Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

lunes, 14 de marzo de 2011

La irrelevancia de la razón





“¿Cómo Dios pudo permitir que sucediera esto?”

Por Jorge Majfud


En 1974 Jorge Luis Borges le comentó a Ernesto Sábato que a su juicio bastaba con un dolor de muelas para negar la existencia de un Dios todopoderoso. Esta observación sería rigurosamente cierta si consideramos que el Todopoderoso es, al mismo tiempo, Todobondadoso. Si Dios permite que ocurra en el mundo un solo gramo de mal es porque quiere que ocurra o no puede evitarlo. Si de verdad existe una lucha del Bien contra el Mal, entonces Dios aún no domina su propia creación o no quiere hacerlo. O es, como dice Isaías (45-6): “Fuera de mí no hay ningún otro. Yo modelo la luz y creo la tiniebla, Yo creo la dicha y la desgracia. Yo soy Yahve, el que hago todo”. También Pedro Abelardo, después de justificar la traición de Judas con las propias Escrituras, escribió, no sin fisuras: “¿quién ignora que el mismo diablo no hace más de lo que Dios le permite? [...] El poder lo recibe de Dios; la voluntad, en cambio, le viene de sí mismo”.

La idea de un dios todopoderoso y desprovisto de un solo gramo de maldad es imposible para la lógica. Pero no demuestra su inexistencia, ya que un ser perfecto debe ser in-inteligible para los mortales. Por otra parte, Dios no es una proposición científicamente refutable, al decir de Karl Popper.

De cualquier forma, una discusión teológica es como una partida de ajedrez: sus conexiones con el mundo exterior son irrelevantes. La religión es lo contrario: es una forma de acción, muchas veces política, pocas veces metafísica, aunque con frecuencia se sirve de las interminables e inconducentes discusiones teológicas.

Es extraño que algunos consideren que el ateísmo es una posición científica y no una postura religiosa como cualquier otra. Pero no es menos extraño que los religiosos, que reniegan de cualquier teoría que prescinde de alguna intervención supranatural, no descansan en su absurda obsesión por demostrar la verdad contenida en las Sagradas Escrituras. No aceptan que cualquier página considerada sagrada en cualquier religión deja de ser un objeto de fe en el preciso momento en que se convierte en un hecho científicamente demostrado. Si algo es, o parece absurdo (como poner a todas las especies del planeta en un barco y luego negar siquiera la posibilidad de que los millones de especies que hoy lo habitan fueron consecuencia de alguna evolución) y usted literalmente cree en ello, ¿qué mejor prueba de su santidad?

Más consecuentes son quienes consideran o reconocen que uno no puede comprender (completamente) los designios de Dios.

No obstante, cada vez que en el mundo ocurre una catástrofe, como el terremoto en Japón o el huracán Katrina en Nueva Orléans, se reavivan las discusiones teológicas. En algunos países como Estados Unidos, una poderosa minoría ha secuestrado el discurso social con sus amenazas patoteológicas. En el mejor de los casos, los más civilizados, apenas conocen a alguien preguntan “¿a qué iglesia va usted los domingos?”; no si uno va a alguna iglesia.

Cuando no estoy cansado respondo, “no voy a ninguna iglesia, señora, Dios me libre”. Lo cual no es del todo cierto, porque cuando paso por algún templo que me inspira, entro con permiso.

“¿Entonces, no cree usted en Dios?”.

“Creo que sí, aunque nunca le pido prosperidad ni me persigno para que mi equipo de fútbol gane. Lo único que le pido siempre a Dios es que exista”.

“¿Cómo es posible creer en Dios y no tener iglesia?”, más de una vez me han preguntado en este país, con los ojos más abiertos de lo necesario.

Con frecuencia se cita el momento que en el programa de televisión The Early Show de Nueva York, la periodista Jane Clayson le preguntó a la hija del célebre telepastor Billy Graham sobre los atentados del 11 de setiembre de 2001 en Nueva York:

“¿Cómo pudo Dios permitir que sucediera esto?”, inquirió, lo que recuerda el conocido cuestionamiento sobre Auschwitz.

La hija del pastor respondió:

“Al igual que nosotros, creo que Dios está profundamente triste por este suceso, pero durante años hemos estado diciéndole que salga de nuestras escuelas, que salga de nuestro gobierno y que salga de nuestras vidas. Y siendo el caballero que es, creo que Dios ha resuelto retirarse. ¿Cómo podemos esperar que Dios nos dé Su bendición y Su protección cuando le hemos exigido que nos deje solos?”

En todo el mundo se repitió, no sin emoción y lágrimas, este momento como “una respuesta profunda y sabia que dejó muda a Jane Clayson”.

Sin duda que hay que tener una fe muy profunda para creer que el creador del Universo actúa como un niño resentido unas veces o como un amante celoso otras. Pero esto es una cuestión de opinión. Lo que no es materia de discusión es el hecho de que los terroristas que perpetraron los atentados del 11 de setiembre tenían la misma opinión de Virginia Graham Foreman. Sobre todo, odiaban el tipo de decadencia humanista y secular que por mucho tiempo caracterizó el experimento histórico de este país, que las teocracias odiaron y que las nuevas republicas iberoamericanas intentaron copiar en el siglo XIX. Sus “padres fundadores” no fueron religiosos conservadores como cree la mayoría de los norteamericanos (¿cómo un conservador puede hacer algo revolucionario como fundar un país diferente o una nueva religión?) sino una elite de políticos humanistas que había diseñado y logrado, por primera vez, un gobierno y un Estado separado, por ley y en sus prácticas, de todo tipo de injerencia religiosa. Y por primera vez, un Estado que se fundase, al menos en teoría, en la igualdad como paradigma. No porque odiaran a Dios sino porque creían en el derecho a la libertad de los individuos (antes de excluir a los esclavos) y en un tipo radical, para la época, de democracia moderna como alternativa a las teocracias y las monarquías absolutistas.

Salvo algunos teólogos, los predicadores no necesitan ser racionales. Les basta con un par de aforismos para niños porque saben que los respalda la fe ciega de quienes lo siguen. Más que el Amor los protege el Miedo. Así logran confundir a Dios con sus propias religiones y las opiniones de sus pastores y sacerdotes con la opinión más reciente de Dios.

También Torquemada fue llamado “luz de España y el salvador del país” por enviar a la hoguera a los herejes. También Francisco Franco acuñó monedas que rezaban “Caudillo de España por la gracia de Dios” por el mismo mérito. Lo que prueba que hay amores que matan.

Pero no juzguemos a Dios por sus seguidores.

Claro que el racionalismo de los últimos tres siglos se convirtió en otra forma de fanatismo; también religioso, si se quiere. Pero tampoco fue culpa de la Razón sino de una reacción ciega que terminó negando todo lo irracional y espiritual que también forman parte de la condición humana.

En los países occidentales de hoy, la mayoría con gobiernos e instituciones públicas basadas en las ideas humanistas de libertad y laicidad, ya no se pueden quemar individuos por razones de opinión. Al menos no sin una buena excusa. Esto no fue un logro de ninguna religión sino a pesar de casi todas las religiones del momento. Fue un logro de los humanistas que lentamente liquidaron las teocracias y el fanatismo religioso que poco o nada tenían que ver con Dios.

Jorge Majfud
marzo 2011
Jacksonville University
majfud.org

Roberto Bolaños en la óptica de Daniuska González




Sobre Bolaños va la escritora Daniuska González, nacida en Cuba pero “venezolanizada”. Su libro lleva por título La escritura bárbara. La narrativa de Roberto Bolaño, un ensayo que se convierte en una mirada sobre el mal transformado en palabra.

Toda la obra de Bolaño, incluida la poesía, construye sus engranajes alrededor de la propia escritura, la metaficciona, es como si esta se colocara sobre una mesa de autopsia y se diseccionara por partes para, al concluir la operación, contrastar sus ángulos, sus perspectivas y sus diferencias, y levantar un mapa final: el de la literatura y el mal.
Daniuska González es doctora en Humanidades de la Universidad Central de Venezuela y Magister en Literatura Latinoamericana en la Universidad “Simón Bolívar” donde ejerce como profesora del Departamento de Lengua y Literatura.

Daniuska acumula obra: entre sus poemarios Las iniciales del tiempo, publicado en México. Sus trabajos aparecen en diversos países.

Esta obra, La escritura bárbara. La narrativa de Roberto Bolaños ha sido publicada por el Fondo Editorial Cultura Peruana y está destinada a convertirse en un texto de obligatoria consulta para todo aquel que quiera penetrar en la obra de Bolaños.

martes, 1 de marzo de 2011

Citas de un Valor Humano





A los diez años de la muerte de Arturo Uslar Pietri

por José Alberto Medina Molero



“Los hombres han nacido unos para otros; edúcales o padécelos”
Marco Aurelio

Ahora que, se cumple la primera década del fallecimiento de ese excepcional venezolano llamado Arturo Uslar Pietri, valdría la pena examinar algunas de sus citas y referencias, y de allí, como en el eco que deja la piedra al caer al estanque, extraer alertas, enseñanzas, ideas, reflexiones. Alguna luz para este tiempo plagado de inquietud, desconcierto y desesperanza y para cualquier otro. Releer sus expresiones a la distancia es una urgente bálsamo para los hombre de buena fe:

“En verdad ha sido trágica la equivocación de los militares en llamarlo a usted para entregarle el gobierno. Usted nunca ha podido ser otra cosa que un demagogo, y en el ejercicio del poder continúa siéndolo irremediablemente .Con ese pintoresco fárrago de nociones inconexas, que ha acumulado en sus lecturas apresuradas e incompletas, empezó a fabricar esa falsa imagen de hombre cultivado y de muchas aptitudes. Sin embargo, lo que hasta ahora se ha visto y ha dicho de política , de economía , de historia , es superficial y muchas veces inexacto, Del gran monumento jurídico y social , de la carrera administrativa, no conoce usted ni la silueta …con el despliegue permanente de esa quincalla verbal y con la audacia inconsciente del que no sabe lo que hace y nada tiene que perder, ha logrado apoderarse del comando efectivo del gobierno y enrumbarlo por un camino de errores hacia la satisfacción mezquina de sus oscuras pasiones de hombre tarado de complejos…” (1)

“Mayor responsabilidad, porque ellos ( LOS PARTIDOS) deben poseer una meta, un objetivo superior que va más allá de la conquista del Poder, se supone que se conquista l poder para algo. No para quedarse en él. Como decía Talleyrand :“ Las Bayonetas sirvan para todo menos para sentarse en ellas”. El objetivo no puede ser conquistar el poder, sino que éste se busca como un medio, como un instrumento para otras cosas.; habría que exigirle a la gente que conquiste el poder, a los partidos que adquieran un modo para gobernar. Esos hombres, esos partidos deberían tener una meta de reformas, de mejoramiento, de cambios para bien del país, de represión de los males, de cauterización de los vicios , a fin de que el país sea mejor y se acerque cada vez más a ese ideal de vida democrática que queremos “ (2)

“Tenemos un viejo defecto que nos viene de la Colonia, la idea de que toda educación termina en un doctorado, y que el que no es doctor está descalificado. Esta idolatría del doctor no la hemos perdido, al contrario, hoy es más fuerte. Miguel José Sanz la caracterizaba como una enfermedad, la del grado académico, y no como una virtud, la del saber. No me hace más sabio tres orlas en la cabeza sin tres ideas debajo. El problema es complejo, hemos caído en una consideración puramente desprovista de todo fin nacional…. ¿Qué es lo natural?, que lleguen al grado universitario los que tienen ese minimum de aptitudes para poder aprovechar esa enseñanza, adelantarla, justificarla, fructificarla y utilizarla en beneficio del país y de ellos mismos…En cambio, carreras, actividades y habilidades que el país necesita para su crecimiento, a nivel técnicos medios, de obreros calificados. ¡No los tenemos! Nadie quiere escoger una carrera de técnico medio, porque considera que eso lo descalifica socialmente “(2).

“Lo primero está en esto: Cuáles son los fines de la educación, que no los hemos definido. ¿ Para qué necesita Venezuela una educación , y que tipo de educación requiere? Una vez que definiéramos eso, pasaríamos a planificar cómo obtener esa educación, cómo darla y cuánto cuesta. Pero esos fines no los tenemos: nosotros seguimos fabricando automáticamente psicólogos y periodistas…. ¿Cuántos obreros calificados necesita Venezuela anualmente para la metalmecánica? Es decir, acoplar a la concepción integral de desarrollo del país , el capital humano…” (2)

“ Si, hoy se sabe que la edad de cero cinco años es vital, y que lo que el niño reciba en esa época es casi definitivo. La solución es utópica. Gran parte de los niños venezolanos no conoce a su padre. Por un padre responsable, cuente usted cien mil padres irresponsables que no conocen ni quieren conocer a sus hijos, que han abandonado a la mujer con la que concibieron la criatura y lo que existe ese matriarcado de infelices mujeres cargadas de hijos, incapaces de educar a nadie.¿ Qué imagen le puede dar a ese pobre muchacho, qué orientación ética o social ?. Ninguna, Es un problema monstruoso” (2).

“El día que Venezuela tenga tantos millones de trabajadores calificados-agricultores obreros – tantos millones de técnicos medios distribuidos en tales y tales áreas, tantos millones de profesionales, tantos centenares de filósofos, podríamos pensar que Venezuela está haciendo una utilización óptima de sus recursos humanos “. (2)

“Creo que tenemos muy pocas virtudes en el sentido tradicional de la palabra. Claro, no es que somos una manada de ineptos o de imbéciles, de mala gente, pero virtudes colectivas nuca las hemos desarrollado. Hemos sido muy dispersos, muy individualistas, muy gente de alzamientos, compare usted la historia de Venezuela con al de nuestros vecinos. Realmente es muy difícil que aquí no se cometieran muchos disparates. la situación en el siglo XX venezolano ha sido extraordinariamente inusual y corruptora, la situación de un país pobre , muy atrasado y muy ignorante que de pronto tiene un Estado inmensamente rico, y que esa riqueza no se debe al trabajo nacional. EL gobierno se convirtió en el primer agente de enriquecimiento y no hubo clase dirigente, esa es la verdad, en otros países si las hubo y muy poderosa y muy eficiente, en Colombia, para no ir tan lejos, en el Perú, para no hablar de Argentina. Venezuela, desde la independencia no ha tenido clase dirigente, hemos tenido gente que ye cosas por ahí y por allá y ha tratado de hacer lo que puede, somos gente inmadura, muy superficial. A este país le cayó encima una montaña de recursos y no fue capaz de emplearlos medio sensatamente…Este ha sido un país muy peculiar, muy contradictorio, muy impredecible, muy sin esqueleto…Este es un país sin cabeza, sin clase dirigente, inmaduro”(3).

“Siempre hemos tenido una tendencia a sustituir la realidad, a ver las cosas de otra manera. Yo creo que aquí no se ha hecho la necesaria indagación sobre la imagen de Venezuela, que siempre ha sido una imagen falsa y una imagen de riqueza sedienta y de búsqueda de lo mágico, Desde la búsqueda de El Dorado aquí no se trabaja, aquí ni se ha colonizado el territorio, se ha ocupado el territorio “(3).

“La palabrota que ensucia la lengua termina por ensuciar el espíritu. Quien habla como un patán, terminará por pensar como un patán y por obrar como un patán. Hay una estrecha e indisoluble relación entre la palabra, el pensamiento y la acción. No se puede pensar limpiamente, ni ejecutar con honradez, lo que se expresa en los peores términos soeces. Es la palabra lo que crea el clima del pensamiento y las condiciones de la acción “(4).


Referencias:

(1) Uslar Pietri, Arturo: Fragmentos de una Carta dirigida a Rómulo Betancourt (23-03-1946), Presidente de la Junta Revolucionaria de Gobierno.
(2) Peña, Alfredo. Conversaciones con Arturo Uslar Pietri. Caracas, 1978.
(3) Arraiz Lucca, Rafael. Arturo Uslar Pietri. Ajuste de Cuentas. Caracas .2001.
(4) Uslar Pietri, Arturo, Ensayo “La Lengua sucia”. Caracas. 1955-