Páginas

Páginas vistas en total

Suscribirse por correo electrónico

martes, 31 de marzo de 2009

Desagravio a Chío Zubillaga



por Juan Páez Ávila

Ante la incineración de gran parte de la Biblioteca de Cecilio Zubillaga Perera, en un acto de agresión al patrimonio cultural de Carora y de toda Venezuela, quienes valoramos el rol que las fuerzas espirituales representan en la historia de los pueblos y naciones del mundo, no sólo estamos obligados a condenar semejante acto de barbarie, sino también a relevar el papel que Chío Zubillaga realizó en el campo del periodismo de combate, de las luchas por la emancipación del campesinado, por el progreso la ciencia y de las letras para consolidar una conciencia humanística y de cambio progresista en la sociedad venezolana, y en particular entre los jóvenes, hombres y mujeres, que lo tuvieron y disfrutaron como un excepcional maestro de su tiempo.

La quema de sus libros, entregados en custodia a la Biblioteca ¨Riera Aguinagalde¨ por sus albaceas, familiares y amigos, ha provocado una enérgica protesta a escala nacional, tanto por quienes le conocieron como por quienes recibimos directa o indirectamente sus mensajes cargados de sabiduría y sobre todo de rectitud y ética ciudadanas. Afortunadamente la Academia Nacional de la Historia , cuando la dirigía Guillermo Morón, uno de sus discípulos más distinguidos, publicó sus obras completas, recopiladas en periódicos y revistas de todo el país, por el poeta Ramón Querales, más las cartas que yo recogí entre sus amigos, en 9 tomos, quedando únicamente por publicar su Itinerario de Política Venezolana, que comprende gran parte de la Historia Contemporánea de nuestro país, desde el gobierno del General Eleazar López Contreras hasta los primero meses del de Rómulo Gallegos. El prólogo de estas Obras Completas de Chío Zubillaga lo constituyen los dos tomos de la biografía que yo escribí sobre este pensador y luchador caroreño. Esto lo informo para satisfacción de quienes quieran conocer su pensamiento, porque en pocos días inauguraremos la Sala de Lectura de sus obras, en un pequeño salón donde expiró el 24 de julio de 1948, al lado del cuarto-biblioteca que le sirvió de aula abierta a todos los que se acercaban a buscar sus orientaciones y consejos, escenario de sus arengas a sus discípulos y sala de redacción del semanario CANTACLARO, que recoge editoriales, artículos, reportajes, reseñas de libros, en su mayoría escritos por él, y poemas y pensamientos de escritores universales. Estos últimos los escribía simultánea o posteriormente en las paredes de su habitación, en su totalidad copiados por su sobrino el Dr. Agustín Zubillaga, publicados por mí en la biografía y vueltos a colocar en su sitio original.

Volviendo a la afrenta que constituye la quema de su biblioteca, aunque algunos 900 ejemplares se salvaron, el fuego provocado por la ignorancia de unos y la tendencia fascista de otros, seguramente los más responsables, consumió cerca de 2.000 libros, entre los cuales se encontraban algunos del escritor caroreño y discípulo suyo, Antonio Crespo Meléndez, y del Dr. Ambrosio Perera. Y con los libros desaparecieron comentarios, análisis y opiniones que los dos primeros escribían en los márgenes de la mayoría de esos ejemplares de clásicos griegos y latinos, además de escritores europeos y americanos contemporáneos.

En una reunión con el Coordinador de la Casa de Chío Zubillaga, bajo la égida de la Universidad Centrooccidental ¨Lisandro Alvarado¨, el poeta Jesús Enrique León, el Presidente de la República (literaria) de Guarimure, Armando León, la artista plástico Úrsula Rey el poeta y editor Julio Bolívar, acordamos la publicación de un documento firmado por todos los venezolanos defensores del patrimonio cultural de nuestra nación, y realizar un acto de desagravio a Chío Zubillaga. Esta propuesta viene a ser fortalecida por la misma iniciativa que Américo Martín le sugirió al poeta Fausto Izacaray, quien me la comunicó, y acogimos con verdadera complacencia y fraternidad.

De allí que trabajaremos en los próximos días para desagraviar al pensador revolucionario que fue Chío Zubillaga, a su alumno Antonio Crespo Meléndez y a su adversario ideológico Ambrosio Perera, con la participación de todos los sectores e individualidades dispuestos a defender la memoria y la libre expresión del pensamiento de los venezolanos.

EN AGONÍA




Teódulo López Meléndez

E-book: http://documents.scribd.com/docs/33vkxciuy13cd4cxlzs.pdf

En agonía es un cuadro despiadado y terrible de Venezuela. Para describirlo, Teódulo López Meléndez recurre al iluminado alegato de un sabio que lucha por salvaguardar la palabra y recuperar el silencio en medio del imperio de la vulgaridad y la incultura vociferantes que lo circunscriben bajo el apelativo revolucionario en el pleno siglo XXI venezolano. Es también la síntesis documental y literaria de los peligros que acechan al humanismo y que amenazan con convertir al hombre en excrescencia decimonónica, por la vía del retroceso histórico o en híbrido cibernético en aras del progreso tecnológico futurista.

En agonía
es, igualmente, la vívida historia novelada de un escritor desdoblado en la alteridad de sus personajes como juego especular simultáneamente veraz, delirante y onírico. En suma, en esta su quinta novela, Teódulo López Meléndez ofrece una lectura sincretista al fundir en el interlineado de la metanovela no sólo virutas de su visión de ensayista sino fractales de su particular cosmogonía poética

lunes, 30 de marzo de 2009

Holocausto de libros en Venezuela






por Edgar Cherubini Lecuna


El término “bibliocausto” lo acuño la revista Time en su edición del 22 de mayo de 1933, cuando en el mundo libre se propagó la noticia de la sistemática quema de libros acometida por los nazis en las principales bibliotecas alemanas y posteriormente en los países ocupados. Como bien lo apunta Fernando Báez (Historia universal de la destrucción de los libros), el Holocausto o aniquilación sistemática de millones de judíos por los nazis, fue precedido por el Bibliocausto, en el que millones de libros fueron destruidos por el mismo régimen. Entender cómo se gestó este horror – afirma Baéz – puede permitirnos comprender cuánta razón tenía Heinrich Heine cuando escribió proféticamente en su obra Almanzor (1821), “Allí donde se queman libros, acaban quemando hombres”. La destrucción de libros de 1933 fue apenas el prólogo de la matanza que siguió, “las hogueras de libros inspiraron los hornos crematorios”.

El diario venezolano El Nacional (29.03.09) nos trae una noticia inquietante sobre la destrucción masiva de libros por el régimen de Hugo Chávez. En un reportaje de Laura Helena Castillo, la periodista investiga la destrucción de más de 60.000 volúmenes sustraídos de las bibliotecas públicas del estado Miranda durante la gestión del gobernador Diosdado Cabello, el segundo hombre de la revolución, quien es actualmente ministro del gabinete de Chávez.

“Entre 2007 y 2008, 62.262 libros de las bibliotecas del estado Miranda fueron vendidos como pulpa de papel. La operación quebrantó las normas de descarte de material elaboradas por la Biblioteca Nacional”, escribe la periodista, quien detecta por igual en las auditorías la desaparición de más de un millón de ejemplares. Se trata de “la destrucción de la cultura (...) en la lista hay de todo: religión, historia, literatura, política, material braille, textos infantiles. El número de ejemplares representa 15% de los 401.000 libros que, según el Instituto Autónomo de Bibliotecas del estado Miranda (Iabim), quedan en el estado, aunque debería haber 2.000.000”. El Nacional, entrevista por igual a algunos de los responsables: "La variedad de libros desincorporados es tan grande que uno pudiera imaginar que, en varias áreas, se hizo por ignorancia", dice María Elena Zapata, directora general del Iabim. "La mayor parte de los libros tiene una ideología capitalista", así se expresó Ignacio Barreto, recién designado director del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, quien acaba de asumir la dirección del ente rector y de las 727 bibliotecas públicas del país. “El problema de la ideología no es un asunto ni proselitista ni partidista, se trata de la concepción de un Estado, un sistema. La mayor parte de los libros que están en las bibliotecas tiene una ideología dominante capitalista. Los libros de autoayuda incitan al individualismo, a que tu crecimiento personal no tenga nada que ver con el crecimiento del otro. Los libros de historia de hace muchos años ven a la historia desde la dominación. Son libros de ideología capitalista”, afirmó sin pudor. En la Biblioteca Nacional apoyan la creación de la sección ideológica en las salas públicas del país, que contiene sólo libros destinados a promocionar el proyecto político de Hugo Chávez. En muchos de sus anaqueles ya se encuentran libros alusivos a la revolución cubana y en cuanto a libros de texto para la educación primaria han desaparecido acontecimientos relevantes de la historia democrática del país, mientras se magnifica la gesta de Chávez cuando en 1982 lideró un golpe de Estado y en el presente intenta establecer un régimen denominado “Socialismo del Siglo XXI”.

Construir el futuro socialismo significa sacrificar la libertad de conciencia, la manipulación y el control de la población, así como borrar la memoria colectiva. Entre otras denuncias está la desaparición de colecciones fundacionales de regiones, pueblos y personajes que levantaron esas comunidades o contribuyeron a la edificación de la democracia en Venezuela. De allí que retomemos a Fernando Báez cuando dice que “(...) un libro se destruye con ánimo de aniquilar la memoria que encierra, es decir, el patrimonio de ideas de una cultura entera. La destrucción se cumple contra todo lo que se considere una amenaza directa o indirecta a un valor considerado superior”.

En su “Mundo feliz”, escrito en 1932, Aldous Huxley, anticipándose a muchos de los acontecimientos que vivimos en el presente, al predecir la extinción de la libertad y la democracia bajo yugos totalitarios, habla del concepto de felicidad colectiva y los objetivos superiores del dominador en boca de uno de los personajes de su novela: “Para poder brindar felicidad, la sociedad debe ser manipulada, se debe reducir la libertad de elección y expresión, así como ejercer el control sobre toda actividad intelectual, ya que el libre ejercicio de las ideas produce infelicidad. En relación a los libros:

- Shakespeare esta prohibido porque es antiguo. Aquí, no empleamos viejas cosas.

- ¿Aunque sean bellas?
- Sobre todo si son bellas. La belleza atrae, y no queremos que seamos atraídos por las cosas antiguas. Queremos que se amen las nuevas.

- Pero las nuevas son casi estúpidas, son ¡horrorosas!”.

- No solo el arte es incompatible con la estabilidad. Lo es también la ciencia. La verdad es una amenaza, y la ciencia es un peligro público. Estamos obligados de tenerla cuidadosamente encadenada y amordazada".


Los fanáticos seguidores de Chávez en el campo de la cultura y la educación no han tenido miramientos al eliminar recientemente la libre importación de libros, con la idea de que en el país se lea sólo lo que decida publicar el Estado. Así como escasean los productos básicos, pronto veremos anaqueles vacíos en las librerías, que se repondrán sólo con libros nuevos inspirados en las salas situacionales del régimen, de esa forma, no necesitarán secuestrar, quemar o vender como pulpa los libros desviacionistas de su proyecto de dominación. En Cuba, uno de los primeros libros prohibidos y desterrados de las bibliotecas públicas fue “1984”, la utopía totalitaria de George Orwell.

Esto último nos remite a otra obra del género de anticipación, “Fahrenheit 451” de Ray Bradbury. El título alude a que 451º F, es la temperatura a la que arde el papel. En la trama de la novela, los “bomberos”, son ejecutores de una nueva inquisición contra la libertad de pensamiento, en vez de apagar incendios se dedican a quemar libros prohibidos por el régimen. Montag, el héroe de la novela, es un “quemador de libros” (book burner) quien un día, abrumado por su aborrecible faena, percibe que los libros tienen “cuerpo y alma” y al “escucharlos gritar mientras los quema”, decide desertar y unirse al movimiento de resistencia. Hombres y mujeres que han ideado una táctica para preservar su cultura y sus valores, mediante la memorización de un libro por cada uno de los disidentes. Así, en un encuentro casual de dos transeúntes en un parque, una mujer es “La República” de Platón y el desconocido con quien se tropezó y ahora dialoga, podría ser “Los Viajes de Gulliver”. En un café, una joven le recita “Antígona” a otro joven, quien le contesta con fragmentos de “La guerra y la paz”. Para “leer” un libro había que buscar a otra persona, generalmente un desconocido.

Cualquier parecido de estos libros con la realidad del régimen “biblioclasta” de Hugo Chávez no son meras coincidencias. De allí que hoy decidí aprender de memoria, algunos capítulos de “Doktor Faustus” y de “La Montaña Mágica” de Thomas Mann, unos pasajes de “El sonido y la furia” de Faulkner, un párrafo del “Walden” de Thoreau, la primera página de “El Manantial” de Ayn Rand, de René Char “Aromas Cazadores” y “Le nu perdu”, “Four Quartets” de T.S. Elliot. Ya recito de memoria dos capítulos del “Sutra del Loto” de Budha Shakiamuni ¿Cuál libro o poema eres tú?.

edgar.cherubini@gmail.com

cortesía de www.analitica.com

domingo, 29 de marzo de 2009

La senda de las flores oblicuas





Eva Feld

E-book; http://documents.scribd.com/docs/1jdqbkg2o4p62b9kko5v.pdf

La senda de las flores oblicuas es un enigma. Tanto como puede serlo Corea a los ojos de una mujer occidental fascinada por el paisaje y el exotismo, pero incapaz de aprender el idioma ni los códigos milenarios. Perdida entre callejuelas, alucinada por los aromas y las impactantes contradicciones, la protagonista acaba relacionándose con personajes extraidos de su apetito y con una palabra que como latiguillo la persigue y la hostiga. ¡Janymacheta! podrán exclamar los lectores con la mujer de nombre falso a medida que se internen en esta aventura literaria que anida en un tren hacia Taegu, en un avión que vuela a los Estados Unidos, pero en verdad hacia la memoria de Caracas; hacia los textos de un escritor en Chicago, hacia el interior de dos artistas plásticos latinoamericanos en Seúl y en los retos de identidad que enfrentan los coreanos.

sábado, 28 de marzo de 2009

LA CIUDAD QUE VIVE EN USTEDES

Poema de Üzeyir Lokman ÇAYCI








Ustedes viven en la ciudad
que compraron en una subasta silenciosa.
Nuevamente fueron incapaces
de pagar sus deudas.
Bajo sus pupilas ennegrecidas,
ensayan sentir ciertas cosas.
Sin darse cuenta de su propio distanciamiento,
parten lejos,
utilizando sus cuerdas de pensamiento
como un teleférico.
Su temblor aumenta
cuando tocan los incontables elementos.
Con sus gritos,
ponen en fuga a los pájaros,
cuando sienten las sacudidas dadas
por el eco de palabras que superan su pensamiento.
Con sus respiraciones,
las rosas se marchitan.
En los momentos de locura,
los cristales caen de sus tejados.
Cuando su radio de pensamiento se encoge,
su ciudad crece.
De tanto correr calles y avenidas,
ustedes se han fatigado.
Mientras las luces de tantas máquinas de tensión
invaden las noches,
sus seres humanos se robotizan.
En las aguas negras,
los sapos tienen miedo a los cocodrilos.
Su viaje interior los ha envejecido.
Sus alaridos interiores se amplifican.
Ustedes producen dificultades a cuarenta manos.
Las celdas auxiliares de sus laboratorios
niegan cualquier momento placentero.
Mientras sube y baja el indicador del miedo,
no tienen la posibilidad de hablar.
A cada movimiento del reloj,
las estaciones se separan de su corazón
y la soledad no deja de atravesar su espíritu.

Poema traducido al español, del francés e inglés,
por Mercedes Ortega González-Rubio
y Manuel Guillermo Ortega (Guillermo Tedio)

Üzeyir Lokman ÇAYCI
Concepteur industriel - Architecte d'intérieur
İç Mimar – Endüstri Tasarımcısı
55, rue Louise Michel
78711 Mantes la Ville
FRANCE

uzeyir.cayci@free.fr




Üzeyir Lokman ÇAYCI is a poet, a writer, a versatile artist... He was born in 1949 in Bor that is one of the beautiful cities of Turkey. He attended primary and high school there. And then he graduated as an Architect - Designer of Industry from The Fine Arts Academy of State in Istanbul. His important works are, Akşamların Durağı , Karar, he has many poetries, stories and articles as well. It was called every body attention to his fine arts drawing / painting pictures since 14 years old. His poetries were translated into French by Yakup YURT who loves art. The Reward of Eagerness was given by The Radio NPS of Holland in 1999 and The Reward of Palmares was given by The Organization of Les Amis de Thalie in France to him. He placed in a poem competition from the same Organization at the same year too. He works in The Center of Adult Education ( AFPA) at present.

Les Prix :
¤ “Les Amis de Thalie Dessin” prix de dessin (1999)
¤ “Les Amis de Thalie Dessin” prix de dessin (1999)
¤ Concours du Recueil Poétique 1999 des Amis de Thalie
¤ Médaille de la Poésie Contemporaine Française « Poète du Mois Novembre 2000»
¤ Bosco Tatsuya Hirata Dessin 1 er prix (2000).
¤ Prix d’Association Terpsichore
¤ “Grand Prix Athanor de Poésie” 1er prix. (2001).
¤ Rencontres «2001 prix de photographie»
¤ Prix de Poésie Georges Riguet
¤ Prix de poésie Radio NPS «Hollande»
¤ Rencontre « 2002 prix de phographie»
¤ Prix de Texte «Radio National de la Turquie»
¤ Rencontre « 2003 prix de phographie»

Cerificate of service :

¤ (USA) University of South Florida The International Foreign Language Honor Society OHI SIGMA IOTA «CERTIFICATE OF SERVICE» Etc.

Novedades

Libro y CD de Juan Ruiz de Torres




Recibimos desde Madrid el libro Canto y seña del poeta Juan Ruiz de Torres de Mario Ángel Marrodán, licenciado en Derecho y conocido crítico de arte, poeta y fundador de numerosas revistas literarias. En este volumen hace un estudio pormenorizado de la obra de Ruiz de Torres, poeta reconocido y fundador de la organización Prometeo que mantiene una intensa actividad en la capital española.

Igualmente un regalo inapreciable, un CD que recoge la Poesía Completa (1950-2008) de Ruiz de Torres.

---
“Araucarias” de Leoncio Estévez

Desde Puerto de la Cruz, Islas Canarias, nos llega Araucarias , de Leoncio Estévez Merino, médico que vivió muchos años en Venezuela debido a los avatares de la guerra civil española y que desde hace unos años reside nuevamente en Tenerife. Además de poeta es pintor y autor teatral. Anuncia nuevas obras de pronta publicación.

viernes, 27 de marzo de 2009

30 poemas de Giuseppe Ungaretti



Selección y traducción de Teódulo López Meléndez



Aburrimiento (Noia); Tal Vez Nace (Nasce Forse); El Puerto Sepulto (Il Porto sepolto); Nostalgia (Nostalgia); Mañana (Mattina); Inicio de Tarde (Inizio di Sera); Junio (Giugno); Vanidad (Vanità); Desde el Camino de Valle (Dal Viale Di Valle); Vagabundo (Girovago); Soldados (Soldati); Retorno (Ritorno); El Africano en París (L'Africano a Parigi); Ironía (Ironia); Un sueño sólito (Un Sogno Solito); Oración (Preghiera); Silencio en Liguria (Silenzio in Liguria); Juno (Giunone); Cada Gris (Ogni Grigio); Con Fuego (Con Fuoco); He Perdido Todo (Tutto Ho Perduto); En Las Venas (Nelle Vene); Secreto del Poeta (Segreto del Poeta); Apocalipsis (Apocalisse); El Relámpago de la Boca (Il Lampo della Bocca); Sobreviviente Infancia (Superstite Infanzia); Babel (Babele); Soldado (Soldato); Noche (Notte).


De La alegría (1914-1919)


Aburrimiento


También esta noche pasará
Esta soledad de ronda
titubeante sombra de los cables tranviarios
sobre el húmedo asfalto

Miro a los conductores
medio dormidos
cabecear.


Da L’allegria (1914-1919) Noia. Anche questa notte passerá / Questa solitudine in giro / titubante ombra dei fili tranviari / sull’umido asfalto / Guardo le teste dei brumisti / nel mezzo sonno / tentennare.

Tal vez nace

Hay una neblina que nos borra

Tal vez aquí arriba nace un río

Oigo el canto de las sirenas
del lago donde estaba la ciudad.


Nasce forse. C'è la nebbia che ci cancella / Nasce forse un fiume quassú / Ascolto il canto delle sirene / del lago dov’era la cittá.



De El puerto sepulto

El puerto sepulto
(Mariano, 29 de junio de 1916
)

El poeta arriba allí
y luego vuelve a la luz con sus cantos
y los dispersa

De esta poesía
me queda
aquella nada
de inagotable secreto


Da Il porto sepolto (1917). Il porto sepolto (Mariano il 29 giugno 1916). Vi arriva il poeta / e poi torna alla luce con i suoi canti / e li disperde / Di questa poesia / mi resta / quel nulla / d’inesauribile segreto



Nostalgia
(Locvizza, 28 de septiembre de 1916)

Cuando
la noche está desfalleciendo
poco antes de primavera
y rara vez
alguno pasa

Sobre París se adensa
un oscuro color
de llanto

En un ángulo
de puente
contemplo
el ilimitado silencio
de una muchacha
tenue

Nuestras
enfermedades
se funden

Y como transportados
se permanece


Nostalgia (Locvizza il 28 settembre 1916). Quando / la notte è a svanire / poco prima di primavera / e di rado / qualcuno passa / Su Parigi s’addensa / un oscuro colore / di pianto / In un canto / di ponte / contemplo / l’illimitato silenzio / di una ragazza / tenue / Le nostre / malattie / si fondono / E come portati via / si rimane



De Naufragios


Mañana

(Santa María La Longa, 26 de enero de 1917)

Me ilumino
de inmenso


Da Allegria di Naufragi (1919) Mattina (Santa Maria La Longa il 26 gennaio 1917). M’illumino / d’immenso



Inicio de tarde
(Versa, 15 de febrero de 1917)

La vida se vacía
en diáfana ascensión
de nubes llenas
pespunteadas de sol

Inizio di sera (Versa il 15 febbraio 1917). La vita si svuota / in diafana ascesa / di nuvole colme / trapunte di sole.


Junio
(Campolongo, 5 de julio de 1917)

Cuando
se me muera
esta noche
y como otro
pueda mirarla
y me adormezca
al rumor
de las olas
que terminan
de enrollarse
a la cinta de acacias
de mi casa

Cuando me despierte
en tu cuerpo
que se modula
como la voz del ruiseñor

Se extenúa
como el color
reluciente
del grano maduro

En la transparencia
del agua
el oro de seda
de tu piel
se encarnecerá de moreno

Librada
de las lajas
sonoras
del aire serás
como un pantera

A los cortes
móviles
de la sombra
te deshojarás

Rugiendo
muda en
aquél polvo
me sofocarás

Después
entornarás los párpados

Veremos nuestro amor reclinarse
como tarde

Después veré
serenado
en el horizonte de alquitrán
de tus iris morirme
las pupilas

Ahora
el sereno está cerrado
como
a esta hora
en mi país de África
los jazmines.

He perdido el sueño

Oscilo
a orillas de un camino
como una luciérnaga

¿Se me morirá
esta noche?

Giugno (Campolongo il 5 luglio 1917) Quando / mi morirá / questa notte / e come un altro / potró guardarla / e mi addormenteró / al fruscio / delle onde / che finiscono / di avvoltolarsi // alla cinta di gaggie / della mia casa // Quando mi risveglieró / nel tuo corpo / che si modula / come la voce dell’usignolo // Si estenua / come il colore / rilucente / del grano maturo // Nella trasparenza / dell’acqua / l’oro velino / della tua pelle / si brenerá di moro // Librata / dalle lastre / squillanti / dell’aria sarai / come una / pantera //Ai tagli / mobili / dell’ombra / ti sfoglierai // Ruggendo / muta in / quella polvere / mi soffocherai // Poi / socchiuderai le palpebre //Vedremo el nostro amore reclinarsi / come sera //Poi vedró / rasserenato / nell’orizzonte di bitume / delle tua iride morirmi / le pupille / Ora / il sereno è chiuso / come / a quest’ora / nel mio paesed’Africa / i gelsomini / Ho perso il sonno / Oscillo / al canto d’una strada / come una lucciola / Mi morirà / questa notte ?


Vanidad
(Vallone, 19 de agosto de 1917)

De improviso
está, alto,
sobre las ruinas
el límpido
estupor
de la inmensidad

Y el hombre
encorvado
sobre el agua
sorprendida
por el sol
se descubre
una sombra

Mecida y
despacio
rota


Vanità (Vallone il 19 agosto 1917) D’improvviso / è alto / sulle macerie / il limpido / stupore / dell’immensitá // E l’uomo / curvato / sull’acqua / sorpresa / dal sole / si rinviene / un’ombra // Cullata e / piano / franta



Desde el camino del valle

(Pieve Santo stefano, 31 de agosto de 1917)

Limpiedumbre de montaña
reascendida
en el globo
del tiempo
amansado


Dal viale di valle (Pieve Santo Stefano il 31 agosto 1917). Nettezza di montagna / risalita / nel globo / del tempo / ammansito


De Vagabundo 1918

Vagabundo
(Campo di Maily, mayo de 1918)


En ningún
lugar
de la tierra
me puedo
aposentar

A cada
nuevo
clima
que encuentro
compruebo
languideciente
que
alguna vez
ya me le había
avezado

Y me aparto siempre
extranjero

Naciendo
de vuelta de épocas demasiado
vividas

Gozar un solo
minuto de vida
inicial

Busco un país
inocente


Da Girovago( 1918). Girovago (Campo di Maily maggio 1918). In nessuna / parte / di terra / mi posso / accasare // A ogni / nuovo / clima / che incontro / mi trovo / languente / che / una volta / già gli ero stato / assuefatto // E me ne stacco sempre / straniero // Nascendo / tornato da epoche troppo / vissute // Godere un solo / minuto di vita / iniziale // Cerco un paese / innocente


Soldados
(Bosco di Courton, julio de 1918)

Se está como
de otoño
sobre los árboles

las hojas

Soldati (Bosco di Courton luglio 1918) Si stà come /d´autunno /sugli alberi /le foglie

jueves, 26 de marzo de 2009

Cine latinoamericano: la progresiva pérdida de la memoria colectiva






por Jorge Majfud

Parte fundamental de cualquier ideología dominante consiste en asociar el margen a descalificativos éticos, como pueden serlo de orden social, sexual o de producción. Es decir, el margen es improductivo, desordenado, peligroso para el orden y la seguridad, sexualmente desviado o contra natura, inmaduro, etc. En las películas de Hollywood el margen finalmente se integra al centro (en la realidad también, como ejemplo basta recordar un hippie llamado Tony Blair). El hippie, el bohemio, el contestatario, la mujer libertina terminan fracasando o integrándose a la estructura capitalista. En ocasiones —según Mas'ud Zavarzaeh—, el margen aparece como una forma inocente que cumplirá una función «reparadora» de algunos elementos disfuncionales del centro (la misma función de personajes inocentes como los sobrinos del pato Donald o el hijo del Lobo, según Ariel Dorfman). En otros momentos, el margen crítico aparece reconociéndose a sí mismo como incapaz de cambios serios y debido a su natural inmadurez psicológica, ideológica, productiva y moral.

Por el contrario, en películas latinoamericanas como “El crimen del padre Amaro” (México, 2002) el centro triunfa finalmente en la trama pero este triunfo significa una mayor derrota ética en las lecturas del espectador. El centro se revela, esta vez, como inmoral, corrupto. También en esta película se da una paradoja que, aunque pueda sorprender, no es para nada propiedad de la posmodernidad, sino de los orígenes del cristianismo: el centro representa la fuerza y el poder social, la dominación, al mismo tiempo que la disfuncionalidad moral. El centro se encuentra deslegitimado. Desde este punto de vista, este discurso es marginal. Solo el poder del dominante puede imponer una censura de expresión; pero el censurador es, históricamente, el que ha perdido la batalla por la legitimación ética, porque su acción y discurso contradicen el paradigma del Humanismo.

El personaje del padre Natalio representa al típico marginado: se encuentra en la clandestinidad política y eclesiástica. También se encuentra marginado por el poder político, civil, representado por el periódico del pueblo. Sin embargo, es el único «héroe-ético» que sobrevive en la aniquilación dialéctica de la película. Su derrota, la excomunión —la separación definitiva de la corrupción y del poder— como la de Jesús, es la única forma efectiva de triunfo moral.

Como afirma el profesor de la Universidad de Berkeley, Mas'ud Zavarzaeh, el disentimiento es parte de la tradición del actual sistema hegemónico. La tradición integra y resuelve dos tópicos fundamentales de las sociedades capitalistas —lo nuevo y lo permanente— operando una «deshistorización» de los hechos sociales y políticos. Integra en su propio discurso al «disidente», al rebelde, como resultados necesarios de una sociedad dinámica, moderna y pluralista, democrática.
En el caso de América Latina, el rebelde, el subversivo, cuando no logró en un gran movimiento revolucionario destruir la estructura de dominio social —lo cual constituye la regla general—, cumplió la función de justificar una reacción violenta a favor del statu quo.

Si bien encontraremos en el cine de las últimas décadas una tradición intermedia donde la memoria se convierte en la denuncia, en la reescritura de la historia olvidada (como vimos en el artículo anterior), también tendremos un género «documental» más reciente, en el amplio sentido de la palabra, donde se recoge el presente y se lo convierte en memoria futura, como son los casos de las películas colombianas “La vendedora de rosas” (1998) y “La virgen de los sicarios” (2000). Dentro del primer grupo podríamos ubicar, como ejemplos, a “Tiempo de revancha” (1981), “La historia oficial” (1983), “Amanecer Rojo” (1989), “Garage Olimpo” (1999), “Botín de Guerra” (1999) y —una de las mejores— “Kamchatka” (2002). En todas, el discurso es de denuncia contra «la historia oficial», contra la historia escrita por el poder. La principal motivación de esta reescritura es política y, en todos los caos, consiste en una lucha por la recuperación de la memoria, no sólo aquella memoria enterrada por el poder sino aquella otra deformada por el mismo (podríamos incluir Yo, la peor de todas, 1990, si no considerásemos su referencia al siglo XVII).

Tanto “La virgen de los sicarios” como “La vendedora de rosas” desafían la tradicional estructura del cine hollywoodense y revierten el precepto de arte como medio de diversión o de belleza, del arte como objeto puramente estético. Ambas películas no sólo procuran exponer una realidad dramática y conocida por muchos, sino que serán un día la mejor fuente documental para aquellos que procuren entender algo de nuestro tiempo, concretamente del presente de las sociedades marginales de América Latina. Aquí ya no tenemos la denuncia con el objetivo de una reescritura de la historia. Ya no se busca «recuperar» una memoria perdida, sino exponer la tragedia del olvido más desgarrador y absoluto. Mucho menos relación tiene con la memoria de la Utopía. No sólo no se busca alcanzar la sociedad perfecta, sino que ni siquiera se pretende la resistencia de una sociedad derrotada: un profundo y oscuro nihilismo, a veces autocomplaciente y destructivo, recorre estas propuestas cinematográficas. Una violenta concordancia con la realidad, la degradación de la vida y de la muerte. Aquí el presente contrasta violentamente: nos recuerda el viejo género de ciencia-ficción-catástrofe, donde el mundo ha sucumbido al caos y la gente —una clase sumergida, lejos de los poderosos, como siempre— busca desesperadamente sobrevivir entre la peor miseria y abandono, entre la violencia y la alineación. “La vendedora de rosas” nos dice que ese futuro ya llegó, que el caos es ahora, que el mundo ya se ha perdido. La destrucción, la decadencia —moral y material— conviven en un basural con elementos de la modernidad, con símbolos de un lejano mundo desarrollado, con el recuerdo fragmentado de objetos que alguna vez fueron útiles, que alguna vez formaron parte de un orden lleno de memoria. Sólo que aquí, a diferencia de Hollywood, no hay promesas de redención, no hay héroes organizando la resistencia, incubando la rebelión. No hay esperanza, sino la muerte. La muerte para alcanzar la liberación virginal; la muerte infantil —como de hecho sucede en la película y con la pequeña y ocasional actriz en la vida real— para volver a los brazos de la madre.

Para los personajes de “La vendedora de Rosas”, los símbolos —la memoria colectiva— han perdido su significado; el texto, su memoria. El hecho de la «pérdida de la memoria colectiva», está acentuada no sólo por las drogas que todo lo borran, sino también por la edad de sus protagonistas principales y por la pobreza del lenguaje que es, en suma, memoria colectiva y que, en este caso, ha dejado de comunicar o sólo comunica sonidos guturales, propios de un ser humano que casi ha dejado de serlo.

No hay ficción, en el sentido tradicional del término; los actores no son profesionales y su papel es representarse a sí mismos. O, más aún, no representan nada, sino que continúan su vida como si la cámara no estuviese presente. Ya no se trata del neorrealismo nacido de los barrios pobres de Italia y de América Latina: es crudo hiperrealismo, desechos humanos, supuestamente vivos aún, excretados a las cloacas de la ciudad moderna. Una interesante versión cuyo tema central también es la desmemoria y la alienación del mundo posmoderno, pero referida a la clase empresarial, podemos verla en la también excelente “El hijo de la novia” (2001).
Como los huesos de un hombre primitivo sirven hoy para recordar al resto de los hombres y mujeres que lo rodearon, sin que alguno de ellos se lo haya propuesto nunca, así servirán estas memorias del olvido, para recordar lo que fuimos alguna vez —si algún día tenemos la suerte de dejar de ser eso que también somos.

miércoles, 25 de marzo de 2009

Novedades






Nueva edición de “La insensata geometría del amor”


Habida cuenta del resonante suceso obtenido por La insensata geometría del amor, de Susana Guzner, desde su primer lanzamiento, la editorial Punto de Lectura (México), publica una tercera edición de esta novela de culto traducida a varios idiomas.

Susana Guzner (La Plata, Argentina) es escritora y psicóloga. Conjuga la actividad literaria con su labor como psicoterapeuta y experta en comunicación. Su obra es internacionalmente reconocida, apreciada y objeto de estudio en numerosas Universidades internacionales. Es autora, además, de Punto y aparte (relatos, traducido al francés), la pieza teatral cómica Detectives B.A.M., 72 juegos para jugar con el espacio y el tiempo (pedagogía), la novela de suspense humorístico Aquí pasa algo raro y coautora, entre otras obras colectivas, de Mein Lesbisches Auge 5, Que suenen las olas, No solo duelen los golpes y Dos orillas. Colabora asiduamente con portales de Internet y medios

Tras una breve temporada en Italia, María planea regresar a Madrid, donde reside. Pero en el aeropuerto de Roma su mundo será sacudido cuando conozca a Eva, una bella y enigmática mujer que termina fascinándola. Ambas se ven obligadas a retrasar su vuelo a raíz de una amenaza de atentado en Fiumicino. Este hecho fortuito hará que emprendan un viaje de Roma a Venecia mientras se descubren la una a la otra. Este es el inicio de una apasionante historia de amor entre dos mujeres, retratada de manera sutil y jalonada de escenas memorables. A través de sus protagonistas, Guzner nos muestra las primeras luces de la seducción y los claroscuros de una pasión desbordante, plena de sensualidad, dudas, ironía, desencuentros y complicidad.
---

“La orilla familiar” de Ana Guillot


Miércoles 15 de abril, 19 horas. En: El Casal de Catalunya; Chacabuco 863, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Presentan: María Rosa Lojo y Susana Szwarc. Traductor al catalán: Pere Bessó
---
“Antología esencial”. Poesía de Luis Beltrán Mago

Selección de Poemas: José Tomás Angola Heredia. Presentación: Ildemaro Torres. Prólogo: Manuel Bermúdez. Trabajos sobre la Obra publicada: Carlos Gottberg, Helena Sassone, Lidia Salas, Alejo Urdaneta y Miguel García Mackle. Editado por el Círculo de Escritores de Venezuela. Fecha y Hora: Miércoles 1º de abril de 2009 a las 7 pm . Lugar: Edificio Cybercentrum, Calle Madrid de Las Mercedes. (Frente al Restaurant Aranjuez)
Brindis de Honor. Caracas

---
“Obras escogidas” de Francisco Alarcón

Presentación de Julio César Arreaza y palabras de Rosana Ordóñez. Brindis. Sábado 18 de abril. Hora: 11 am. Lugar: Librería Liberarte. Centro Comercial Los Chaguaramos. Planta Principal. Local 16. Caracas.

---
“La cita” de Gustavo M. Galliano

Acaba de aparecer el libro de narrativa breve LA CITA, de Gustavo M. Galliano (Rosario, Argentina), publicado por Editorial Aries y el Instituto Cultural Latinoamericano, Junín, Buenos Aires, Argentina. Durante el 1º al 3 de Abril próximo, en el Teatro El Círculo de Rosario, se realizará el III Encuentro Internacional de Literatura y Arte: Palabras del Mercosur. En ese excelente marco, se realizará la presentación del libro.

---
“Outros silèncios” de José Geraldo Neres

El libro de poesías "Outros silêncios" de José Geraldo Neres, será lanzado el 15 de abril (Editora Escrituras), debido la premiación del Premio Programa de Acción Cultural – ProAC – Concurso de Apoyo la Proyectos de Publicación de Libros en el Estado de São Paulo, 2008 (30 libros autores/seleccionados), y antes de eso la beca creación de la Fundación Biblioteca Nacional (diez autores seleccionados en todo Brasil).

---
Convocatoria al XIII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento • Fondo de Cultura Económica


Para impulsar el desarrollo de la creación literaria y plástica para niños y jóvenes, el Fondo de Cultura Económica convoca al XIII Concurso de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento. Podrán participar escritores e ilustradores de cualquier nacionalidad, edad, lugar de origen o residencia, siempre y cuando su propuesta sea en lengua española. Queda abierta la convocatoria hasta el 31 de agosto de 2009. El premio único está dotado de $100,000.00 (cien mil pesos mexicanos o su equivalente en USD) y la obra se publicará en la colección Los Especiales de A la Orilla del Viento del FCE.

El peligro de no saber leer la historia





por Germán Carrera Damas

Leer Historia no sólo es un ejercicio provechoso para quienes lo practican; es también recomendable para quienes no lo hacen. Abundan las recomendaciones a favor de uno y otro caso. No sé si son comparablemente abundantes en sentido adverso, a uno o a ambos casos. Pero leer la historia no es una operación del conocimiento que deje de generar riesgos, e incluso de sembrar acechanzas, todos nada desdeñables. Por esto último no ha faltado algún espíritu, entre travieso y malévolo, que aconseje ignorar la Historia, se la haya leído o no, porque dicen que puede indigestar el entendimiento, y hasta ofuscar espíritus débiles o desprevenidos.
Entre los riesgos y acechanzas quizás sean los más temibles los que se agazapan tras el precepto- conseja de que la Historia es maestra de la vida. Y quizás esto se deba a que quienes solicitan las enseñanzas de tal maestra ponen sus expectativas más en lo que deben o desean hacer, que en lo que deberían y quizás podrían evitar. Pero hay otros riesgos, entre los cuales ocupan lugar destacado el paralelismo y el continuismo. Crudamente dicho, el primero se manifiesta como un acceso inflacionario de la autoestima, es decir de la más peligrosa demostración del erróneo conocimiento de sí mismo. Pero, lo que es peor, el continuismo puede manifestarse como la delirante pretensión de proseguir, adelantar y hasta perfeccionar la obra del personaje considerado ejemplar. ¡Si sabremos de esto último los venezolanos, hartos como estamos de los remedos de Simón Bolívar!
Pero todo lo dicho no compensa el riesgo-acechanza mayor; tanto por su condición de ser éste un híbrido de males de suyo temibles, como por su radical efecto deletéreo. Consiste en no dedicársele un poco de reflexión a una característica de la Historia de la que he venido tratando en mis textos más recientes, y esto último ha sido así porque esa caracterización ha resultado de la circunstancia que he expresado, con sospechosa modestia, como “estoy comenzando a comprender la Historia”. He sostenido que la razón de la Historia no siempre es la razón de la Razón, y que la razón de la Razón está más cerca que la razón de la Historia del poco democrático sentido común, cuya conducta tramposa suele asomar cuando se le saca de su ámbito natural y se le compromete a revelar el sentido y alcance de la Historia.
La razón de la Historia rechaza toda suerte de violencia ejercida con el propósito de forzarla a tomar caminos, no importa hacia donde se pretenda que conduzcan. Si se trata sólo de inducirla a ese efecto, puede ser displicentemente tolerante, para consuelo de los oradores de circunstancia que tienen la fortuna de desplegar su destreza en este momento histórico en que estamos reunidos. Pero esa misma historia es implacable al hacer llover su furia sobre quienes, ensoberbecidos, desatienden su dictado; y nada le importa que lo hagan por ignorancia, imprudencia o mero desatino. Cualquiera de estas últimas circunstancias será siempre agravante, nunca atenuante, de la falta cometida. Por eso es recomendable LEER la historia, es decir hacerlo con apego y respeto de su razón; no incurriendo en el delito de lesa Historia que consiste en pretender someterla al imperio del acomodaticio sentido común.
Es cierto que las raíces del sentido común no son superficiales; como tampoco lo son las de la Historia. Pero no parece que sea descabellado pensar que las raíces del sentido común con más sensibles a lo personal inmediato que las de la Historia. Ésta se ocupa de esclarecer tal diferencia, comenzando por inducirnos a comprender que nada conduce más a la obnubilación del seso que el empacho de Poder.
Soberanamente benévola, la Historia brinda el elixir preventivo: “Puede afirmarse que la incapacidad para advertir las primeras señales de peligro y conjurar la crisis liquidadora del sistema político que presiden por parte de quienes han ejercido un largo mandato, radica fundamentalmente en la falta de perspectiva histórica [¿de razón histórica?], antes que en la carencia de valor o audacia para afrontar las dificultades. Creadores y usufructuarios del régimen que se ha estabilizado, no advierten como a lo largo del tiempo aparecen y van creciendo y fortaleciéndose nuevas fuerzas sociales y económicas que piden sitio de participación en el ejercicio del poder”… (Ramón J. Velásquez, “Proyección histórica de la obra d Rómulo Betancourt”. Betancourt en la historia de Venezuela del Siglo XX. Caracas, Ediciones Centauro, 1980, p. 42.)

martes, 24 de marzo de 2009


PREMIO DE CUENTO JUAN RULFO
PREMIO DE NOVELA CORTA JUAN RULFO
PREMIO DE FOTOGRAFIA UNION LATINA – MARTIN CHAMBI



Los invitamos a escribirnos (premios.rulfo@rfi.fr), a consultar las bases del presente año visitando los sitios de www.rfi.fr/espanol, www.rfimundo.com, www.unilat.org www.mexiqueculture.org, www.mal217.org, www.paris.cervantes.es, www.colesp.org, www.monde-diplomatique.es, www.fonfachao.org y, por supuesto, también participar. Recuerde, una buena lectura necesita tiempo, no espere el último minuto para enviar su obra.
Atentamente:
rfi Alejandro Valente
Redactor en jefe
Redacción América Latina
+(33 1) 56 40 37 89
alejandro.valente@rfi.fr

---
Segundo Concurso de Literatura Infantil “Textos literarios para vivir y convivir”


Con el fin de impulsar el desarrollo de la creación literaria, fortalecer el respeto al otro y los derechos de inserción a la vida y la convivencia, la Fundación Conciencia Activa invita a participar en este concurso, con obras que trabajen temáticamente: 1.- La promoción de valores. 2.- La integración de todas las personas, en especial aquellas que pertenecen a la población segregada, por sus diferencias o poseer condiciones y necesidades especiales. La Convocatoria, bajo el nombre Textos Literarios para Vivir y Convivir, privilegia la calidad literaria por encima del didactismo y de los convencionalismos adoctrinadores y moralizantes, a fin de que los textos propuestos para estos concursos permitan el acercamiento de los niños a la obra literaria a través del disfrute, del gozo y del placer que proporciona el elemento lúdico de la lectura. BASES: 1. Podrán participar escritores venezolanos o extranjeros residentes en el país, mayores de 18 años. 2. El texto deberá ser totalmente inédito y no participar simultáneamente en otro concurso. 3. La propuesta deberá atender el concepto de la convocatoria. 4. Los textos tendrán una extensión de hasta 30 cuartillas, en arial 12 e interlineado simple. 5. Las propuestas en digital se enviarán firmadas con seudónimo al correo electrónico seudonimoscuentos2009@gmail.com. 6. Los datos personales (nombre, Cédula de Identidad, seudónimo, teléfono y correo electrónico), deberán ser enviados a este correo concursodecuentos2009@gmail.com 7. Queda abierta la presente convocatoria a partir de su fecha de publicación el día 02 de marzo hasta el 31 de julio de 2009. 10. Los resultados del concurso serán anunciados la primera semana de septiembre de 2009 y publicados en la página web de Conciencia Activa (www.concienciactiva.org). Los concursantes podrán participar con una sola propuesta.

---

“La virgen de la noche”


Presentación de La Virgen de la noche, el viernes 27 de marzo a las 6:30 PM en Mcnally Jackson Bookstore 52 Prince Street. Basilio Rodríguez Cañas filosofo, ensayista y poeta, presidente del Pen Club de España, dirige la editorial Sial de Madrid presentará el libro de relatos La virgen de la noche de la escritora española Marta López Luaces el 27 de marzo a las seis y media de la tarde. Marta López-Luaces ha publicado los siguientes libros de poesía: Distancia y destierros (1998), Las Lenguas del viajero (Mardid: Huerga & Fierro, 2005) y la plaqueta Memoria de un vacío (New York: Penpress, 2002). Es la co-editora de Galerna: Revista internacional de literatuta. La ciudad de Nueva York le otorgó la distinción de Speaker for the Humanities of NYC (2003-05) Hoy presenta el libro de relatos La Virgen de la noche.

---

Bases Concurso de Relatos Cortos de Viaje Ediciones del Viento

Los relatos tendrán una extensión máxima de 10 páginas, escritos en castellano, y en ellos la narración de un viaje tiene que ser elemento imprescindible del argumento, si bien este viaje no tiene por que ser real. Se crean dos categorías, una de narrativa de viajes, donde el viaje se cuenta en forma novelada, y otra de crónica o diario de viajes, donde el relato se presenta en forma cronológica. El número máximo de relatos por autor es de 4, entre las dos categorías, que podrán ser publicados bajo seudónimo. El plazo se abre el 1 de enero de 2009, y se cierra el 31 de Mayo de 2009 a medianoche hora española (CET). Los relatos a concurso no tienen que ser inéditos. pero no pueden haber ganado ningún premio literario previo. El premio para los autores ganadores en cada categoría será una selección, a elegir por el ganador, de 15 libros de la colección de viento Simún de Ediciones del Viento, que incluye 42 títulos diferentes a fecha diciembre de 2008, y el concurso se fallará antes del 30 de junio de 2009.Los autores de los relatos que queden entre los puestos segundo y décimo, en cada categoría, recibirán el último libro publicado en la colección Viento Simún a la fecha del fallo del concurso. En total se regalarán 50 libros de la colección, ya que aparte de los premios a autores, se sortearán dos libros de la la colección Viento Simún entre todos los lectores de moleskin.es que hayan aportado comentarios a la web
A la finalización del concurso se realizará una selección de los mejores relatos, que serán publicados en un libro digital de printernet, y los autores seleccionados para el libro recibirán gratis un ejemplar del mismo. Los relatos se enviarán en formato de archivo .doc, . rtf o .txt a relatos(arroba)moleskin.es con el sujeto Relato de Viaje.Cualquier duda o consulta sobre estas bases debe ser dirigida enviando un email a relatos(arroba)moleskin.es
---

Concurso de Poesía y Narrativa “10º aniversario del CEN”

Temática libre, sin límites de edad en los participantes. Enviar hasta 3 Narrativas 300 líneas cada una como máximo y de 3 hasta 8 Poesías 40 versos cada una como máximo. Enviar una copia de las obras firmadas con seudónimo y diskette o CD, adjuntar sobre cerrado con datos personales (nombre, teléfono, mail etc.). Desde el exterior se puede participar por mail haciendo un adjunto con las obras y otro, con datos personales completos incluyendo seudónimo elegido.
Primer Premio de cada género: Edición de un libro con obras del/la ganador/a.
Se editará una Antología cooperativa con los finalistas para acceder a la segunda instancia de premios. Cierre 30 de abril 2009.-
Enviar: CEN EDICIONES
Santiso y Moscoso Nº 1529 Bº Alem - Córdoba (5012) Argentina
Bases e Informes: cenediciones@arnet.com.ar, cenediciones@yahoo.com.ar,
Te: 54-351- 4741366

lunes, 23 de marzo de 2009

Franz Kafka, un desconocido escritor





(Dedicado a Jorge Herralde)

por Pablo Paniagua



La otra mañana, a eso de las seis, me desperté con esta pregunta en la cabeza: ¿Qué pasaría si Franz Kafka viviera ahora, siendo un total desconocido, e intentara buscar un editor? Esta pregunta, sin duda, nace de la afirmación de un amigo que dice: “Los grandes escritores del siglo XX serían rechazados hoy en todas las editoriales, por lo menos en las de España.”

Un modesto escritor, llamado Franz Kafka, dormía acurrucado en un colchón cubierto con un par de mantas. Era viernes y no había ido a trabajar porque estaba enfermo, tenía una incipiente bronquitis y no paraba de toser. Ya desde pequeño su salud se demostró bastante frágil, sobre todo en las vías pulmonares, y ahora, por ser invierno, era proclive a enfermarse con facilidad. Entre el compás de su forzada respiración de pronto escuchó el timbre de la puerta, por lo que se levantó casi tiritando, con una manta sobre los hombros, para ver quién llamaba con tanta insistencia. Al abrir, pudo comprobar que era la señora encargada de limpiar la escalera que, en sus manos, traía una carta con membrete.

–Esto estaba encima de los buzones, señor Kafka. Es para usted –dijo la señora.

–Gracias –dijo al recibirla.

–Y cuídese, que no le veo muy bien –añadió antes de irse, a modo de despedida.

Franz Kafka miró el remitente y vio que se trataba de la editorial Adiagrama (la del prestigioso editor Juan Iturralde), sita en la ciudad de Barcelona. Hacía justo dos meses les envió un original, sin ser un ejemplar solicitado, y le extrañó que le contestaran con tal prontitud. Con la emoción casi se olvidó del frío, de su malestar y de la tos, pensando que podían haber aceptado su novela. Abrió el sobre y extrajo una carta que decía:

28/02/2007
Estimado Franz Kafka,

Sentimos comunicarle que, debido al exceso de títulos contratados, nos resulta imposible incluir EL PROCESO en nuestra programación, sin que eso suponga un juicio negativo de su obra.

Confiamos en que no tenga problemas para su publicación en cualquier otra editorial con menos agobio de títulos y, agradeciéndole haya pensado en Adiagrama, le saludamos muy cordialmente.

Atentamente,

Laura Carral.

Le recordamos que no nos resulta posible devolver los originales no solicitados, a no ser que el autor lo recoja por sus propios medios en el plazo de un mes de esta carta.

Editorial Adiagrama.

Así era esa carta de rechazo, una de tantas, pero esta vez de su editorial predilecta. El contenido venía a ser el mismo de las demás editoriales, casi con idénticas palabras, de la amable carta que le imposibilitaba para publicar y que, de plano, le arrojaba al ostracismo. Había pedido informes por Internet, enviado la información requerida y algún que otro original, pero ningún editor del mundo tenía interés en publicar su novela. Tanto tiempo y tanto esfuerzo para escribir una novela incomprendida, sin valor comercial, una rareza literaria sin sentido para cualquier editor, cuando el predominio del género novelístico oscilaba entre historias de misterio y ambientaciones de relatos históricos. Su novela, sin duda, era vista como la obra excéntrica de un loco, algo anodino y sin sentido para cualquier lector, una apuesta estética inútil y, por tanto, un producto desechable. Total, Franz Kafka era un don nadie, un escritor sin futuro, un asunto menor, un fracasado para cualquiera y para él mismo. “Ya podía ponerse a trabajar en vez de escribir semejante basura”, debían pensar en las editoriales donde envió el original de “El Proceso”.

Pero Franz Kafka escribía por una necesidad visceral, porque era un artista al que no le importaba pasar hambre y sufrir penalidades con tal de seguir adelante con su pasión. Ésa era su vida y su sueño, su apuesta.

Él era un emigrado checo que decidió abandonar el hogar familiar, e incluso su país, después de haber sufrido un desengaño amoroso, lo que le sirvió de pretexto, además, para librarse de un insufrible padre al estaba cansado de soportar. De tal modo que en compañía de su mejor amigo, Max Brod, tomó rumbo hacia tierras españolas con destino a la ciudad de Madrid, donde ambos alquilaron un pequeño apartamento en el barrio de Tetuán. Ese viernes, cuando abrió la puerta para recibir la carta, su amigo Max se había ido como de costumbre a trabajar, y él estaba solo y enfermo entre las estrechas paredes de lo que suponía su nuevo hogar. Encima de la mesa estaba su vieja computadora portátil, que compró de segunda mano, y dentro de ella un par de novelas y algunos relatos. Pensó, entonces, que empezaría una nueva novela, de un castillo que estaba siempre a la vista pero que era inalcanzable, donde todos los caminos conducían a él y por ellos nunca se llegaba, donde se sabía de sus habitantes pero difícilmente se dejaban ver. Era la metáfora de esa incapacidad de publicar sus escritos, de editoriales que eran castillos de burocracias inexpugnables e incapacidad. Ahora, no podía hacer nada más que escribir esas historias, que sólo él y su amigo Max comprendían, para olvidarse de todos los infortunios de su vida sumergiéndose en la literatura, cuando se preguntaba si algún día su trabajo vería la luz pública. Así, influido por estos pensamientos, se pasó toda la tarde escribiendo, con la tos y la manta sobre los hombros, algo que empezaba así:

Cuando K llegó ya era de noche. La aldea estaba cubierta por una espesa capa de nieve. Nada se podía distinguir en las alturas, sumidas entre niebla y oscuridad, y ni siquiera la más débil luz indicaba la presencia de un gran castillo. K se quedó un buen rato de pie en el puente de madera que unía la carretera con el pueblo, elevando su mirada hacia un vacío penetrante.

Esa era precisamente la imagen de su vida, todo brumas y oscuridad a su alrededor, incomprensión por todos lados ante su forma de entender la literatura, con un estilo tan peculiar de laberintos conceptuales que a la vez buscaban una justificación por medio de un proceso racional, donde el protagonista de sus historias chocaba contra esa muralla de convencionalismos inamovibles, los mismos que él padecía con la industria editorial. Pero él, a pesar de todo, no podía dejar de escribir y escribir…

Max Brod llegó del trabajo, envuelto en un abrigo largo y con la cara enrojecida por el frío, pero con una sonrisa por estar de nuevo ante la presencia de su admirado y gran amigo.

–¿Cómo te fue, Franz? ¿Estás mejor? –fueron sus primeras palabras.

–Hoy es un gran día para mí –contestó–. Empecé una nueva novela que se llama “El Castillo”.

En ese momento, Max Brod vio sobre la mesa la carta de la editorial Adiagrama, que cogió para leer.

–Podía haber sido un mejor día… –dijo con tristeza.

–No te preocupes, lo importante es creer en lo que haces por encima de todas las trivialidades que nos acosan, sin perder los ánimos para continuar con lo que un día decidiste hacer.

–Eso no lo dudo Franz –dijo Max con una leve sonrisa–, pero creo que deberías hacer algo más que escribir.

–¿Algo como qué?

–Tú lo que necesitas son lectores, eso es lo importante. Si la industria editorial te rechaza, lánzate como escritor por Internet y demuéstrales de lo que eres capaz. Tú, mi querido amigo, eres un buen escritor que no merece el desprecio de un grupo que sólo mira por el dinero, mientras rechazan el arte. No dejes que nadie eche por tierra tu sueño de ser escritor, porque tú ya lo eres, de eso no tengo ninguna duda.

Franz Kafka se quedó pensativo por unos instantes, tosió un par de veces, y levantó la cabeza para mirar a su amigo, con esos ojos oscuros que siempre denotaban cierta melancolía, y dijo:

–Seguiré tu consejo… De nada necesito a los que no valoran mi trabajo… Me lanzaré como escritor por Internet, para encontrar lectores que no se conformen con lo que el mercado editorial les trata de imponer como literatura de calidad, cuando muchas veces no lo es… Les demostraré, como tú dices, de lo que soy capaz, que la literatura es un arte que nada tiene que ver con el comercio, que la literatura no son hamburguesas de McDonald´s ni latas de Coca-Cola, que la literatura se merece mucho más que ser vilipendiada por actos de mercadotecnia...

Ahora Franz Kafka se expresaba con entusiasmo, pues, desde luego, no iba a dejar que nadie pisoteara sus sueños, lucharía por hacerse un lugar frente esa industria editorial que había perdido, en gran parte, su vocación de servir al engrandecimiento de algo que se estaba olvidando, para pasar a un descolorido pastiche de lo que decía o ambicionaba ser.

–¿Quién publicaría hoy a autores como Thomas Mann o Marcel Proust? –se terminó por preguntar.

Max Brod, al escuchar lo que era una queja más que una pregunta, una crítica feroz, una realidad, soltó una carcajada que rebotó en las paredes del pequeño salón, mientras se despojaba del abrigo.

–Bien lo dices, mi querido Franz… Bien lo dices…

–¡Ya sé lo que haré! –exclamó Franz Kafka, ante una idea repentina–. Publicaré en un blog, como novela por entregas, “La metamorfosis”. Creo que la historia de Gregorio Samsa, que de un día para otro se convirtió en cucaracha, será ideal para publicar en Internet.

Y los dos amigos decidieron abrir una botella de vino tinto de Rioja, para así brindar por todos aquéllos que creen en la salvación de la literatura.

–¡Bienvenido sea Internet, porque muy pronto de ahí saldrán grandes escritores! exclamó Max Brod, entre el tintineo de los dos vasos al chocar.

sábado, 21 de marzo de 2009

Trances


Poemas de Felix Gómez*



Caminando con Lilith por la calle de King cross.



El vientre de la ballena se esta abriendo
en medio una noche en que la diosa oscura me espera
El resplandor anuncia la llegada del ángel
mientras a lo lejos el viejo tose su pesadilla
entre el trance del miedo y del alcohol.
Sydney se divierte en medio de los fuegos artificiales
mientras el baile de los coyotes se inicia
con una balada triste para un refugiado de Ruanda
La guitarra eléctrica se pierde en un lamento
cada vez mas profundo
Ah! de nuevo mis ancestros me llaman
en medio de la tempestad
Un amigo se ha perdido en la esquina del delirio
con una de las hijas de Lilith disfrazada de caperucita roja
esperando el momento para devorarlo sin compasión
en el hotel de la soledad.
El aborigen australiano le hace círculos sagrados
al pavimento de la calle para reunirse con la tristeza
de los espíritus de la generación perdida.*
El guerrero que me guía mira sereno
los mundos de la reina de la noche
y me recuerda la ruta de mi viaje
en medio del nuevo portal que se me abre a lo lejos
sé que Lilith me espera en silencio.


*La generación perdida fue un periodo comprendido entre 1911-1978 donde el estado australiano les quito el derecho a los padres aborígenes tener a sus hijos enviándolos a Orfanatos; la mayoría de estos niños jamás volvió a ver a sus padres.




Lloviendo sobre Sydney




Caminar despacio entre el silencio del desierto
Respirar rápido entre el portal de dos mundos paralelos
Sonreírle al sin sentido por las calles del blues y del desvelo
La mirada perdida del aborigen y su generación perdida
Mi amigo el refugiado y sus historias del naufragio
por el mar del dragón rojo
Los mapas antiguos que se me borran en contrastes
con los libros del desamor
El soldado australiano y el recuerdo de sus piernas
dejadas en Vietnam
El movimiento hipnótico de mi gato Merlín,
el olor a café de mi tierra que se cuela
entre los libros sobrevivientes
de mi ultimo naufragio
y los nuevos que pueblan mi nuevo rincón
La lluvia que desafía dibujando símbolos antiguos
en mis ventanas
El dios del katabis hablándome a través de una paciente
caminando desgarrada por el amargo destierro de la melancolía
seguida por el blue de la noche en Alice Spring.
Mi amigo imaginario Don Juan Mathus
dándome unas palpados en mi hombre izquierdo
antes de mi encuentro con Quirón.


* Alice spring pueblo australiano cerca del Urululu, Australia Central.


BAHIA DE SYDNEY




La noche cae sobre Sydney
El tren mueve el alma del Inmigrante
El músico de la Bahía entra en trance con su propia música
La música del desamor y la esperanza se encuentran
Los transeúntes miran y siguen
El aborigen y su dangeridoo* sonando como un quejido antiguo
La mirada de mi padre a través del mi propia mirada lejana
El refugiado y su mujer le sonríen a su bebe de 7 meses.
Los relatos de tantos sobrevivientes en mi cabeza.
El país que llevo dentro y el país que está afuera.
Los voces de millones que llegaron y las voces de los millones
que recuerdan a los que partieron
La canción de tierras lejanas.
Los mitos de mi tierra se entremezclan con los mitos de esta tierra
Mientras cae la noche mi alma transmigra
en mis propios trances hipnóticos entre el ruido del tren
y las lejanas siluetas de los barcos de la bahía de Sydney


*Dangeridoo =instrumento antiguo de los aborígenes australianos que consiste en un largo tubo de madera que hace sonidos guturales.


El blues del Canguro


El anciano de los brazos tatuados y aretes lleva a su nieto al colegio
La refugiada iraki grita consignas contra EEUU
al lado un grupo de expresos chinos lo hacen contra los rojos.
El tren se traga las personas en el puerto y las escupe en Central
Hay una pequeña de tres años mirando al músico exorcizando
sus demonios a través de una plegaria convertida en un blue por su guitarra.
La madre que llora a la niña que se le quedo extraviada en la calle del ayer.
El hombre entregado al alcohol mientras atraviesa la noche oscura
Los canguros siguen dibujando líneas sagrada en el aire
mientras el sol se va a besar a la tierra.
Los aborígenes tirados en la plaza en soledad,
en silencio, en ira, desgarrados en dolor,
mientras el tren sigue tragando y escupiendo personas.
El coyote sonríe al caer la tarde en Sydney
yo sigo juntando al ajedrez con mi amigo el exiliado chileno
que se quedo combatiendo en estas tierras nuevas utopías.

Inmigrante


La caída puebla mi universo
Esta sensación de inmigrante herido
Este viaje al centro de mí mismo
Estos círculos abiertos que se me doblan en cierres
Este pasaporte cansado y expectante
Domador de madrugadas salvajes por ciudades planetas
Trenes lobos, taxis lobos, vuelos lobos aullando
entre lo que dejo y lo que me espera
La patria que dejo con las lágrimas de los míos
La patria que me espera con los sueños preñados
de vientos marinos
Los ojos de mi viejo a través de del vidrio de mi memoria
El ascenso puebla mi universo.


Blues de la ballena



Profundo azul en el agua.
Descenso azul y negro
La ballena canta y mi alma rota viaja
montada en su joroba.
Atravieso descensos
Qué negro lo profundo
El corazón y el arpón de plata
Atravesándome el ventrículo derecho.
Y mi descenso en el reino de Poseidón
Entre delfines y orcas.
Entre guerras y terrores.
Apnea estática de mi mismo.
No hay nadie a mi lado
sólo el sonido mítico del canto.
Y la ballena bajando
Alma despedaza en trance hipnótico profundo

Baba Yaga

La mirada de fuego
El fuego rojo que quema
Las cascadas de adrenalina
Fluyendo en el río de mi vida
El rostro duro
La sonrisa fría con su ritual negro
La pregunta como arma
Como láser,
Los monitores y el tubo endotraqueal
Mi mandíbula aferrada
El peso en el pecho
Los colmillos de baba yaga
En negro, en rojo en blanco
Lo femenino y su lado oscuro
En tormento en hielo miedo
Danzando en la mañana.

BOCANADAS


Me estoy muriendo
Lentamente las hojas caen y con ellas muero.
Las lanzas quebradas.
La fe rota.
La familia distante.
Los amigos se hacen fantasmas.
Lo efímero se hace gigante.
Lo duradero se hace frágil.
Miro por las calles los rostros cansados del desamor
Y me miro a mí mismo.
El paso rápido y el paso lento igual la muerte me espera.
Me agarro de mi respiración y me fumo el dolor.
Me respiro la herida, la espada, los colmillos.
Me respiro las puñaladas, los besos, los odios
Me respiro los sueños, las ganas y el sueño.
Me fumo las historias, los cuentos y los recuerdos.


Conexión Caracas Sydney

Cuando caen las hojas del invierno en Sydney
me desplomo sin retorno en este inmenso katabasis
Entre las muecas burlonas de witkin fotografiándome
sin cabeza
Por los caminos impuesto de mi auto exilio en Australia
La negra noche tragándome en sus largas y rojas calles
Con el grito en silencio y la piel rota de frío
El corazón que camina desterrado entre idiomas y rostros vikingos
Sydney me devora entre la prisa
y el silencio de la gran barrera de coral.


OLLAYTANTANBO


El valle sagrado le hace el amor a mis ojos.
Imágenes arquetípicas estallan en emociones,
que me tocan y conmueven.
El espíritu del valle me sonríe a través de un colibrí
Camino entre lo sagrado y lo profano
Sólo acompañado, transitorio, cambiante

Respiro fuerte, no llevo prisa en este instante
Soy un inmortal.

Cover Girl en Ushuaia

Entro al mundo de Afrodita
La noche, los instintos y los colmillos del maligno brillan en la caverna.
El whisky penetra mi sangre y mientras
los mil rostros de Eva saltan cuánticamente sobre mi conciencia,
las luces rosas se apagan.
Círculos de neón que se conviertes en haces de trance violeta azul.
La mujer pantera seduce al tubo de platino
y entre deslizamientos y gemidos
el coyote le guiña el ojo mientras se toca los bigotes
La música del desamor suena al fondo,
el hombre del traje gris duerme después del polvo
mientras una adolescente le quita los últimos billetes.

La prostituta me clava una mirada hostil
Por donde llegue tomo mi camino, guardo en una servilleta mi noche,
los colmillos y mis instintos.
Y partió al filo de una madrugada azul


PLANETA HOMBRE


Respiro el aire azul sigue mi danza celular
Corazón latiendo, músculos, raíces tendones
Huesos guardianes.
Piel mi frontera con el mundo exterior
Espíritu planeta, espíritu hombre, camino, traslado,
Cambio, cruzo, caos, forma, reorganización,
Muerte me transformo.

EXTRATERRESTRE

Hay una danza en la vida

Galaxias, mundos formas en un océano amniótico

Cósmico el cordón de luz sanguínea irriga el porvenir nuevo.

Tu placenta universo, madre azul violeta.

Silencio oscuro forma grávida rompe el mundo del caos
muerte nacimiento, llanto, onzas, ternura,
trasmutada en pecho, leche vida.

ESPÍRITUS DEL METRO

Ábrete puerta trágame, pasajero aliado pasajero enemigo,
distante, frío, calculador, tierno, imaginativo.

Observo y soy observador, ojos múltiples diversos étnicos.

Dimensiones se abren me dejan ver los mundos
en los que el color de una flor expresa sus prismas y voy mas allá.

El espíritu de mis de mis antepasados
abraza la canción del cambio que está llegando que está poblando.

El shaman se ha transformado en una inmensa águila dorada
silenciosa y atraviesa los vagones sin ser vista.

La serpiente padre repta por el techo en su danza
de resurrección alucino sin peyote, canto al nuevo día
mi corazón se conmueve.


Balada del herido


Qué necesito para escucharme

Qué necesito para ver las metáforas decisivas.

Qué necesito para dejar de ser un hombrecito
y hacerme un guerrero de carne
mas no un soldado de dibujitos y medallas en el pecho.

Qué necesito para hacerme a mi lado hombre,
padre, masculino, yan sin cuestionarme por ser sensible, frágil, humano.

Qué necesito para mandar esta falsa de vida al carajo
y hacer una historia mas viva, mas real con mas de mí
y menos de pose.

Qué necesito para cubrirme la espalda en esta selva humana.

Qué necesito para encontrarme.

Qué necesito para dejar de buscar a la mujer ideal
y quedarme en la cama con la mujer real.

Qué necesito para ser más quien soy y dejar la mascara

Qué necesito para quitarme tanto miedo tanta desconfianza
y tanto materialismo y estar más en paz.

Qué necesito para hacerme un hombre de verdad

Qué necesito para reencontrar sin trampas.

MIEDOS

No temo los demonios del mundo del miedo,
no temo los demonios del silencio,
pero si temo los demonios del desamor que joden las calles que piso,
que me corroen en el pecho.
El shaman sigue burlándose de mi pálida figura
y hoy se ha disfrazado mirándome
a través del águila terriblemente encarcelada,
en el triste zoológico del centro.


Hospital militar


Abordo estas fronteras silenciosas
Estos pasillos, fríos, oscuros, poblados de fantasmas.
Me estremezco ante la mirada desencajada
de la psicótica del piso 15.
Me aprieta, me busca, mi salida torpe brusca huyo de otra cosa
que no es más que de mí mismo
Enanejado, solo cruzando el frágil portal
de mi locura con el de mi trance cotidiano.
Estos sonidos danzantes, penetrantes, me esclavizan,
Estas espirales azules, rojas, violetas, chocan, corren
y se burlan de mí, entrelazándose con estos ecos
de ecos donde moran mis propios demonios.

Ruinas

Hay viajes que sólo se pueden hacer hacia dentro
adentro en los mundos profundos del ser
donde las fuerzas misteriosas habitan,
allí me debato entre los sueños que pueblan los mundos remotos,
del pasado, presente y futuro.

Piso 15

Este trajinar por estos mundos inmensos y solos
poblados de tantos seres psíquicos, donde los demonios del odio,
convertidos en duendes terribles, cuyas voces te atormentan
cuyas formas solo tu percibes me asombra hoy vi la locura,
no en tus ojos, sino en el psiquiatra quien intenta adentrarse
en los abismos profundos de tu mente con pastillas azules, rojas,
teorías y tomografías como si el mundo de los espíritus astrales
pudiera plasmarse en una tomografía.
La locura danza alegre, azul triste, gris, terrible
como la insondable soledad de su visión el loco sonríe,
el que se cree cuerdo se burla

Entre la burla y el miedo cada quien mira su propio espejo
y yo aquí mirando, pasivo, crédulo,
incrédulo caminando en noches de luna llena por estos pasillos,
de luz de neón entre la locura y el desamor,
la ternura y la esperanza sorprendido estremecido
mientras los inquilinos del psiquiátrico entre fármacos y visiones
terminan su ultimo acto.

Rosmary

El guerrero ejecuta sus últimos latidos
El túnel se abre, las manos tiemblan,
El llanto de los suyos emerge,
El espíritu parte a mundos de luz o de sombras
Los ojos de la pequeña Rosmary me conmueven
Las estrellas conspiran a través de sus pupilas
contra el reino de la desesperanza,
mientras tanto el mundo de los hombres sigue danzando,
creando y destruyéndose, al compás de la música de dios y el diablo.


Virus


El sol emerge me levanto oro a mis dioses personales
pasta de dientes, café, llaves y salgo a los ríos de hombres
envueltos en el smog que me envenena la sangre
la música la música de pink floyd me droga
y me acelera corro empujo me empujan
miradas indiferentes rostros inexpresivos
sumando desamor convertido en virus exacerbado
la inmunosuprimida ecológica de la astronave madre planeta Tierra.

Duende urbano

Ocho años tan delgado tan frágil cachorro de hombre,
curtido por la violencia hijo de la calle,
rostro anciano en la noche rostro del hombre
en el día el arma escondida en la roída camisa
Hambre apaciguada con pega.
Recorres sin norte sin sur
Sin padre sin madre
Por las esquinas del polvo blanco
Entre asesinos por tutores
Prostitutas por vecinas compañeras de viaje
Bogotá muestra su elegante lado
mas no puede ocultarte
El dios del desamor invita al señor del oído para que te cobije pequeño
Mientras a lo lejos de miles de
Duendes urbanos se congregan debajo de las alcantarillas,
entre la pega y el frío
Los duendes desafían la noche, el miedo el destierro.

Venezuela 18 de diciembre

El viento del norte se apoderó de mi ciudad
la montaña ruge y la madre ira arroja de su piel
a los hijos de la incertidumbre,
los ranchos caen la lluvia emite terribles gemidos,
entre el espanto y la tragedia los elementos vitales
buscan lo que les pertenece, miles de manos enterradas.
Claman ante el sol que esta vez anuncian
la desolación niños verdes azules sin madre,
corazones unidos por la destrucción,
en este quántico planeta Kali la diosa salta desafiante su danza cíclica.

Amsterdam


El silencio desciende en mi camino horas
tragándome imágenes rostros,
historias milenarias de lo efímero la ciudad me traga
La prostituta de la calle roja me sonríe,
me hechiza entre el cannabis y el alcohol
Mis sentidos me llevan por los caminos de la trasmigración
Mis amigos se han marchado y la soledad me aguijonea
Las luces círculos, serpenteantes verdes, violetas,
azules doy un salto y ya mi espíritu mira
desde arriba la estación central
hoy me he vuelto un espantapájaros loco.

Piel

Mi frontera con el universo
piel extendida efímera retadora de lo inútil seductora
Frágil como la vida misma
Ondulada serpentinas buscando
La otra frontera para danzar la instintiva canción de las hormonas

Conciencia

El encuentro con la hechicera me paralizó
Este ser proveniente de los confines de la locura me estranguló
la tranquilidad ahora vivo en el descenso, las cenizas,
el negro mundo extraño, paradójico, misterioso trágico, cómico.
Sólo por este laberinto sin un Hermes sin un chaman
que me ayude a cruzar el umbral desnudándome en el espejo
para ver mis propios monstruos mi propia enfermedad
mi propia enfermedad a mi encuentro, por estos pasadizos
me encuentran y me encuentro espectros,
energías psíquicas, poderosos abismos fuerzas, fuerzas el lado oscuro me sonríen.

Autana

El gigante asciende entre la inmensa alfombra vegetal
estoy vivo aquí sobrevolando en este pájaro mecánico
No me importa si cae y me estrello, qué más da
el tiempo se detuvo en esta inmensidad, nítida, serpentina tierra de gracia
Entre la poesía posesa, ecología viva el pulmón planetario
Emite sus murmullos vitales de acantilado, de anaconda
De ancestral azul, planeta vivo como el ser que
me engendro, como tu ADN, como la ternura de mi hijo
La montaña de cristal guerrero erguido, mitológico
guardián del místico amazona aquí mi espíritu inconforme
se aquieta se maravilla se templa, se aquieta, muere
y renace convertido en polvo cósmico de mi conciencia.

Tráfico

Celebro mi respiración con el viento del nuevo canto
poseído por el espíritu de la mañana
sonrío el trafico ritual colectivo
inicio mi ciclo diurno entre el smog y el estrés
el chacal me guiñe el ojo a través de la prostituta de la calle 33
mi sangre corre rápido por las avenidas de lo gris y con ella mis ancestros,
Mis guías la serpiente
el águila el coyote,
el jaguar
Compañeros de tantas y tantas de ciclos de transición
mi corazón de guerrero
Late, late buscando besar el corazón del arco iris al final del camino
mientras tanto caminare entre el smog y la soledad de Caracas.

Mitad del mundo

Lluvia gris extranjero, volcán de hielo transmigrando
mi ánimo el viaje continua desierto implacable helado
Personas de diferentes mundos
Contemplo y soy contemplado por ojos anónimos
la soledad implacable me clava sus colmillos,
estoy conversando con el cosmos,
danzando con mis propios arquetipos
mi sombra ríe ella sabe que la reconozco
mientras prosigo el viaje en esta vocación de nómada colgante
al filo de la navaja entre trenes, desiertos, ciudades, glaciares,
hembras sedientas la lluvia ha terminado.

Pasaporte

Detrás de mis gafas tengo
un mundo poblado de miedos
Defensas, emociones reprimidas
Qué hay más allá de mi cuerpo
Retador erguido caminante
con miedo repleto de historias del desencuentro
y encuentros mas allá de la soledad el dolor me penetra
el pecho pero el guerrero que danza en mis venas
continúa la travesía de mi alma en mundos aeropuertos
Fronteras hoteles anónimos, idiomas extraños
Cuidado del mundo extraviado consigo mismo.

Esquizofrénico

Sueño con un momento de claridad caminar mirar el sol,
comerme un helado sonreír a la chica del frente.
Ordenar mi mundo isla.
¡Pero no! Las serpientes revolotean mi cara
Las voces fuera de mi mente ondulan, penetran
Taladran.
Esos extraños incestos que se apoderan de mi cuerpo.
Quiero que me mires sin asco, sin temor,
me estoy descompensando, me hundo de nuevo.
Mi padre se desespera mi madre llora mi hermano se violenta.

EL manicomio me espera, las batas blancas, el sinogán

La soledad me canta de nuevo la canción del blue negro
mientras el medico me diagnostica...

Prosigo mi extraña procesión por estos mundos poblados
de espíritus telúricos oscuros, burlones,
mas todavía sonrió besando el arco iris de papel que me dibujo mi hijo.

El taladro penetra mi alma
las sonoridades de los demonios me hablan
voces guturales de seres mentales atraviesan
estas fronteras tan francamente terribles desoladas,
estas formas de seres telúricos menudos gigantescos,
coyotes burlones cactus de mundos poblados de arideses
entre claro oscuro y llantos, el niño perdido que llevo dentro
muy dentro mira con miedo aquí solo entre tanto estar y no estar
por estas dimensiones tan desoladas del ser madre abrázame tengo frío.

Aserradero

Hombre virus,
Colmillo depredador
Sierra inmensa,
Como me duelen tus mordidas
Dientes de metal odio
Tala hija de la no conciencia,
Aserradero
Cementerio de árboles
Guardianes del viejo y del nuevo
Tiempo
Maquina, presencia oscura
Trituradora de vida.
Miles de lunas y soles para criar al hijo vegetal
Por la madre fértil,
Acariciado por el espíritu del viento
Besado por el padre sol
Bañado de ternura por los mundos del agua,
Ser entrelazado por los seres del
Aire,
Tierra,
Agua
Fuego
Guardián con raíces centradas en la tierra,
Millones de pequeñas raíces
Convertidas en luz cósmico de las estrellas
Testigos silenciosas de la gran canc1on planetaria
Devoradas por el hombre antiguo
Cayendo en silencio,
Despedazados por el metal,
devoradas por la ambición de lo inútil.

Grietas

Camino por los grietas de mi alma
Si entre el azul y el negro
Entre la búsqueda entre el desconcierto
La maraña, a la mañana, pensamientos cuánticos
Entre tantos besos, arañazos, la vida continua
Mi energía me lleva por los caminos de la rabia
Los laberintos de la tristeza.
La confusión me canta alegre por los pasillos
La alegría prepara su emboscada de colores
El hechizo busca encontrarme
A través de los rituales
Del frío del trance azul

Vigil

El viento se desata mientras muero con la tarde.
La muerte que me sonríe y me guiñe el ojo.
Mis ojos que caen del cansancio y la multitud que es tragada por el metro.
El loco tirado en la calle besando una foto de un niño en la pared
Caracas que me patea mugre, decadente y feroz
Mi corazón roto de tantas derrotas azul plomo.
La música de Marillion en el fondo de mi soledad

Pavimento

Campos poblados desérticos plenamente integrados
a mi desolación urbana
Los vientos de la transformación arremeten contra mi vida cotidiana
Las fuerzas arquetípicas, primitivas, padre instinto del ir y el devenir
El concreto de mi ciudad no ha matado
el espíritu cósmico de mis ancestros
Bailando desenfrenadamente en mi ADN
Camino rápido entre la basura y el smog
entre el desamor y las ganas de amor
En esta gran camisa artificial de fuerza
que conforma este concreto, aplastando
Ahogando, la tierra madre.
La ecología violada, ignorada mas los ciclos silentes,
emergentes aguardan
La danza sagrada del espíritu guardián del planeta.

Autoexilio

La música de B.B King al fondo
Mi pasaporte roto con visa de inmigrante
Mi mujer y sus lágrimas acuáticas y verdes
Las ruedas del avión y el corazón roto
Mi hijo y su padre venezolano
Mis manos viejas y mi nostalgia en Caracas
El odio y el amor en el pecho
Voy perdiendo mis raíces.
Voy perdiendo mi nacionalidad.
Voy perdiéndome
La patria que se me desintegra se me despedaza
se me vuelve mierda
Mi familia envejece, se carcome se incinera
y yo con ella
Los miedos y su estiércol revolucionario
Mis argumentos sin sentidos
Mis sueños ya sin guardián
Mi canción negra como la vida y la muerte
La tierra extranjera que me cobija
Mi nueva identidad
Mi nueva casa
El árbol nuevo
Mi nueva herida
Mi auto exilio en el abismo
Mi abismo en mi herida.

Vientos

La calle calla y grita sus mentiras
La ciudad se cae a pedazos
El ladrón mata al transeúnte
La mujer calla su desesperación en la bañera
El hambre se traga al niño
El revolucionario roba y mata a sus propios hermanos
en nombre de la patria
El músico de la guitarra azul se lo traga la droga
Y el silencio ese silencio de la multitud
En mis pasos en mis ojos, en mi pecho
Taladra, toma, mata me aísla me cansa
Ese tensa calma en trance en velo
Este silencio de calma de trance negro
Autoexiliarme, desterrarme
Arrancarme, despedazarme, partir lejos
Sangrar lejos, con la voz de mi madre
Con la voz de mi padre, con la voz de
mis amigos que un día partieron también lejos
Lejos a lo lejos con mis pasos cruzando la línea
Cruzando desiertos, océanos, ciudades
Soñando herido, respirando herido, amando herido
Viendo en tus ojos mi ferocidad, mi miedo mí angustia
Mi tristeza y mi muerte.

Extraterrestre

Hay una danza en la vida y en la muerte
Galaxias, mundos formas en un océano
amniótico cósmico
El cordón de luz sanguínea irriga al viejo peregrino humano.
Placenta universo, Madre azul violeta.
Silencio oscuro forma grávida
A punto de romper el mundo del caos la muerte
el nacimiento, el llanto, onzas, ternura,
Trasmutada en pecho, leche vida.
La luna y el peregrino.
La madre piel guardando al cachorro humano

Ira Roja

La noche cubre mi calle
Y con ella los espectros del odio danzan
El miedo se agazapa en el pecho de mi vecina
Los odios se miran a la cara antes de despedazarse.
Los pedazos de luna se me caen en días de ira
La ira me taladra el pecho el dolor me atraviesa los sueños
Y el trance oscuro del fundamentalismo danza
Anda noche oscura entona tu canción de muerte
En calles de espanto en estas calles de desencanto
Danza muerte vomita tus espectros
Los cuerpos despedazados por Marte
La mueca desfigurada del comandante
Los niños de la calle que ya son de la muerte
Entonan el concierto de las pistolas 9mm.
Madre ¿dónde están los sueños?
Padre ¿dónde dejamos los paseos por la montaña?
Amigo ¿dónde se nos extraviaron las cervezas?
Conny Méndez ¿Porqué me estafaste cuando era adolescente?
Hermana donde dejamos las fotos abrazados en la infancia.
El país se nos pierde como el mapa, como la inocencia
Como el sueño
Simón Bolívar púdrete de una vez
Asumo el derecho a sonar sin tenerte cerca

Dragón

Adentro gotas de silencio
En medio de ningún lugar
En el exilio
en el miedo
El dragón que me mira
La caída inevitable
La flor que se extravía
La noche que arde con la herida
El callado dolor en el pecho
El no saber el no estar
El trance negro el trance rojo
Adelante en medio del silencio
Dejarlo todo para seguirme
Ir detrás de mí para perderme
Extraño a mi mismo
Extraño en medio del huracán.
En medio de tantas y de ninguna tierra.
Loco desterrado sangrante.
De nuevo la herida, de nuevo
Ir tras la neblina saltar y encontrarse
Mirada callada cautiva.
La vuelta a la patria interna
El recobrar el prisma
Los brazos de la madre
El fuego en el pecho
Los vientos del cambio
Los mares azules de la fe.
La brisa del despertar profundo.

Quirón

El miedo alado
La herida y el arco
Los sueños del trance
La disnea en ascenso
El nuevo aniquilo en mi alma
La ballena y el puerto
Los destellos y la musa verde
Los nuevos gatos y sus ojos
El desierto de sonora y el tiempo
El polvo cósmico de Quirón en su cueva
Mitad instinto mitad paradoja
Las manos y las pesuñas
Mi herida sagrada
Y mis anhelos
El viaje por las tierras del mil y más
El guerrero y la batalla
El rey y sus deseos
La reina y sus dominios
El caído y el duelo
Mi runa céltica y mi espada de fuego
Quirón y sus ojos
El nuevo aniquiló en mi alma.

Descensos Nocturnales

El estómago me presiona en soledad

El gato ausente de mi alma rota

Mis pasos buscando el sustento

LA familia distante.

Mis sueños en el metro que va de prisa.

El sueño y mi no sueño.

El amor que me rompe y me descose

La decadencia de la ciudad roja y seca.

El niño herido y sangrando mirando al arco iris de la tarde.


Árbol de luz

La niña y el árbol
Las raíces del árbol y el canto de la lluvia.
El búho y el pavo real juntos.
Hera mirando a la luna
Afrodita mirando la mañana.
La artista emergiendo y el sueño descendiendo.
El niño y el conejo
El conejo y su corazón.
El niño y su corazón de conejo.
El viejo y el león
El corazón de león en el viejo
El niño, el hombre, la lluvia y el árbol.
La danza hipnótica de la vida en ellos.
La niña y el niño jugando. Junto al árbol.
El niño corazón de león y el viejo corazón de conejo
Juntos
Creciendo
Aprendiendo.
Soñando.
En una tarde de luz y vientos blancos.


El padre y el árbol


El hombre mira al centenario árbol
La tarde cae llena de nostalgias
El verde siembra metáforas en el pecho herido
El hijo muerto aparece envuelto en ráfagas de vientos
y hojas mensajeras
De batallas perdidas.
La lágrima que cae y el árbol mudo en una tarde
que detiene el mundo.
Las manos vacías y un hombre mirando a un árbol.
La mirada en las cortezas.
Mis latidos centrífugos y efímeros me acercan a mi muerte y
el padre encorvado de dolor
Y el dolor fiero muerde la tarde sin compasión
La sinfonía de flores en el jardín botánico
Y el padre mirando la tarde sin el hijo
Y el hijo sin árbol en el trance del no trance final.


Madrugada

La música se evapora con la madrugada fría
Los parpados pesados y el cuello descendiendo
El alma rota en sótanos de destierros profundos
La canción amarga que se hace dulce con el café
Y el soñador azul vuelve a la casa de los mil blues
Entre pasillos de gemidos de maderas y el viento del desamor encuentra
los latidos de mi corazón desafiando los pavimentos de la calle
Y la ciudad que devora,
Escupe
y trasforma sueños
y pesadillas
en un semáforo.


Músicos locos

La música de la harmónica se devora mi sueño
Los músicos locos de las ramblas se aferran
a un blue de madrugada.
Mi aliento empapado de alcohol
entre alucinaciones de miedos errantes
y perros viejos.
Mis botas viejas gastados caballos
por tantos valles transcontinentales
Me piden el exilio final.


La muerte también baila

La tristeza baila dentro de mi pecho
Me recorre en un río de imágenes y emociones.
Mis técnicas de auto hipnosis no me sirven
Sólo el dolor fluye como el río de mi sangre
Los gritos de la violencia introducen el ceremonial
Ares sonríe desde los ojos del pistolero ensangrentado
Yo corro y desciendo entre los pedazos de país que me quedan
En viejas postales y viejas fotos
La lluvia alegre lava la sangre de mi calle por unas horas.
Yo solo veo el trance de la muerte sonriéndome
Y como baila en círculos, mientras mis palpitaciones y mi disnea
en ascenso se transforma en mi propio trance negro.
Preludio de mi muerte y con ella también baila mi trance


Peter witkin fotografiando a una miss en Caracas

El flash atrapa la mueca bella que se hace un mascara decrepita.
La flaca se vuelve cadáver, seca sin sesos sin sentimientos
Las siliconas retan al viento en unas tetas de goma.
En el San Ignacio el cadáver de la bella se despereza
en perfumes fresas


Padre herido Hijo herido

Los pasos secos, la puerta se abre la lluvia y el abrigo
La mirada que se evapora entre la humedad y el desierto
Mi corazón palpita ante este extraño de mirada cercana
La mesa es un tablero de ajedrez entre el silencio
En cada bando los mísiles se preparan y la palabra
hiere desgarra y asesina mis ganas de libertad
Crezco, maduro me hago padre abro la puerta y
allí mis ojos miran los ojos de mi hijo en una tarde de lluvia
El ciclo se inicia me muerdo la lengua para exorcizar
mis demonios.


Machupichu


Ruinas retadoras del viento antiguo
Donde el cóndor guía a los espíritus altivos
El puma camina seguro por las cuánticas formas
Del Samara.
Mientras en silencio a través del Riobamba
La serpiente de los reinos del submundo aguarda
Serena, reina absoluta.
En este sitio mi peregrino ese que emerge en noches
De luna llena se reencuentro con el viejo chaman
Transmigrado en un cachorro de lobo
Colores intensos
Me hechizan
Me alucinan
Me conectan
Con mi acuarela interna
Planeta aldea
Espíritus de feroces guerreros
Custodian los secretos de la montaña
Danzando su ritual
se ríen
se emborrachan
Hacen música.
Los prismas del sol
Los pasos inquietos
Los caminos nuevos y viejos
Los niños peregrinos llegan al templo que besa con
Sus piedras al sol de la mañana.
Por estos mundos donde habita el silencio y la soledad
Mi viajero nómada
Emerge
Frágil
Tierno,
Cósmico,
Efímero.


Planeta Hombre


Respiro el aire azul.
Sigue mi danza celular
Corazón
Latiendo
Profundo
Rojo
Azul
Redes capilares
Músculos y tractores
Raíces y tendones
Huesos guardianes.
Piel retadora mi frontera final
Mundo exterior
Espíritu planeta interior.
Espíritu hombre
Camino
Me traslado,
Cambio mis identidades
Cruzo mundos caóticos
Reorganizo mis ejércitos,
Muerte iniciativa
Transformación arquetípica.
El rey emergiendo
El rey descendiendo.

Ushuaia

El mundo arde
La herida sagrada arde
El ojo de plata
En el corazón de la ballena
El pecho duele
El pecho salta
La soledad me clava sus dientes
El frío me rompe los labios
Los lobos los lobos y su isla
El glaciar blanco y el glaciar azul.
El alma y el vino y el blue negro
El rojo y el frío y los bandidos
El avión, el tren y el alma que me puebla
El hogar que se me escapa como la vida
La muerte que me sonríe
La búsqueda el santo grial
Que se vuelve un par de piernas y su
tibio y húmedo centro cósmico.
Tierra de hielo y fuego
El espíritu desnudo de los Yámala
Soplan su leyenda a través de la visión.

Mirando el mar de Tasmania

Puedo trasmigrar mirando al gigante acuático
Mientras la música me lleva por un portal cercano al silencio interno
Ese de corales y vientos azules
con delfines acrobáticos entre nubes de historias remotas.
Mi único trance posible por estas tierras
de aborígenes con dolores profundos y gritos silentes
Y ese espíritu circular que danza en mi pecho
susurrándome tantas metáforas y tantas historias
pobladas de alquímicos símbolos.
¿A caso se puede mirar igual después de haber sobrevivido
al encuentro con la Medusa madre?
¿Puede un hombre despedazado
por los colmillos de la Baba Yaga seguir el sendero?
¿Puede reencontrar el mapa y la brújula
después naufragio ocasionado por el encuentro con Poseidón?


Navegando por Jersey Bay


Puedo trasmigrar mirando al gigante acuático
mientras la música me lleva
por un portal cercano al silencio interno
Ese de corales y vientos azules
con delfines acrobáticos entre nubes de historias remotas.
Mi único trance posible por estas tierras de aborígenes
con dolores profundos y gritos silentes
y ese espíritu circular que danza en mi pecho
susurrándome tantas metáforas
y tantas historias pobladas de alquímicos símbolos.
Los delfines del fin del mundo dibujan sus ritos
en medio del dios de las aguas.
¿A caso se puede mirar igual después de haber sobrevivido
al encuentro con la Medusa madre?
¿Puede un hombre despedazado
por los colmillos de la Baba Yaga seguir el sendero?
¿Puede el frágil aleteo de un colibrí reencontrar el mapa
y la brújula después del naufragio ocasionado
por el encuentro con Poseidón?

*Bahía a tres horas de Sydney


A Samir

Samir el poeta iraní entra en la esquina del alcohol
con su amigo el destierro de tres décadas en su espalda
Mientras sus ojos se desplazan a las montanas de Afganistán y su exilio
La noche me ha invitado a entrar el inframundo una vez más
¿Qué más puede hacer un hombre en medio del terror y el abismo
de la caverna de la ingrimitud?
La música de Marillion le hace fondo a mis arquetipos
Una la dama del fin del mundo con ojos de océano le coquetea
a mis ganas de trasmigrar
El condenado en medio de la noche
se ahoga en esta su última expedición antártica
Mi amigo compañero de naufragio llora la muerte de su dama del lago
en medio de las contorciones de la reina de la noche.
Mis cicatrices se han abierto sangrando una vez más
Y el trance en mi mente vuelve convertida en una imagen multicolor
Un viejo irlandés me cuenta las historias
De los niños del triángulo del mar del dragón*
Un pintor alucinando su infancia pinta las líneas de sus sueños
en la Elizabeth Street.
Un embajador corrupto se paga una noche de ilusiones rotas
en nombre de su revolución de bambalinas sangrantes.
El sol ha emergido expulsando los mendigos de mi mente
en medio de los insultos de mi mujer.
Un nuevo día ha comenzado.

* Triangulo entre Camboya, Vietnam y Tailandia donde miles de niños y adolescentes son vendidos al turismo sexual.


*Felix Gomez, médico Venezolano con Postgrado en Orientación de la Conducta miembro de la EMDR Association of Australia y de la Asociación Latinoamericana de Modificación y Orientación de la Conducta, formador y conferencista internacional con mas de 2 décadas de experiencia profesional en el manejo de grupos en el área de la Salud y la Psicoterapia Breve, actualmente su enfoque integra EMDR, la Hipnoterapia Ericksoniana,,La terapia Narrativa, Arte terapia ,modelado simbólico y la Terapia Cognitivo Conductual,ha trabajado en países como el Salvador, Colombia, Venezuela y Australia entre otros enfoque actual esta centrado en grupos de personas con cáncer y con trauma por Shock Cultural entre ellos inmigrantes y refugiados en Australia ,Desarrollo en Venezuela múltiples Proyectos para el abordaje de la no violencia en comunidades introdujo en Venezuela el modelo del Self Relations del Dr Stephen Gilligan y la Hipnoterapia Breve Centrada en la Solución debe mucho de su formación a Maritza Corrales ,Manuel Barroso, Salvador Carrion,Stephen Gilligan,Steve Andreas y Michael Yapko actualmente Vive en Sydney Australia