleva ya varios años. Sabe que una prueba más bien valdrá la pena para conseguir sus objetivos en la vida.

Por el desempleo, Desempleado, se ha visto en la necesidad de suprimir las compras del mes, matrimonios y libros. Vive, ama e imagina al día, hasta que la situación laboral mejore. Aun así, no se considera un hombre pobre y se da sus gustos contemplando en las grandes alamedas todo aquello que podría lograr en la vida con un empleo cualquiera. Y observa restaurantes potenciales, novias potenciales, religiones, zapatos, cortes de pelo, desperdicios, desarrollos humanos  potenciales y todo ello lo alegra.

Desempleado revisa cada noche con rigurosidad todo aquello que ha hecho mal durante el día. Con frecuencia esos pensamientos lo remiten a su niñez. Un juguete roto por descuido, un paso en falso, una pequeña distracción en la clase de matemáticas y luego la justicia del desempleo, se dice así mismo, antes de caer en cuenta que su situación laboral no es, como suele pensarse, un desprendimiento consecuente de las realidades macroeconómicas de un sistema.

El desempleo es una pena purgatoria que se deriva del tiempo irresponsablemente dedicado al egocentrismo y  la contemplación. Nada justifica la falta de empleo, nada.

Desempleado tiene clara su posición en el mundo y no se queja.

En tres de las cuatro zonas para buscar trabajo ya es conocida la broma respecto a su situación laboral. Se dice que, sin darse cuenta, Desempleado se autoemplea en su incansable labor de búsqueda y que, no contento con los haberes que debe dejarle tanto trabajo está pensando en contratar personal para ampliar sus horizontes.

Sin embargo, para los empleadores quedan cabos sueltos que forman parte de discusiones airadas en los bares después del trabajo. A qué se dedicaba en el pasado, qué consigue cocinar sin dinero, en qué lengua bromea o ama, qué tipo de mujeres lo prefirieron, de qué país proviene un gorro tan ridículo.
  
Y aún cuando todas esas conjeturas están más o menos resueltas, a todos le preocupa –como sólo puede preocuparse por un antiguo compañero de trabajo – a lo que se dedica  en sus días libres.

*Javier Llaxacondor, escritor peruano
Manchester, 2014